Menú
"El corazón de la mujer es más resiliente y aguanta situaciones más estresantes"
Malissa Wood, cardióloga de Harvard

"El corazón de la mujer es más resiliente y aguanta situaciones más estresantes"

Codirectora del Programa Corrigan de salud de la mujer del Hospital de Massachusetts, es un referente mundial en el estudio y promoción de la salud cardiovascular femenina. El corazón de la mujer es más pequeño que el del hombre, pero es más fuerte

Foto: La doctora Malissa Wood ha recibido el primer premio Corazón de Mujer en reconocimiento a su trayectoria.
La doctora Malissa Wood ha recibido el primer premio Corazón de Mujer en reconocimiento a su trayectoria.

Malissa Wood conoce, como pocos médicos, el corazón de la mujer. A él lleva décadas dedicada, desde aquel episodio que vivió en el año 1988, siendo residente de Medicina Interna en el Centro Médico Beth Israel Deaconess, de la Facultad de Medicina de Harvard. Allí, llegó una mujer de 50 años que estaba sufriendo un infarto: "Nadie podía entender cómo podía ser. Me tocó atenderla y tuvimos una conexión inmediata porque ella tenía 4 hijos, tres chicos y una chica, igual que en mi familia y me recordó a mi madre. La paciente estaba muy asustada porque no sabía qué estaba sucediendo realmente ni que las mujeres pudieran tener un infarto". Wood permaneció junto a la enferma hasta que la trasladaron a quirófano para someterla a un cateterismo: "Desgraciadamente, no sobrevivió al procedimiento. No se entendió por qué una mujer joven podía tener un infarto. Entonces, pasé mucho tiempo con la familia buscando motivos que explicasen qué y por qué había sucedido eso".

Foto: Foto: iStock.

Y a partir de ahí no ha dejado de dedicarse al corazón de la mujer. Desde el año 2000 trabaja en el Hospital General de Massachusetts, donde está al frente de la división de salud cardiovascular en la mujer. En 2007 ideó y puso en marcha el Programa Corrigan de salud de la mujer para investigar y concienciar de que el corazón causa más muertes en ellas que en ellos, una realidad, a menudo, ignorada.

Una prueba de su compromiso es el tatuaje (diseñado por ella) que luce en su muñeca derecha: un corazón, con un latido y el símbolo de la mujer (tres significados: corazón, latido y mujer). "En marzo de 2020 ya se sabía que venía una pandemia, y fui con mi hijo a hacerme el tatuaje porque quería que mis pacientes supieran que siempre los llevo conmigo. Estoy muy orgullosa de este tatuaje, y eso que en Estados Unidos no se llevan tanto como en España, y mucho menos una mujer de mi edad", cuenta a El Confidencial al final de la entrevista, que se ha hecho durante su visita a Madrid para apoyar la iniciativa Corazón de Mujer, promovida por la cardióloga Leticia Fernández-Friera, socia fundadora y directora de la Unidad Cardio-Mujer en Atria Clinic.

placeholder El tatuaje en la muñeca de la doctora Wood, diseñado por ella. (A.G.)
El tatuaje en la muñeca de la doctora Wood, diseñado por ella. (A.G.)

PREGUNTA. ¿Cómo ha cambiado la investigación cardiovascular en las mujeres en los últimos años?

RESPUESTA. Por fin las cosas han cambiado y ya estamos haciendo investigación cardiovascular en la mujer. Sabemos mucho más sobre este tema desde hace 20 años. Por ejemplo, sabemos que una mujer que fuma tiene mucho más riesgo de enfermedad cardiovascular que un varón fumador, del mismo modo que sabemos que las mujeres con diabetes tienen más riesgo de tener un infarto; el embarazo es una etapa muy estresante para el corazón y las complicaciones gestacionales, como la preeclampsia, el parto prematuro o la diabetes gestacional aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular de inicio temprano.

La menopausia precoz, sobre los 40 años o antes, aumenta el riesgo de ictus, insuficiencia cardiaca, infarto de miocardio, fibrilación auricular y enfermedad valvular cardiaca.

Por otra parte, las enfermedades inflamatorias –artritis reumatoide, lupus, psoriasis– son más frecuentes en las mujeres que en los hombres, y aumentan significativamente el riesgo de infarto agudo de miocardio, insuficiencia cardiaca e ictus.

La miocardiopatía de estrés, llamada también tako-tsubo, es mucho más común en mujeres que en hombres

P. ¿El estrés influye tanto como pensamos la población general?

R. El estrés y la depresión son factores importantísimos. Sabemos que un estrés agudo puede provocar miocardiopatía de estrés, llamado también tako-tsubo, mucho más común en mujeres que en hombres. El tipo de infarto en mujeres al que me dedico específicamente es infarto por disección de arterias coronarias, que está ligado a antecedentes de depresión y ansiedad, aunque también puede estar precipitado por un evento estresante agudo.

Pero tampoco podemos olvidar los factores de riesgo cardiovascular clásicos: diabetes, dislipemia, hipertensión, sedentarismo y antecedentes familiares, pero esos son igual de importantes en mujeres que en hombres.

P. ¿El corazón de la mujer es más sensible que el del hombre?

R. Entre un hombre y una mujer del mismo tamaño, el corazón de la mujer es un 30% más pequeño que el de una hombre y las terminaciones nerviosas que se activan en algún momento de estrés tienen una distribución diferente en hombres y en mujeres. No sabemos si es hereditario, se desarrolla con el tiempo o es secundario a otros factores.

placeholder Malissa Wood, durante su intervención en el acto de presentación de la iniciativa Corazón de Mujer.
Malissa Wood, durante su intervención en el acto de presentación de la iniciativa Corazón de Mujer.

P. O está ligado al cromosoma X…

R. Podría ser.

Las personas trans deben tener un seguimiento médico por un cardiólogo porque los cambios hormonales afectan al corazón

P. Entonces, ¿el corazón de la mujer es más sensible?

R. El corazón de la mujer es más resiliente, más fuerte y aguanta situaciones más estresantes. Las mujeres están preparadas para el parto, que es una situación estresante. El corazón es algo milagroso, y el corazón de la mujer es aún más milagroso; lleva el flujo sanguíneo a la madre y al bebé. Tenemos que cuidar este órgano precioso que tenemos.

Las hormonas femeninas tienen muchos efectos protectores sobre el corazón, pero cuando los niveles hormonales están excesivamente altos, como ocurre durante el tratamiento hormonal sustitutivo, le afecta. También pasa en el proceso de cambio de sexo de hombre a mujer, cuando la cantidad de estrógenos que se da es 10 veces más alta que los niveles fisiológicos, y esto aumenta el riesgo de eventos protrombogénicos y tienen que ser seguidos por un cardiólogo. Pero, igualmente, en mujeres que cambian a hombre. En el transgénero, es necesario el seguimiento por un cardiólogo por los cambios hormonales que acarrea.

Diferencias entre Europa y Estados Unidos

P. Un asunto controvertido es el escaso número de mujeres que participan en los ensayos clínicos y eso puede influir después en los tratamientos...

R. Sí. Los corazones de las mujeres responden de manera diferente a los tratamientos y la mayoría de los ensayos clínicos sobre tratamientos cardiológicos incluían solo un 30% de participación femenina.

P. Ha hablado del corazón de la mujer durante el embarazo o en otras etapas en las que las hormonas femeninas están presentes. Pero ¿qué pasa durante la vejez?

R. Con la edad, el corazón se vuelve más rígido, no se relaja de la misma manera que a edades más jóvenes. Y esa peor relajación está más afectada en las mujeres que en los hombres. Sin embargo, el ejercicio físico regular ayuda a mantener la elasticidad del músculo cardiaco.

"En cardiología hubo un techo de cristal para las mujeres, pero lo estoy rompiendo yo"

P. En Europa, tendemos a adoptar las directrices en materia de salud que llegan de Estados Unidos, pero existen diferencias notables entre ambas poblaciones, por lo que cada vez se oyen más voces reclamando más investigación ‘local’. ¿Cómo ve usted la investigación cardiológica española?

R. La mayor parte de la investigación sobre la biología y fisiología del corazón femenino –hormonal, valvular, contractilidad– es igualmente válido en Estados Unidos, en Europa y en España. Pero pienso que las mujeres en España están mejor por el acceso a la sanidad pública. En Estados Unidos, la inequidad en el acceso al sistema sanitario es uno de los principales factores por los que las mujeres están peor. Aparte de esto, hay muchos factores diferentes entre España y Estados Unidos, que van desde la percepción de antecedentes familiares, el tabaquismo, el ejercicio, la alimentación...

Cuando hacemos estudios poblacionales en Estados Unidos, sabemos que las mujeres de América Latina tienen mayor riesgo de diabetes respecto a las mujeres estadounidenses. En los ensayos en Estados Unidos, erróneamente, en el concepto hispánico se incluye América Latina, España y Portugal, pero ahora se están diseñando estudios genómicos para entender las diferencias entre estas tres poblaciones.

P. ¿Usted qué hace para cuidarse?

R. Creo firmemente en todo lo que les recomiendo a mis pacientes. Antes corría más, pero ahora alterno carrera con bicicleta para proteger las rodillas. Y todos los días hago meditación para cuidar la mente.

P. ¿Piensa que en la cardiología hay un techo de cristal para la mujer? ¿Hay figuras tan relevantes como, por ejemplo, Valentín Fuster?

R. Hubo un techo de cristal. Lo estoy rompiendo.

Malissa Wood conoce, como pocos médicos, el corazón de la mujer. A él lleva décadas dedicada, desde aquel episodio que vivió en el año 1988, siendo residente de Medicina Interna en el Centro Médico Beth Israel Deaconess, de la Facultad de Medicina de Harvard. Allí, llegó una mujer de 50 años que estaba sufriendo un infarto: "Nadie podía entender cómo podía ser. Me tocó atenderla y tuvimos una conexión inmediata porque ella tenía 4 hijos, tres chicos y una chica, igual que en mi familia y me recordó a mi madre. La paciente estaba muy asustada porque no sabía qué estaba sucediendo realmente ni que las mujeres pudieran tener un infarto". Wood permaneció junto a la enferma hasta que la trasladaron a quirófano para someterla a un cateterismo: "Desgraciadamente, no sobrevivió al procedimiento. No se entendió por qué una mujer joven podía tener un infarto. Entonces, pasé mucho tiempo con la familia buscando motivos que explicasen qué y por qué había sucedido eso".

Salud
El redactor recomienda