Menú
Te cambio el riñón de mi marido por el de tu mujer: el trasplante renal cruzado
Bajo el microscopio

Te cambio el riñón de mi marido por el de tu mujer: el trasplante renal cruzado

Esta práctica puede permitir que se formen enormes cadenas (la más grande, hecha en EEUU, tenía 15 intercambios) para conseguirle un 'recambio' renal a quien más lo necesita. Todo bajo el amparo de la ONT

Foto: Las cadenas no tienen por qué estar limitadas a dos. (iStock)
Las cadenas no tienen por qué estar limitadas a dos. (iStock)

Bueno, esta proposición no se hace así de directa por muchos motivos que ahora discutiremos, pero el resultado final podría ser perfectamente este. Es el llamado trasplante renal cruzado, un programa puesto en marcha en España por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en el 2009 y gracias al cual, hasta finales de 2021, se habían trasplantado 285 enfermos en insuficiencia renal con la mejor opción que se le puede ofrecer: un riñón de donante vivo.

Los fundamentos de este programa son simples, aunque su realización sea francamente compleja y requiera de una organización que funcione como un reloj para que todo salga bien. Cuando una persona sana le quiere donar un riñón a alguien de su entorno, casi siempre un familiar, pero la intervención no es posible porque hay una incompatibilidad de grupo sanguíneo o de tipo inmunológico, existe la opción de buscar otra pareja donante/receptor a la que le ocurra lo mismo y con quien se puedan intercambiar el riñón evitando así las incompatibilidades.

"En EEUU han conseguido cadenas de trasplantes de hasta 15 eslabones a través de todo el país"

Por ejemplo, si nuestro primer donante es un grupo A y su familiar es B, se trataría de encontrar otra pareja en la que el potencial donante fuera B y el enfermo A para de esta forma realizar ambos trasplantes. Este sería el caso más simple, pero se puede extender mucho más, con la intervención de varias parejas donantes/receptor hasta formar cadenas con múltiples eslabones.

La idea es de los años ochenta y se puso en marcha por primera vez en 1991 en Corea del Sur, que por entonces no disponía de un programa de donante fallecido y basaba su sistema de trasplante renal exclusivamente en el donante vivo. Después se sumaron otros países, casi todos del ámbito anglosajón, a los que se unió España, que fue de los primeros en desarrollarlo.

Maquinaria de precisión

Para ello fue necesario lograr un acuerdo de nefrólogos, urólogos, inmunólogos y coordinadores de toda España, elaborar un protocolo con los requisitos y normas de funcionamiento y un algoritmo de decisión para establecer las cadenas de trasplantes óptimas. Una vez logrado este acuerdo, se desarrolló mediante un programa informático propio diseñado al efecto. Todo el proceso se articula desde la ONT, desde la inscripción anonimizada de las parejas donante/receptor que envían los hospitales, el cruce informático de las mismas y la organización de los intercambios de los riñones para los que se utilizan tanto aviones como transporte sanitario e incluso el AVE, dependiendo de la distancia y localización de los centros donde se extrae o se trasplanta el riñón.

placeholder De toda la gestión se encarga la ONT. (iStock)
De toda la gestión se encarga la ONT. (iStock)

Aquí no puede haber ningún fallo porque es mucho lo que nos estamos jugando. De acuerdo con nuestra legislación (y también por sentido común), donante y receptor no pueden conocerse entre ellos, algo de lo que también es garante la ONT manteniendo una estricta confidencialidad en todos los pasos del proceso.

Los primeros casos en España fueron lógicamente del tipo más simple con dos parejas donante/receptor y dos trasplantes. Pronto se pasó a formar cadenas con más eslabones y ya en 2014 se alcanzó una de seis trasplantes en el que participaron 5 hospitales de 4 comunidades autónomas en una verdadera muestra de organización supraautonómica. En estas cadenas de trasplante es donde alcanza su mayor significado y utilidad la figura del 'donante altruista' o 'buen samaritano', de la que hablamos ya en estas páginas. Se trata de una persona que desea donar uno de sus riñones a quien más se pueda beneficiar en la lista de espera sin llegar a conocerle, y en el caso de los trasplantes cruzados, funcionan como una especie de comodín que sirve para comenzar o prolongar la cadena y en todo caso aumentar la longitud de la misma. De las 114 cadenas efectuadas en España a 31 de diciembre de 2021, 17 contaron con un donante altruista.

Foto: Foto: EFE/Francisco Guasco.

Estados Unidos es el país que más ha implementado las cadenas de trasplante, tanto por su gran desarrollo de la donación de vivo como por el hecho de contar con una población 7 veces superior a la española, con lo que la probabilidad matemática de casar donantes y receptores es muy superior. También ha facilitado esta práctica el hecho de no requerir que todos los trasplantes se hagan prácticamente a la misma hora, algo que a nosotros nos costó unos cuantos años incorporar por precaución de que alguno de los donantes se echara para atrás, lo que en teoría podrían hacer hasta el último momento. Con todo ello han conseguido cadenas de hasta 15 eslabones a través de todo el país y con la peculiaridad de que, como allí sí está permitido que donantes y receptores se conozcan, se organizan incluso barbacoas entre todos ellos (otro mundo, sin duda).

El programa español se ha internacionalizado en los últimos años con los países vecinos, Italia y Portugal, que se incorporaron después a este procedimiento y con los que ya se han realizado 4 intercambios, el último en plena pandemia, lo que da una idea de la complejidad que pueden alcanzar estos operativos. Francia, Grecia y Suiza están también interesadas en incorporarse a este intercambio y probablemente lo hagan en el futuro. En definitiva, toda una obra de ingeniería social, que ya no reconoce fronteras y cuyo único objetivo es salvar vidas.

Bueno, esta proposición no se hace así de directa por muchos motivos que ahora discutiremos, pero el resultado final podría ser perfectamente este. Es el llamado trasplante renal cruzado, un programa puesto en marcha en España por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en el 2009 y gracias al cual, hasta finales de 2021, se habían trasplantado 285 enfermos en insuficiencia renal con la mejor opción que se le puede ofrecer: un riñón de donante vivo.

Salud