Menú
El alimento que protege los huesos y combate la inflamación
  1. Bienestar
Tras la menopausia

El alimento que protege los huesos y combate la inflamación

Dos nuevos estudios muestran que las mujeres posmenopáusicas que consumen ciruelas pasas tienen un menor riesgo de pérdida ósea asociada con la osteoporosis

Foto: Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta (EEUU) destacan que casi el 20% de las mujeres de 50 años o más viven con osteoporosis en el fémur, el cuello o la columna lumbar.

En nuestro país, y según la Sociedad Española de Reumatología (SER), “se estima que 1 de cada 4 mujeres posmenopáusicas (a partir de los 50 años, aproximadamente) tiene osteoporosis, mientras que este porcentaje aumenta al 40% en mujeres de edades comprendidas entre los 70 y 79 años, afectando también al 11,3% en varones de la misma edad. Además, se calcula que se producen más de 25.000 fracturas osteoporóticas cada año, que ocasionan en España unos costes directos e indirectos de más de 526 millones de euros”.

"En España, una de cada 4 mujeres posmenopáusicas (a partir de los 50 años, aproximadamente) tiene osteoporosis"

Sin embargo, dos nuevos estudios de la Universidad Estatal de Pensilvania (EEUU) encontraron que comer ciruelas pasas a diario podría ayudar a prevenir la pérdida ósea en mujeres posmenopáusicas. Los hallazgos de ambos se basan en datos de las mismas 235 mujeres posmenopáusicas y se compartieron en una sesión de carteles en la reunión anual de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS) en Atlanta (Georgia).

placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

La osteoporosis puede afectar a cualquiera, pero las mujeres corren mayor riesgo. Esta pérdida ósea es causada en parte por la edad y en parte por la disminución de los niveles de estrógeno, lo que contribuye al aumento de la inflamación que suprime la formación ósea, según según publica la revista Menopause.

Inflamación asociada con pérdida ósea

El primero de los dos nuevos estudios analizó la relación entre las células llamadas mediadores inflamatorios, que liberan sustancias que reducen la inflamación, y diferentes medidas de la salud ósea, incluida la densidad y la fuerza ósea.

“Nuestros hallazgos demuestran que los marcadores inflamatorios se asocian negativamente con la salud ósea en mujeres posmenopáusicas, lo que sugiere que la inflamación podría ser un mediador importante para la pérdida ósea posmenopáusica y un objetivo potencial para las terapias nutricionales”, dijo Connie Rogers, profesora y jefa del Departamento de Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Georgia.

El otro estudio, publicado en American Journal of Clinical Nutrition, comparó cuatro grupos para descubrir qué beneficio puede tener comer ciruelas pasas para prevenir la pérdida ósea.

"Nuestra última investigación representa el ensayo más grande, con una cohorte de más de 200 mujeres, para investigar la conexión entre las ciruelas pasas y la salud ósea favorable"

Había un grupo de control que no las ingería; otro que comía de 5 a 6 ciruelas pasas por día; uno que tomaba de 10 a 12 por día, y un grupo combinado que consistía en mujeres que comían de 5 a 6 o de 10 a 12 ciruelas al día.

"Nuestra última investigación representa el ensayo más grande, con una cohorte de más de 200 mujeres posmenopáusicas, para investigar la conexión entre las ciruelas pasas y la salud ósea favorable", asevera la investigadora principal del estudio, Mary Jane De Souza.

El 'efecto ciruela pasa'

"A través de estudios anteriores más pequeños, los investigadores informaron lo que se conoce como el efecto de la ciruela pasa positivo, que revela que estas parecen desempeñar un papel importante en la salud ósea", explicó De Souza.

E insistió en que este ensayo controlado aleatorizado (ECA) más grande se llevó a cabo para validar y replicar los hallazgos de estudios más pequeños anteriores que sugieren que las ciruelas pasas pueden ser una "intervención nutricional prometedora y no farmacológica" para preservar los huesos y mantener la densidad y la fuerza óseas. Los hallazgos de Mary Jane De Souza también indicaron que el grupo combinado de mujeres experimentó beneficios óseos mensurables.

De Souza señaló que las ciruelas pasas contienen varias vitaminas y minerales importantes para los huesos, pero dijo que "no está necesariamente claro" qué es lo que ejerce un efecto favorable sobre la salud ósea.

placeholder Foto: Unsplash/@erdaest.
Foto: Unsplash/@erdaest.

"También sabemos que las ciruelas pasas tienen efectos antiinflamatorios, y hemos estudiado específicamente este efecto y pronto informaremos sobre estos hallazgos", insistió.

“Estamos ansiosos por continuar con este tipo de investigación relacionada con la salud ósea y al mismo tiempo ampliar las investigaciones sobre la influencia de las ciruelas pasas en el eje intestino-hueso y lo que la investigación puede revelar sobre esa conexión”, agregó.

Solo cuatro ciruelas pasas cuentan con el 23% de nuestro valor diario de vitamina K, que produce proteínas para ayudar en la formación de nuestros huesos, así como el 6% de nuestras necesidades diarias de potasio, que ayuda a prevenir la pérdida de calcio en los mismos.

Además, cada porción de ciruelas pasas, que proporciona tres gramos de fibra, contribuye a regular los niveles de colesterol y a mover los alimentos a través de nuestro tracto digestivo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta (EEUU) destacan que casi el 20% de las mujeres de 50 años o más viven con osteoporosis en el fémur, el cuello o la columna lumbar.

Salud
El redactor recomienda