Menú
¿Cuánto pesa la mochila de tu hijo? Los trucos para no destrozar su espalda
  1. Bienestar
no debería llevar más del 10% de su peso

¿Cuánto pesa la mochila de tu hijo? Los trucos para no destrozar su espalda

El dolor de espalda, fruto del exceso de peso de las mochilas escolares, se ha de atajar desde dos frentes: reduciendo la carga y fortaleciendo la musculatura. El problema es que el sedentarismo infantil no ayuda

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

En la era digital, cuando llevamos decenas de miles de libros cargados en un dispositivo electrónico más ligero que un solo libro de papel, la mayoría de los escolares siguen cargando con varios kilos de libros en formato de papel a sus espaldas. Más allá de qué es lo que puede justificar tal despropósito, y ciñéndonos a lo que la realidad impone, veamos los efectos que tiene sobre la salud de los niños y adolescentes transportar en sus bolsas y mochilas el material escolar en su día a día.

No proteger, sino fortalecer la espalda

Sin restarle importancia a la cuestión de la cantidad de peso que cargan los escolares españoles cada día para ir al colegio, existe una cuestión a la que hasta ahora no se le ha prestado la atención debida y que, según el doctor Francisco Kovacs, director médico en Unidad de la Espalda Kovacs del Hospital Universitario HLA-Moncloa (Madrid), es clave a la hora de abordar este asunto. Se trata de la espalda de los niños y su fortaleza.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

"Tanto para que la columna adquiera su forma definitiva como para que esta funcione correctamente, hace falta que la potencia y la resistencia de la musculatura de la espalda sean correctas. De hecho, esto está demostrado por numerosos estudios científicos que revelan la importancia del ejercicio físico a la hora de contar con una espalda sana", asegura el experto, quien además señala otro aspecto fundamental que incide directamente en las consecuencias de llevar a la espalda una carga excesiva. Se trata del sedentarismo infantil. "Hoy en día, los niños se mueven muy poco. Básicamente, porque el ocio de los más pequeños no es como el de hace 30 años. Antes, te pasabas las tardes corriendo de un lado a otro, mientras que ahora la mayoría del tiempo libre lo pasan sentados jugando con videojuegos", describe Kovacs.

En definitiva, "una espalda fuerte va a estar mejor preparada para aguantar el peso de la mochila que otra más débil", afirma el experto. Por tanto, aunque lo ideal es que los niños no se vean en la situación de tener que llevar un peso excesivo a cuestas, si esto ocurre, si el pequeño tiene una espalda fuerte, podrá evitar males mayores.

¿Por qué no sustituir los libros por dispositivos digitales?

La comunidad científica coincide al afirmar que un niño no debería cargar más del 10% de su peso corporal. Es decir, que un escolar que pese 35 kilos, no debería cargar más de 3,5 kilos. Pero muchos de ellos llevan en sus mochilas hasta 7,5 u 8 kilos. La cuestión es: ¿qué consecuencias puede tener a corto y largo plazo en la salud de los niños esta situación? Antes de dar respuesta a esta pregunta, el doctor Kovacs quiere destacar la idea de lo innecesario que resulta cargar con libros cada día de casa al colegio y viceversa, especialmente en un mundo al que poco le falta para ser 100% digital. ¿Qué razones puede haber que justifiquen tal incongruencia? Es más, "si lo que queremos es reducir el peso, se puede reducir hasta un tercio dividiendo el material escolar en trimestres. De esta manera, llevarían solo lo necesario. Lo que quiero remarcar es que si lo que se quiere es reducir el peso, hay muchas formas de hacerlo", apunta.

Foto: Inicio de curso 2021-2022 en la Comunidad Valenciana. (EFE / Biel Aliño) Opinión

Además, al hacerlo, estaremos poniendo freno a posibles patologías en la edad adulta. Ya que "la consecuencia más frecuente, importante y contrastada que tiene la carga excesiva de la que estamos hablando es que si hay dolor de espalda en la infancia, se ha demostrado que aumenta muy significativamente el riesgo de sufrirlo de forma crónica en la edad adulta", advierte el doctor. "Es más, en contra de lo que mucha gente cree -continúa-, el hecho de que el niño lleve una mochila pesada al colegio no le va a provocar escoliosis, ni va a afectar al desarrollo de la columna 'per se', pero si le causa dolor es mayor la probabilidad de que ese dolor se mantenga de adulto".

Mochila con ruedas, a la espalda y bolsa, en este orden

A la hora de elegir cuál es el transporte ideal, el doctor Kovacs lo tiene claro: "Solo hace falta echar un vistazo a qué usamos los adultos para llevar nuestro equipaje. ¿Maleta con ruedas, verdad? Pues en el caso de los libros y los escolares, el medio ideal sería el mismo". Sin embargo, también en esta cuestión hay voces discordantes que alegan que arrastrar la mochila podría traer consigo lesiones en la muñeca. Bien, según Kovacs, si eso fuera cierto, "con empujar la mochila, en lugar de arrastrarla, el problema estaría resuelto".

En el caso de que, por la razón que sea, no fuera posible llevar una mochila con ruedas, lo cual es lo ideal, "el plan B sería llevarla a la espalda sujeta por ambos hombros, cerca del eje de la columna, si el peso es relevante, atarla por delante para que no se bambolee y un poquito más abajo de donde normalmente la lleva un adulto, ya que el centro de gravedad en los niños está un poco más abajo", indica.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La siguiente posibilidad, siguiendo de la mejor opción a la peor, según el experto, sería una bolsa colgada al hombro. "En este caso, es fundamental que el niño se la fuera cambiando de lado cada poco tiempo", recomienda. Y, por último, la elección menos aconsejable sería llevar una cartera o maletín agarrado con una mano.

Además del tipo de mochila, los otros dos factores que determinan la incidencia de las consecuencias de llevar demasiado peso a la espalda son: por un lado, la duración del transporte, y por otro, la forma física del que lleva la mochila. En cuanto a lo primero, la realidad es que, hoy en día, los niños apenas caminan para ir al colegio, de modo que no están mucho tiempo con la mochila a la espalda. Y respecto a la forma física, se podría decir que es el factor más importante, ya que estamos ante unas generaciones que no son muy activas.

Cualquier ejercicio es mejor que ninguno

Partiendo de la idea de que el estado de la musculatura, tanto abdominal como de la espalda, es más importante que las medidas ergonómicas que podamos tomar para evitar daños en la espalda, el experto considera que, en general, "lo ideal para el cuidado de la espalda son los ejercicios simétricos como la natación, el entrenamiento con pesas, yoga, pilates o taichí". Eso sí, eso no significa que practicar otro tipo de deportes como el tenis, por ejemplo, vaya a desequilibrar la musculatura de la espalda, "ya que lo más importante es hacer ejercicio físico, sea el que sea. Y solo en el caso de los deportistas de élite que dedican varias horas al día a ejercitarse, se ha de programar meticulosamente el tipo de ejercicio y el tiempo dedicado para evitar posibles desequilibrios", señala Kovacs.

Foto: Nadar fortalece los músculos de la espalda, los brazos y los glúteos. (iStock)

Por otro lado, la OMS aconseja una hora de actividad física para los niños, lo cual es, en opinión de Kovacs, una recomendación algo tímida, sobre todo, teniendo en cuenta que se refiere a la cantidad de tiempo en movimiento, no necesariamente haciendo deporte. En este sentido, "lo preocupante es que, según una encuesta hecha en España hace unos años, menos del 40% de los niños en edad escolar cumplían esa recomendación", apunta el experto.

En la era digital, cuando llevamos decenas de miles de libros cargados en un dispositivo electrónico más ligero que un solo libro de papel, la mayoría de los escolares siguen cargando con varios kilos de libros en formato de papel a sus espaldas. Más allá de qué es lo que puede justificar tal despropósito, y ciñéndonos a lo que la realidad impone, veamos los efectos que tiene sobre la salud de los niños y adolescentes transportar en sus bolsas y mochilas el material escolar en su día a día.

Salud
El redactor recomienda