Menú
Turismo médico: una cultura diferente ante el potencial de España
  1. Bienestar
VERTEBRA TU BIENESTAR

Turismo médico: una cultura diferente ante el potencial de España

Su objetivo es cuidar nuestra salud física, mental o espiritual mediante la realización de actividades médicas y de bienestar

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT) el turismo de salud es aquel cuyo objetivo principal es cuidar nuestra salud física, mental o espiritual mediante la realización de actividades médicas y de bienestar.

España tiene el potencial suficiente para ser uno de los países líderes en turismo médico en el mundo. Nuestro país ocupa el séptimo puesto en la lista de países que más turistas reciben por motivos de salud; de hecho, el turismo de salud en España crece a un ritmo del 20% cada año. Ofrecemos, además de la calidad de nuestro sistema público de salud y hospitales privados punteros, buen clima, cultura, gastronomía e historia que hacen que el viajero puede combinar sus tratamientos con unas vacaciones interesantes.

Dicho lo anterior, hemos de diferenciar el turismo de salud que aumenta la saturación de nuestro sistema público de salud del que aumenta la competitividad de nuestra economía y mejora nuestra imagen de país.

Foto: La robótica está cada vez más presente en los quirófanos. (iStock)

El primero se aprovecha de un sistema público “gratuito” de alta calidad que no existe en otros países, incluso de nuestro entorno. Es importante poner límites a este tipo de turismo médico, lo que no está reñido con la solidaridad que nos caracteriza.

Por otro lado, existe una atracción de España como destino médico y en ello competimos contra países fuertes como por ejemplo Alemania. La alta cualificación de nuestros profesionales y unas instalaciones cuidadas y de alto nivel acompañado de unas infraestructuras modernas, hacen a nuestro país atractivo.

Los principales “emisores de pacientes” son los países de proximidad, como norte de África, algunos países del golfo, Portugal e incluso Italia.

placeholder iStock
iStock

También somos un referente fuerte para países con los que guardamos una cercanía cultural, como los de Centroamérica o América del Sur. A pesar de la distancia, competimos con EEUU, destino habitual hasta la fecha de estos pacientes, quienes encuentran en nosotros la ausencia de barreras idiomáticas y la cercanía cultural, casi familiar. Muchos tienen familiares en nuestro país o tienen a sus hijos estudiando en nuestras universidades. Algunos de estos países son pequeños demográficamente, lo que hace que no siempre exista un acceso a toda la tecnología o todos los implantes.

Finalmente, recibimos pacientes de las grandes economías, como EEUU o La India. El sistema regulatorio en EEUU es en exceso rígido, lo que hace que las tecnologías de materiales más punteras o recientes sean de más rápida incorporación en Europa. Además, una intervención en Europa puede suponer una tercera parte de lo que costaría en EEUU. Los pacientes con alto poder adquisitivo indios buscan en Europa una mayor calidad. Cada vez son más los que conocen nuestro país y no es infrecuente que la recuperación la lleven a cabo en viviendas de su propiedad sitas en nuestras ciudades.

Por razones conocidas, ha disminuido el número de pacientes que acudían desde países del este, en especial los que venían de Rusia.

Una cultura diferente

Cada cultura presenta unas peculiaridades y es bueno que el médico, el hospital y el personal que los atiende, las conozca. Debemos reconocer que hay países de larga trayectoria en turismo médico como Alemania que son más competitivos en este aspecto.

En nuestro centro todo el personal que atiende a estos pacientes domina el inglés. A los pacientes y a sus familias se les acompaña durante todo el proceso dentro y fuera del hospital. Supone un esfuerzo y una inversión en recursos que son de suma importancia. Pensemos que cuando acuden a nosotros tienen un problema de espalda o cerebral que en sus países no son capaces de solucionar o no se ha solucionado bien. Al miedo inherente a la enfermedad, se añade la presencia en un país y en una cultura diferentes. Muchos se quedan sorprendidos de nuestra dotación tecnológica y otros agradecen la amabilidad y la cercanía de nuestras enfermeras y administrativas.

"Cada cultura presenta unas peculiaridades y es bueno que el médico, el hospital y el personal que los atiende, las conozca"

Desgraciadamente, no existe un apoyo claro a este tipo de “turismo” de salud desde las instituciones ni ningún tipo de ayuda a la promoción. Es, sin embargo, un tipo de actividad que mejora la imagen de nuestro país, atrae a un sector de poder adquisitivo medio-alto, y redunda en un beneficio para todos: hoteles, tiendas, restaurantes, etc.

Algunos vuelven tras la intervención a sus países, pero otros muchos se quedan durante semanas para realizar la rehabilitación y llevar a cabo su recuperación con nosotros. Son estancias que pueden durar un mes o más, en muchas ocasiones acompañados de sus familias.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT) el turismo de salud es aquel cuyo objetivo principal es cuidar nuestra salud física, mental o espiritual mediante la realización de actividades médicas y de bienestar.

BrandsTurismoyCultura
El redactor recomienda