Menú
Estos son los factores que provocan sensibilidad dental en verano
Riesgo de caries

Estos son los factores que provocan sensibilidad dental en verano

El cloro, los helados y las bebidas azucaradas son los máximos responsables de dañar los dientes en la época estival. Toma nota de estas medidas para evitarlo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El verano y las vacaciones son, en muchas ocasiones, sinónimo de descuidar los buenos hábitos de la salud bucodental. El experto ortodoncista Dr. Khaled Kasem asegura que factores como el cloro, las bebidas azucaradas, el alcohol o el cambio de higiene pueden dañar los dientes y nuestra salud dental en verano.

Para muestra de lo que la investigación ha encontrado en relación a la salud bucodental y el cloro nos encontramos con un estudio llevado a cabo con 56 nadadores competitivos de dos centros de entrenamiento que fueron contactados y encuestados sobre exposición a la natación y salud bucal. Se utilizó una escala analógica visual para calificar la sensibilidad dental. La erosión y la caries dentales se registraron de acuerdo con los criterios de evaluación de salud bucal de la OMS (2013).

Y los datos muestran que “la prevalencia de hipersensibilidad dentinaria y erosión dental fue del 69,6% y 48,2%, respectivamente. Las superficies comunes afectadas fueron las palatinas del anterior maxilar, seguidas por las linguales del anterior mandibular. Hubo una asociación directa entre la duración de la estancia en la piscina y la erosión dental". Los autores del Departamento de Salud Pública de Dentistas (Colegio Nacional de Dentistas en Kerala, India) concluyen: “El profesional de la salud bucodental debe comprender la erosión dental entre los nadadores competitivos como un peligro para la salud bucodental ocupacional y brindar asesoramiento temprano y la atención invasiva y no invasiva necesaria”.

Helados

En cuanto a los helados, es importante subrayar que contienen altos niveles de azúcar, que es una de las principales causas de la caries dental y la gingivitis. El azúcar y las bacterias presentes en la boca provocan caries. Estas consumen azúcar y generan una sustancia ácida conocida como placa, una delicada membrana transparente en la línea de las encías. Debido a su naturaleza ácida, la placa descompone los metales que mantienen el diente y disuelve el esmalte, la superficie exterior del diente. La caries dental es muy común; debido al descuido con la limpieza y de las encías, al menos el 90% de las personas sufren al menos una caries dental.

"Los estudios muestran que hay una asociación directa entre la duración de la estancia en la piscina y la erosión dental"

Además, los dientes de algunas personas son sensibles a los alimentos muy fríos y muy calientes; sus nervios bucales, por lo tanto, no pueden tolerar la frialdad del helado.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

En cuanto a las bebidas azucaradas, un estudio de revisión del ‘European Journal of Public Health’ que analizó un total de 38 estudios transversales, de los cuales 26 fueron calificados como de alta calidad, encontró que el aumento del consumo de las mismas se asocia con un mayor riesgo de caries y erosión dental”.

Hábitos dentales en verano

  • Hidratación: como siempre y en cualquier momento del año, el agua debe ser tu gran aliada. Recuerda mantener siempre una correcta hidratación que repercutirá en una mejor salud dental.
  • Alimentación: Para contrarrestar los efectos negativos que puedan tener los alimentos o bebidas con pH diferentes al de nuestra boca, es recomendable tomar alimentos con pH neutro, que no dañen a los dientes. Algunos pueden ser: aceite de oliva, plátanos, remolacha, coles de Bruselas, apio, cilantro, arándanos y té de jengibre.
  • Higiene: No descuides los buenos hábitos. Recuerda lavarte los dientes después de cada comida y, sobre todo, después de inmersiones en el mar o en piscinas con cloros.
  • No abandonar los tratamientos: si estás siguiendo un tratamiento de ortodoncia invisible o utilizas férulas de descanso nocturnas, no dejes de hacerlo por más de que estés de vacaciones. Aunque te cueste un poco más, tómatelo a conciencia y no abandones para no tirar por la borda lo conseguido en meses anteriores
  • Aprovecha para visitar al dentista: Este puede ser un buen momento para esa revisión anual que vienes postergando, ya que tienes más tiempo y no estás en la vorágine del día a día. Hazte un hueco en la agenda y visita al profesional. Un buen chequeo a tiempo puede evitar más de un dolor de cabeza.

Asimismo, es importante recordar que los odontólogos insisten en la importancia de cepillarse los dientes 30 minutos después de terminar las comidas, ya que el esmalte se debilita en cuanto toca el azúcar. Por ello, es recomendable esperar esa media hora, especialmente después de un tentempié rico en azúcar como un helado; el cepillado ayuda a eliminar los residuos de helado en el esmalte.

En caso de no disponer del cepillo de dientes personal, se puede utilizar un enjuague bucal o incluso agua; esto sería suficiente hasta volver a casa y cepillarse correctamente.

Otros consejos para proteger los dientes del helado incluyen evitar pedir helados con extras, como salsas de caramelo o chocolate, dulces gomosos que pueden adherirse a los dientes, incluso después del cepillado, y otros extras ricos en azúcar. Es, en general, aconsejable limitar la ingesta de azúcar.

El verano y las vacaciones son, en muchas ocasiones, sinónimo de descuidar los buenos hábitos de la salud bucodental. El experto ortodoncista Dr. Khaled Kasem asegura que factores como el cloro, las bebidas azucaradas, el alcohol o el cambio de higiene pueden dañar los dientes y nuestra salud dental en verano.

Salud Azúcar
El redactor recomienda