Menú
Un vídeo de Ana María Lajusticia sobre el calcio desata la polémica: los médicos responden
  1. Bienestar
polémica por redes sociales

Un vídeo de Ana María Lajusticia sobre el calcio desata la polémica: los médicos responden

En él, la química, famosa por vender magnesio, correlaciona la ingesta excesiva de calcio con el falso diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer así como con otras enfermedades. La comunidad médica no está de acuerdo

Foto: Ana María Lajusticia.
Ana María Lajusticia.

No está bien que nos engañen absolutamente en nada, ni en el 'salseo' de los famosos ni en las promesas de los políticos. Pero lo que es absolutamente imperdonable, es que nos engañen con nuestra seguridad y nuestra salud. Las redes sociales se han convertido en 'foco de infección' de información falsa. A veces es inocua y no representa ningún riesgo y otras, puede poner en riesgo a más de 2.945.000 millones de personas en nuestro país.

Eso es lo que ha ocurrido durante los últimos días a raíz de un vídeo en la red social 'Tiktok', en el que la usuaria @andreaterapiaholística rescataba unas declaraciones de Ana María Lajusticia de 2016 que, por suerte para todos, hasta este momento habían pasado desapercibidas. Ahora, por desgracia, más de 775.000 reproducciones en Tiktok, a las que hay que sumar las de WhatsApp, que es por donde se ha difundido el vídeo de verdad.

"Es muy raro encontrar hipercalcemia por un exceso de ingesta de calcio, precisamente porque los mecanismos reguladores lo evitan"

En estas declaraciones, la empresaria española, famosa por vender magnesio durante más de 40 años, carga contra el calcio haciendo afirmaciones más que desafortunadas como que "el calcio hace daño", "porque contrae las arterias y las forra" y, además, vinculándolo a los falsos diagnósticos de la enfermedad de Alzheimer.

Esta afirmación es extraordinariamente peligrosa. La química (que no farmacéutica, médica o profesional de la salud) parece mezclar conceptos en su correlación entre el alzhéimer y el calcio, cuyo único vínculo (sospechado, que no probado, por los mejores investigadores del mundo, tanto públicos como dependientes de empresas farmacéuticas) es en el caso del alzhéimer familiar (FAD por sus siglas en inglés), en el que una sospechada mutación que ayuda a provocar la acumulación de péptidos beta amiloides (que son el sospechoso número uno, a día de hoy, de provocar la enfermedad de Alzheimer) podría causar, al mismo tiempo (según se expone en un macroestudio elaborado por los doctores Ilya Bezprozvanny y Cherlene Supnet, de la Universidad de Texas en EEUU), "un fallo en la regulación de calcio neuronal (Ca2+) lo que podría ayudar a la patogénesis de la enfermedad de Alzheimer. Nada que ver con la teoría de Lajusticia.

¿Qué dicen las directrices oficiales?

Las cantidades de cada nutriente que necesitamos no son un valor completamente arbitrario, sino que existe una gran cantidad de investigación científica al respecto, tanto para determinar sus límites inferiores (la cantidad mínima que necesitamos para llevar a cabo todas nuestras funciones biológicas con normalidad) como las superiores, a partir de las cuales pueden aparecer efectos negativos para la salud.

Hay nutrientes que no tienen un límite superior, como es el caso del fósforo (un micronutriente relativamente similar al calcio, que también se encuentra en abundancia en huesos y dientes) y cuyo exceso, que provoca la 'hiperfosfatemia' "solo supone un problema en individuos con enfermedades renales severas". Así se explica en la última edición de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española (ENIDE) elaborado por el Ministerio de Sanidad.

@andraterapiaholistica #dúo con @anamarialajusticiabolivi #parati #nutricion #psicologia #salud #Bajadepeso ♬ Stories 2 - Danilo Stankovic

El calcio, en cambio, si tiene un límite superior, situado en los 2.000 miligramos al día, lo que corresponde a 9 vasos de leche entera todos y cada uno de los días. A pesar de esto, la ingesta excesiva de calcio sí se da (se llama hipercalcemia) y también puede provocar hipercalciuria, que es la secreción excesiva de calcio en la orina. Estos trastornos pueden provocar un deterioro de la función renal y llegar a producir cálculos urinarios.

A pesar de esto, sigue siendo un trastorno raro. La encuesta ENIDE valora la calidad de la ingesta nutricional de la población española, separando grupos de población basados en sexo y edad. Según se explica en el informe, la ingesta de este nutriente es mayormente correcta: "Los datos indican una prevalencia baja de ingesta inadecuada de calcio". A pesar de esto, el informe aclara que, en un grupo poblacional concreto, la ingesta de calcio sí es insuficiente: "Es importante señalar que, en un alto porcentaje (82%), las mujeres entre 45 y 64 años tienen una ingesta insuficiente de este mineral".

¿Es peligroso el calcio según los médicos?

Como explica a El Confidencial el Doctor Ángel Oteo Álvaro, Coordinador de la Unidad Metabolismo Óseo del Hospital Universitario HM Madrid, "El calcio es necesario para el mantenimiento de los huesos, dientes y además para llevar a cabo muchas funciones vitales del organismo, desde movilidad muscular hasta la transmisión
de estímulos en el sistema nervioso central". Es, por tanto, un nutriente esencial (que necesitamos ingerir, no lo podemos producir por nuestra cuenta, como es el caso de algunas proteínas) fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Respecto a la cantidad de calcio que necesitamos, el doctor es muy claro: "La cantidad diaria necesaria de calcio depende de la edad. La cantidad máxima en los varones entre 50-70 años se sitúa en 1000 mg/día y 1200 mg/día en las mujeres. En personas mayores de 71 años tanto en hombres como en mujeres es de 1200 mg/día. Los efectos secundarios más frecuentes de los suplementos de calcio son gastrointestinales" El doctor también explica los riesgos que el consumo excesivo puede acarrear: "El exceso de calcio en la sangre, llamado hipercalcemia, hipotéticamente podría aparecer tras largos periodos de tiempo con alta dosis de calcio, pero suele deberse a otras enfermedades como el hiperparatiroidismo o algunos tipos de cáncer y no al consumo excesivo de calcio".

placeholder Ana María Lajusticia, en una conferencia a finales de los 70. (Fototeca AML)
Ana María Lajusticia, en una conferencia a finales de los 70. (Fototeca AML)

Respecto a esto, el Doctor Javier Escalada San Martín, director del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra, explica que "la incidencia del hiperparatiroidismo primario en la población general oscila entre el 0,1 y el 2%. Es muy raro encontrar hipercalcemia por un exceso de ingesta de calcio, precisamente porque los mecanismos reguladores lo evitan cuando funcionan bien".

Desde la propia empresa de suplementos (que comparte nombre con su fundadora) explican a El Confidencial que "el calcio es un mineral muy abundante en nuestra dieta y por eso mismo, es fácil obtenerlo. Desde la suplementación rica en vitamina D, ayudamos a que este calcio se pueda asimilar, siendo la dieta la principal responsable de su aporte. Creemos que la dieta debe ser la principal vía de entrada de todos los nutrientes necesarios para una correcta alimentación". Esta argumentación, de todos modos, también implica que el mejor aporte posible para nuestro organismo de otros nutrientes, como vitamina D o Magnesio, también es el que viene de la dieta y no de suplementos, que ellos mismos venden.

Opiniones como las del polémico vídeo, si se aceptan como verdad por la población de riesgo, pueden suponer un peligro. Como explica el Doctor Ángel Oteo Álvaro explica que "a partir de los 50 años nuestras necesidades de calcio diarias aumentan. Además, hay que tener en cuenta que algunas personas pueden tener mayor dificultad para consumir esa cantidad necesaria. Por ejemplo, personas que rechazan los productos lácteos, que son ricos en calcio, intolerantes a la lactosa o por ejemplo los veganos. Los médicos debemos proporcionarles otras fuentes de calcio de los alimentos. El motivo radica en que a partir de esta edad se acelera la pérdida de masa ósea, pudiendo aparecer la osteoporosis con sus fracturas, especialmente en mujeres, aunque no de forma exclusiva".

Foto: Ana María Lajusticia.

Según datos de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), en la actualidad, en España, hay un total de 2.945.000 personas que padecen osteoporosis, de las cuales el 79,2% son mujeres y el 20,8% son hombres. Todas ellas necesitan una ingesta de calcio correcta (con supervisión médica). Como explica el Doctor Javier Escalada San Martín, "como todo en medicina, hay que individualizar. Cada paciente es diferente y el médico que trate a un/a paciente con osteopenia u osteoporosis sabrá detectar la necesidad de suplementar con calcio o con vitamina D, según cada caso". Y continúa: "a día de hoy, disponemos de evidencia científica que justifica la necesidad de tratar con calcio y vitamina D (preferentemente colecalciferol) a todos los pacientes con osteoporosis y deficiencia de vitamina D, independientemente del tratamiento que reciban para la osteoporosis".

Respecto a la peligrosidad de comentarios como los de Ana María Lajusticia, el Doctor Ángel Oteo Álvaro comenta que "es posible. Un medicamento llamado denosumab utilizado en el tratamiento de la osteoporosis con alto riesgo de fractura, puede provocar niveles bajos de calcio en sangre con repercusión en la salud del paciente. Por tanto, creo que se debe ser muy prudente a la hora de hacer este tipo de afirmaciones, al menos en estos pacientes".

Existe mucha investigación acerca del calcio, y hemos tardado siglos en acumularla (aunque seguimos descubriendo cosas cada día). Quienes están preparados para proteger nuestro cuerpo de la carencia (o llegado el caso, exceso) de calcio, son aquellos a quienes deberíamos prestar atención, y no a las personas que se dedican a vender suplementos alimentarios.

No está bien que nos engañen absolutamente en nada, ni en el 'salseo' de los famosos ni en las promesas de los políticos. Pero lo que es absolutamente imperdonable, es que nos engañen con nuestra seguridad y nuestra salud. Las redes sociales se han convertido en 'foco de infección' de información falsa. A veces es inocua y no representa ningún riesgo y otras, puede poner en riesgo a más de 2.945.000 millones de personas en nuestro país.

Salud
El redactor recomienda