Menú
La vacuna para el covid es más eficaz si haces ejercicio físico
Mejor inmunidad

La vacuna para el covid es más eficaz si haces ejercicio físico

La actividad física no solo fortalece músculos, tendones y huesos, sino que también mejora el sistema inmunitario, haciéndolo más resistente a las infecciones. Un nuevo estudio la relaciona con la probabilidad de infectarse de coronavirus

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los indicadores epidemiológicos sugieren que podemos estar a las puertas de otra ola de covid, y aunque es prematuro generalizar, desde Salut Pública de Cataluña se ha informado de la presencia de una nueva variante de SARS-CoV-2 en las aguas residuales. Se trata de la BQ.1, que viene de la BA.5 de ómicron, y aunque los expertos evitan pronunciarse abiertamente sobre si será dominante en las próximas semanas, tiene muchas papeletas de que sea así. Sin embargo, en términos prácticos, lo que nos preocupa a los ciudadanos es infectarnos y si eso sucede, si vamos a tener un covid grave o no.

Foto: Viajeros en un tren de Barcelona. (Reuters/Nacho Doce)

En plena campaña de la cuarta dosis de la vacuna del covid (junto con la de la gripe), se está registrando una fuerte subida de los casos de la infección por coronavirus. Según los datos difundidos este lunes por el Observatorio Complutense ‘Anticipa covid-19’ de Infecciones Emergentes, los casos por 100.000 habitantes han pasado de 800 el 3 de octubre a 1.900 en dos semanas, un dato preocupante porque muestran un escenario extraordinariamente parecido al de los meses de marzo y abril de este año, cuando los infectados (por 100.000 habitantes) saltaron en tan solo una semana de 700 a 1.300 y de ahí a los 5.000 en la primera semana de julio.

El escudo del deporte

Con todo, quizá aún estemos a tiempo de reforzar la protección. ¿Cómo? Haciendo más actividad física, como se desprende de una nueva investigación publicada en 'Bristish Journal of Sports Medicine'.

Un equipo de científicos de la Universidad de Witwatersrand, en Johannesburgo, aporta pruebas convincentes de que la actividad física regular ayuda a prevenir las consecuencias de una infección grave por covid-19, lo que reduce el riesgo de ingreso hospitalario, cuidados intensivos, ventilación asistida o muerte. Del mismo modo, la vacunación también minimiza estos riesgos.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Previamente, un trabajo dirigido por Sebastien Chastin, de la Universidad Caledonian de Glasgow, encontró que la actividad física reduce hasta el 37% el riesgo de morir por enfermedades infecciosas, incluido el covid, y una disminución del 31% de la posibilidad de contraer el SARS-CoV-2, además de un aumento de hasta el 40% de la eficacia de las vacunas.

Para ver si, efectivamente, el deporte mejora la capacidad inmunitaria del organismo, los autores de la universidad sudafricana indagaron en registros médicos anónimos y datos de rastreadores de actividad, así como entre los participantes en un programa de promoción de la salud y cambio de comportamiento. Asignaron a los participantes a distintas categorías de actividad física promedio en los dos años anteriores al inicio del estudio: bajo, menos de 60 minutos por semana (bajo); medio, al menos 60-149 minutos (medio); y alto, 150 minutos o más.

Los científicos analizaron los resultados de la prueba de hisopo COVID-19 de 53.771 participantes con niveles bajos de actividad física, 62.721 con niveles medios y 79.952 con niveles altos. También obtuvieron datos completos de salud, de vacunación frente a covid (mediados de febrero a finales de octubre de 2021) y actividad física de 196.444 adultos que dieron negativo para coronavirus.

La eficacia de la vacuna es del 60% entre quienes tienen un nivel bajo de actividad física y del 86% entre los que hacen más de 150 minutos de ejercicio a la semana

La efectividad de la vacuna contra covid entre las personas con la vacuna completa en la categoría de baja actividad física fue del 60%. Es decir, el riesgo de ingreso hospitalario se redujo en un 60% en este grupo. Ese riesgo disminuyó aún más en el grupo de actividad física media (72%) y alta (86%). Dicho de otra forma: los que tenían la pauta vacunal completa y hacían más de 150 minutos de deporte a la semana tenían tres veces menos probabilidades de ser hospitalizados en caso de covid que los también vacunados pero en la categoría de baja actividad física. A su vez, los del grupo de actividad física media presentaban 1,5 menos probabilidades de ingreso hospitalario por covid que los integrantes del grupo menos activo.

Inmunidad y psique

Los autores dicen que “los hallazgos sugieren una posible respuesta a la dosis donde los altos niveles de actividad física se asociaron con una mayor efectividad de la vacuna”, y añaden que “esto corrobora las recomendaciones de la OMS para la actividad física regular, es decir, que 150 a 300 minutos de actividad física de intensidad moderada por semana tiene beneficios significativos para la salud en la prevención de enfermedades graves en el contexto actual de infección vírica transmisible”.

Foto: La ministra de Sanidad, Carolina Darias. (EFE/J.J. Guillén)

A pesar de los hallazgos, los científicos se muestran muy cautos y dicen que es posible que los resultados no se puedan generalizar a otras variantes del virus ni a otros tipos de vacunas.

Añaden que no se entiende exactamente cómo la actividad física mejora la vacunación, "pero puede ser una combinación de niveles mejorados de anticuerpos, inmunovigilancia mejorada de células T y factores psicosociales", sugieren.

Las mitocondrias, las centrales energéticas de las células, tienen un papel particularmente importante en la inmunidad, agregan. La actividad física ayuda a mantener la calidad mitocondrial, facilitando la reparación o eliminación de las mitocondrias dañadas y promoviendo el crecimiento de nuevas, señalan.

Y concluyen: “Los mensajes de salud pública deberían alentar la actividad física como una forma simple y rentable de mejorar la eficacia de la vacuna para mitigar el riesgo de enfermedad grave por covid que requiera hospitalización”.

Los indicadores epidemiológicos sugieren que podemos estar a las puertas de otra ola de covid, y aunque es prematuro generalizar, desde Salut Pública de Cataluña se ha informado de la presencia de una nueva variante de SARS-CoV-2 en las aguas residuales. Se trata de la BQ.1, que viene de la BA.5 de ómicron, y aunque los expertos evitan pronunciarse abiertamente sobre si será dominante en las próximas semanas, tiene muchas papeletas de que sea así. Sin embargo, en términos prácticos, lo que nos preocupa a los ciudadanos es infectarnos y si eso sucede, si vamos a tener un covid grave o no.

Salud Coronavirus
El redactor recomienda