Menú
Hallan químicos tóxicos en juguetes, ropa y sábanas de bebés
CONTAMINACIÓN

Hallan químicos tóxicos en juguetes, ropa y sábanas de bebés

Un nuevo análisis ha encontrado niveles preocupantes de 'sustancias químicas permanentes' en todo tipo de enseres infantiles y que tienen consecuencias para la salud

Foto: Los investigadores instan a pasar la aspiradora y limpiar el polvo a menudo en casa. (Pexels)
Los investigadores instan a pasar la aspiradora y limpiar el polvo a menudo en casa. (Pexels)

Una serie de pruebas de laboratorio encargadas por el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG) con sede en Washington DC ha descubierto sustancias perfluoradas y polifluoradas (PFAS) en juguetes, ropa, baberos y ropa de cama para bebés. Estas sustancias químicas permanentes tóxicas están vinculadas a una gran cantidad de enfermedades y trastornos para la salud.

¿Qué son las sustancias químicas permanentes?

Las sustancias químicas permanentes o PFAS son sustancias de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo, que son un grupo de sustancias químicas sintéticas que se utilizan en muchos productos de consumo y comerciales desde la década del 50 porque son duraderas, repelen la grasa, el agua, las manchas y también son resistentes al calor.

¿Por qué son permanentes? Porque no se descomponen en el ambiente. Como resultado, permanecen en el suelo y el agua durante periodos de tiempo muy prolongados. Pueden ingresar en el cuerpo al comer o beber, ya que pueden estar incluso en ciertos alimentos como mariscos o pescados, en envases de alimentos como pizza o bolsas de palomitas de maíz, o en el suministro de agua (en pozos de agua y sistemas públicos de agua que pueden estar contaminados con PFAS). Estas sustancias químicas permanentes pueden permanecer en el cuerpo durante muchos años y todavía se desconoce el impacto exacto que pueden tener en el organismo aunque hay múltiples estudios en marcha para responder a esta pregunta.

"Cualquier tipo de contaminación en este ámbito, por pequeña que sea, es peligrosa"

La creciente lista de productos con PFAS

Si bien estas PFAS están extendidas en todo el mundo y en muchos artículos que usamos todos los días, ahora hay que añadir productos para bebés y niños a esta lista cada vez más amplia de productos con sustancias químicas permanentes.

El Grupo de Trabajo Ambiental, una organización sin ánimo de lucro activista estadounidense especializada en investigación y promoción en las áreas de subsidios agrícolas, químicos tóxicos, contaminantes del agua potable y responsabilidad corporativa, encargó a un laboratorio independiente que realizara pruebas de PFAS en productos textiles para bebés y niños.

Los productos primero se prueban para detectar flúor porque es imposible probar de manera rápida y eficiente los 4.000 PFAS diferentes en esta clase de productos químicos. Los resultados mostraron, efectivamente, flúor, un buen indicador de la probable presencia de PFAS, en las 34 muestras. Se probaron diez productos con altos niveles de flúor y los investigadores confirmaron que tenían niveles detectables de PFAS individuales.

De estos 10 productos con PFAS detectables, tenían un promedio de 17 compuestos diferentes identificados en cada uno. Tres productos tenían concentraciones muy altas de PFAS, en comparación con los demás: un babero y dos prendas de vestir. Los tipos de PFAS encontrados con mayor frecuencia en los diez productos fueron el ácido perfluoro-2-etoxipropanoico o PEPA; ácido perfluorobutanoico o PFBA; ácido perfluorohexanoico o PFHxA; y ácido PPF.

placeholder Los fuertes enlaces carbono-flúor son los que permiten que las PFAS se acumulen en el suelo, el agua, el aire y la vida silvestre. (Pexels)
Los fuertes enlaces carbono-flúor son los que permiten que las PFAS se acumulen en el suelo, el agua, el aire y la vida silvestre. (Pexels)

Riesgos para la salud

Ya se había documentado antes la presencia de productos químicos de esta índole en entornos naturales como ríos, lagos y océanos, pero su presencia en artículos cotidianos puede aumentar los riesgos para la salud de los bebés, según temen los expertos.

Las PFAS no se disuelven naturalmente en el medioambiente, lo que significa que su amenaza se vuelve indefinida. Los científicos han relacionado la exposición a PFAS con muchas enfermedades, incluida la enfermedad de la tiroides, caries, osteoporosis, daño en los nervios y músculos, cáncer de testículo, ovario, riñón, próstata... al llegar a la edad adulta.

Foto: Una niña se echa las manos a la cabeza frente a un plato de verduras. (iStock)

Con respecto a los textiles para niños, las pruebas de laboratorio encontraron que la ropa de cama contenía el contenido más alto de flúor total, que es un marcador inicial de la posible presencia de PFAS. Encontraron sustancias tóxicas en productos como baberos, cambiadores, ropa, almohadas para amamantar, ropa de abrigo, pinzas para chupetes, tapetes de juego, accesorios de actividades, bolsas de refrigerios y peluches, según el estudio. Otras categorías con las concentraciones de flúor más altas incluyen baberos, ropa exterior y bolsas de refrigerios, revelaron las pruebas.

Los investigadores advierten que la exposición a sustancias químicas permanentes en la juventud puede afectar el desarrollo social y físico de un niño, incluso al comportamiento a medida que crece.

Estos altos niveles encontrados en los productos y ropa para bebés se suman a la exposición general en el hogar y se propagan a través de partículas de polvo que se pueden inhalar o ingerir, concluyen los autores. La contaminación está en el agua, el suelo, en los animales y en los rincones más lejanos del planeta.

Una serie de pruebas de laboratorio encargadas por el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG) con sede en Washington DC ha descubierto sustancias perfluoradas y polifluoradas (PFAS) en juguetes, ropa, baberos y ropa de cama para bebés. Estas sustancias químicas permanentes tóxicas están vinculadas a una gran cantidad de enfermedades y trastornos para la salud.

Juguetes Salud
El redactor recomienda