Menú
Cómo podemos prevenir la degeneración de la columna vertebral
  1. Bienestar
VERTEBRA TU BIENESTAR

Cómo podemos prevenir la degeneración de la columna vertebral

Se trata de un proceso natural inherente a la edad, que puede ser más lento o llegue más tarde evitando los factores que lo aceleran y promoviendo las actividades que lo enlentecen

Foto: Dolor de cuello - Foto de stock
Dolor de cuello - Foto de stock

La degeneración de la columna vertebral es un proceso natural inherente a la edad. Sin embargo, podemos hacer que ese proceso sea más lento o llegue más tarde evitando los factores que lo aceleran y promoviendo las actividades que lo enlentecen.

Hemos de tener en cuenta, también, que en parte viene determinado por nuestra genética, por lo que a pesar de que los factores ambientales son importantes, existe cierto nivel de “predestinación” genética.

De hecho, no es infrecuente ver que la degeneración o los problemas de columna se suceden con más frecuencia en algunas familias que en otras.

Foto: Fuente: iStock

A medida que conocemos mejor nuestro código genético, estamos reportando los genes que están implicados en la degeneración del colágeno de nuestros discos y articulaciones.

Los factores ambientales son variados. Sin duda, cargas excesivas, trabajos que impliquen levantar pesos, deportes con altas cargas o con impactos a alta velocidad, predisponen a una degeneración acelerada por roturas estructurales por el exceso de stress mecánico.

En el lado contrario, la ausencia de actividad predispone también a una degeneración por “falta de uso”. De hecho, la ausencia de carga como la que están expuestos los astronautas en el espacio durante periodos prolongados de tiempo, ha demostrado que puede conducir a una degeneración acelerada de sus columnas.

"El tabaquismo es otro de los factores ambientales que se ha demostrado que favorece la degeneración del colágeno discal y de los tejidos en general"

El sobrepeso sería un factor doble como consecuencia de una falta de actividad deportiva y favoreciendo un exceso de carga que soportarían nuestras columnas.

En algunos trabajos, los movimientos repetidos o las posiciones no fisiológicas mantenidas pueden dar lugar a dolores, sobre todo de tipo muscular, aunque muchas horas en la posición sentado puede conducir también a una degeneración.

El tabaquismo es otro de los factores ambientales que se ha demostrado que favorece la degeneración del colágeno discal y de los tejidos en general.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

No olvidemos también que en la columna, además de los discos, están otras articulaciones como las facetas y por supuesto, los huesos. La calidad articular y ósea disminuye con el tabaco.

En la consulta, no observamos grandes diferencias en lo que respecta a sexos. Sí que hemos detectado que la degeneración principalmente discal se da sobre todo en jóvenes, mientras que la degeneración de otras articulaciones de la columna, la hipertrofia de los ligamentos, la inestabilidad mecánica (listesis), la osteoporosis o las escoliosis degenerativas aparecen por encima de la década de los 60.

Qué podemos hacer para prevenir o por lo menos retrasar la degeneración

1. Mantenernos en nuestro peso ideal
2. Cuidar nuestra alimentación: que sea variada evitando exceso de azúcares y alimentos procesados.
3. Hacer deporte con frecuencia, evitando los deportes de impacto o aquellos para los que no estamos preparados.
4. Calentar y estirar antes de iniciar una actividad deportiva por menor que ésta sea.
5. Caminar: caminar a o desde el trabajo, al menos un tramo de 30 minutos cada día. Caminar para hacer un recado o ir a buscar a nuestros hijos al colegio.
6. Evitar el stress, buscar momentos de relajación. Llevar una vida ordenada.
7. Mantener una buena higiene postural. Sentarse bien.
8. Hacer descansos frecuentes antes jornadas prolongadas de estudio o trabajo.
9. Descansar bien. Dormir el tiempo mínimo necesario en un ambiente y con un colchón y almohadas que faciliten el descanso.
10. Dejar el tabaco
11. Evitar el sobrepeso
12. Educar desde la infancia a mantener una buena higiene postural y a evitar los excesos de peso.

Foto: La robótica está cada vez más presente en los quirófanos. (iStock)

El paso del tiempo es inexorable y afecta a nuestro cuerpo.

La columna vertebral forma parte importante del mismo y hemos de contribuir durante toda nuestra vida a su cuidado.

La degeneración de la columna vertebral es un proceso natural inherente a la edad. Sin embargo, podemos hacer que ese proceso sea más lento o llegue más tarde evitando los factores que lo aceleran y promoviendo las actividades que lo enlentecen.

Obesidad
El redactor recomienda