Menú
El alarmante aumento de casos de adolescentes con hígado graso debido al sobrepeso
Afecta al 80%

El alarmante aumento de casos de adolescentes con hígado graso debido al sobrepeso

El exceso de peso en esta franja de la población es el responsable directo del alto número de afectados por esta enfermedad hepática, que les expone a desarrollar una cirrosis precoz

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si los datos ya eran de por sí malos, la pandemia de covid-19 ha agravado las cifras de prevalencia de la obesidad infantil en España. Los confinamientos y las restricciones de movilidad han provocado un importante aumento de peso en la población española, incluida la infanto-juvenil, y este problema tendrá importantes repercusiones en el futuro si no se pone remedio, según ha alertado la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO), que pide un plan nacional para atajarlo, con la implicación de diferentes ministerios.

El estudio Aladino, previo a la irrupción del coronavirus, mostraba ya que en 2019 la prevalencia de sobrepeso en la población infantil española de 6 a 9 años era del 23,3% y la de obesidad del 17,3%. Asimismo, dentro de este último grupo, un 4,2% de los escolares estudiados tenían obesidad grave, unos datos que eran malos, pero que reflejaban una cierta estabilización. Sin embargo, los especialistas han detectado un repunte significativo en las tasas de obesidad infantil y adolescente después de las restricciones impuestas por el coronavirus.

La patología afecta a uno de cada cuatro españoles, según la AEEH

Y una de las consecuencias de todo ello es la aparición precoz de hígado graso. Ya un estudio publicado en ‘Pediatrics’ apuntaba: “El hígado graso es la anomalía hepática más frecuente en niños de 2 a 19 años. La presencia de esteatosis hepática microvesicular en aproximadamente 1 de cada 10 niños tiene ramificaciones importantes para la salud a largo plazo de niños y adultos jóvenes. La influencia de los factores de riesgo debe tenerse en cuenta en el desarrollo de protocolos diseñados para la detección de niños y adolescentes en riesgo”. El trabajo fue una revisión retrospectiva de 742 niños entre las edades de 2 y 19 años a quienes un médico forense realizó una autopsia entre 1993 y 2003.

España, el peor de los escenarios

Las cifras en nuestro país son peores. Según ha revelado la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) en la I Jornada Parlamentaria sobre la Enfermedad Hepática Metabólica, celebrada el pasado 7 de junio, ocho de cada 10 menores presentan el trastorno. La entidad demandó un Plan Nacional Estratégico para esta patología y políticas de Salud Pública “más decididas” para combatir los hábitos de alimentación y estilos de vida que están detrás de la progresión de esta epidemia en la población más joven, así como un mayor esfuerzo en cribado y diagnóstico temprano, y en fondos para la investigación.

Según un estudio reciente, los costes totales económicos de los pacientes con diagnóstico de enfermedad hepática metabólica (EHmet) se elevan por encima de los 3.600 y 5.600 millones, dependiendo de si son gastos específicos vinculados a esta patología o relacionados con otras enfermedades asociadas.

Por otro lado, la presencia del carcinoma hepatocelular (HCC) en pacientes EHmet en España se ha triplicado en la última década, una evolución que hace previsible que se convierta en una de las principales causas de cáncer de hígado en los próximos años.

Los principales factores de riesgo de esta enfermedad son el sobrepeso, la diabetes tipo 2, el colesterol y la presión arterial alta (HTA). Además, es la segunda causa de trasplante hepático en países como Estados Unidos o Reino Unido. En España, como en el resto de países europeos, los casos están aumentando cada año. La patología afecta a uno de cada cuatro españoles, es decir, más de diez millones de personas, de los que cerca de dos millones presentan inflamación del hígado (esteatohepatitis) y, de ellos, 400.0000 tendrían ya una cirrosis hepática, según la propia Asociación.

placeholder Foto: Unplash/@towfiqu999999.
Foto: Unplash/@towfiqu999999.

El avance de esta enfermedad se está dando cada vez más en adolescentes y jóvenes, un segmento en el que estudios recientes han estimado los datos enumerados anteriormente en personas con sobrepeso que presentan ya hígado graso, y se encuentran en riesgo de desarrollar una cirrosis a edades tempranas.

¿Qué riesgos existen?

La obesidad y el sobrepeso son, precisamente, junto la diabetes tipo 2, el colesterol y la presión arterial alta, los principales factores de riesgo de la enfermedad hepática metabólica (EHmet). Precisamente, este término describe un espectro histológico amplio que es la causa principal de enfermedad hepática crónica globalmente, incluyendo la cirrosis y cáncer de hígado. Este último supone la segunda causa de años de vida perdidos entre todos los cánceres. La prevalencia a nivel mundial de la EHmet es de alrededor del 25% en adultos.

Por todo ello y como se indica previamente, los especialistas de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) demandan un Plan Estratégico para la enfermedad hepática y políticas encaminadas a combatir los hábitos de alimentación y estilos de vida que la provocan, un mayor esfuerzo en cribado y diagnóstico temprano, así como una mayor dotación de fondos públicos para la investigación.

Si los datos ya eran de por sí malos, la pandemia de covid-19 ha agravado las cifras de prevalencia de la obesidad infantil en España. Los confinamientos y las restricciones de movilidad han provocado un importante aumento de peso en la población española, incluida la infanto-juvenil, y este problema tendrá importantes repercusiones en el futuro si no se pone remedio, según ha alertado la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO), que pide un plan nacional para atajarlo, con la implicación de diferentes ministerios.

Obesidad Salud
El redactor recomienda