Menú
"Con 24 años intenté suicidarme. Me puse mis mejores galas y me fui al viaducto"
Día Mundial para la Prevención del Suicidio

"Con 24 años intenté suicidarme. Me puse mis mejores galas y me fui al viaducto"

Aunque se encuentre oculto bajo el estigma, el tabú y el silencio, los especialistas consideran que la visibilización es clave para salvar vidas. Por ello, Conchi nos cuenta su historia personal

Foto: Viaducto de Segovia, en Madrid. (iStock)
Viaducto de Segovia, en Madrid. (iStock)

El suicidio es una de las pandemias con las que convive a diario la sociedad en todo el mundo, pero con una diferencia con la del covid-19, esta pasa desapercibida. Y es que una de cada 100 muertes en el mundo es un suicidio, siendo una de las principales causas de deceso en todo el planeta, según la OMS.

En nuestro país, en torno a 11 personas se suicidan cada día, según los últimos datos ofrecidos por el Observatorio del Suicidio en España, de la Fundación Española para la Prevención del Suicidio.

Foto: Foto: iStock.

Teniendo en cuenta estos datos tan alarmantes —que suelen pasar desapercibidos—, desde el año 2003 la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio —en colaboración con la OMS— ha promovido el 10 de septiembre como el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. El objetivo de esta fecha es concienciar a nivel mundial de que el suicidio puede prevenirse.

La importancia de la visibilización

La mayoría de los suicidios son ocultados bajo el estigma, el tabú y el silencio que envuelven una realidad que causa alrededor de un millón de fallecimientos en el mundo cada año, una muerte cada 40 segundos.

A pesar de ser una verdad escondida, lo cierto es que "visibilizar el suicidio salva vidas", señala a El Confidencial el decano del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid (COP Madrid), José Antonio Luengo. El especialista en salud mental explica que existen varios motivos por lo que es importante: "Porque permite hablar y profundizar sobre un fenómeno que es un gran desconocido. También se pretende sensibilizar desde una perspectiva preventiva e informando de la cantidad de medidas, proyectos, planes y soluciones que se están poniendo ante este fenómeno y que están dando sus frutos allá donde se están desarrollando en forma de reducción". "Igualmente, permite profundizar en los entornos donde se ubican las poblaciones más vulnerables a la ideación suicida y a través de programas poder alertar de situaciones que les pueden llevar a esos contextos de pensamiento y buscar ayuda", apunta.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Asimismo, el psicólogo indica que mostrar esta realidad "es imprescindible porque supone una presión para los gobiernos, las administraciones, los sistemas… para que tomen conciencia de la necesidad que hay en relación con el incremento de los servicios, los recursos y los servicios públicos, que son los que garantizan la democratización de la atención".

En cuanto a mostrar casos personales, Luengo indica que debemos huir del morbo informativo de suicidios consumados en los que se pone nombre, cara, método o se cuenta el porqué del final de la vida. Pero se muestra a favor de los relatos de personas que en algún momento lo han intentado y que ya se encuentran recuperadas: "Los llamados sobrevivientes, que lo han intentado y han sobrevivido por alguna circunstancia, normalmente están agrupados en organizaciones que dan ayuda tanto a supervivientes como a familiares que han tenido una pérdida por suicidio. Estos dan buenos mensajes y pueden ayudar a salir del túnel".

Foto: María Jesús Montero y Pablo Echenique, en el Congreso. (EFE/Mariscal)

En esta misma línea se muestran asociaciones como La Barandilla y ASISPA, por ello han creado el Área de Atención y Prevención del Suicidio, que quieren convertir en "un altavoz de referencia para sensibilizar, concienciar, formar e informar de todo lo relativo a la prevención del suicidio".

"Ese fue mi primer intento de suicidio"

La que tiene muy clara la importancia de la visibilización del suicidio es Concepción Fernández, quien cuenta a El Confidencial cómo intentó materializar por primera vez sus ideas de quitarse la vida: "Con 24 años intenté suicidarme. Decidí ponerme lo mejor que tenía e irme al viaducto. Cuando ya estaba en el viaducto con el cuerpo fuera, llegó la policía y consiguió rescatarme. Ese fue mi primer intento de suicidio".

placeholder Concepción Fernández, Conchi. (Fran Sánchez Becerril)
Concepción Fernández, Conchi. (Fran Sánchez Becerril)

Conchi, como la llaman sus allegados, habla del viaducto de Segovia, un céntrico puente de la ciudad de Madrid que une el Palacio Real con el barrio de La Latina. La elección de esta pasarela no es excepcional, sino que ha sido un lugar recurrente para los suicidas desde su construcción en 1874, hasta el punto de que han instalado paneles de cristal para evitar los intentos de lanzarse al vacío.

La asistencia en salud mental que le brindaron fue clave para que, década después, Conchi siga viva y no se le pase por la cabeza volver a intentarlo. Por ello, reclama más recursos por parte de las administraciones públicas para evitar que la gente se quite la vida.

Asimismo, Conchi recuerda una idea en la que hacen hincapié las asociaciones: "Yo no quería morirme, quería dejar de sufrir". En concreto, "estaba atravesando un momento muy malo porque era víctima de violencia de género. Tenía dinero para aburrir, pero no me gustaba la procedencia del dinero. Y bueno, pues decidí intentar quitarme la vida aquel día".

Recursos

-Teléfono de atención ante el riesgo de suicidio: 024

-Teléfono del Área de Atención y Prevención del Suicidio: 911 385 385

-Teléfono de la esperanza: 914 590 055 / 717 003 717

El suicidio es una de las pandemias con las que convive a diario la sociedad en todo el mundo, pero con una diferencia con la del covid-19, esta pasa desapercibida. Y es que una de cada 100 muertes en el mundo es un suicidio, siendo una de las principales causas de deceso en todo el planeta, según la OMS.

Salud mental
El redactor recomienda