Menú
Descubren un nuevo efecto inesperado de las estatinas sobre el ictus hemorrágico
Sociedad Americana de Neurología

Descubren un nuevo efecto inesperado de las estatinas sobre el ictus hemorrágico

Un nuevo estudio pone de manifiesto el beneficio de este grupo de fármacos sobre el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular grave. El hallazgo se publica en la revista 'Neurology'

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Más de la mitad de la población tiene cifras de colesterol elevado, uno de los grandes enemigos de la salud cardiovascular. La dieta y el ejercicio son el primer paso para mantener a raya los lípidos en la sangre, aunque es muy normal que eso no sea suficiente y haya que recurrir al tratamiento farmacológico. Para este control, los líderes indiscutibles son las estatinas, y la prueba es que, solo en España, en 2021 se vendieron más de 62,5 millones de envases, dos millones más que el año anterior, según la información que aparece en la web del Ministerio de Sanidad. El informe Mercado global de las estatinas: tendencias de la industria y pronóstico para 2029, elaborado por la consultora Data Bridge, prevé un aumento sostenido de su consumo y calcula que, en 2029, las ventas alcanzarán a nivel mundial 20.410 millones de dólares (sin duda, una prueba de la magnífica salud de estas moléculas).

Foto: Foto: iStock.

A pesar de su gran éxito, no están libres de efectos adversos -como los dolores musculares-, por lo que, con frecuencia, son el blanco de fuertes críticas, especialmente por parte de los consumidores, ya que entre los médicos existe unanimidad en que sus beneficios superan los contratiempos.

Ahora, la revista Neurology, de la Academia Americana de Neurología, ha publicado una nueva investigación que revela que las personas que toman estatinas pueden tener menor riesgo de sufrir una hemorragia cerebral.

“Si bien se ha demostrado que las estatinas reducen el riesgo de accidente cerebrovascular por coágulos de sangre, ha habido investigaciones contradictorias sobre si el uso de estatinas aumenta o disminuye el riesgo de que una persona tenga una primera hemorragia intracerebral”, explica el doctor David Gaist, de la Universidad del Sur de Dinamarca en Odense y miembro de la Academia Estadounidense de Neurología.

Regiones cerebrales

“Para nuestro estudio, observamos las áreas lobuladas y no lobuladas del cerebro para ver si la ubicación era un factor para el uso de estatinas y el riesgo de una primera hemorragia intracerebral. Descubrimos que aquellos que usaban una estatina tenían un menor riesgo de sufrir este tipo de accidente cerebrovascular hemorrágico en ambas áreas del cerebro. El riesgo fue aún menor con el uso de estatinas a largo plazo”, describe el también primer firmante del artículo.

placeholder Imagen por TAC de un ictus hemorrágico.  (iStock)
Imagen por TAC de un ictus hemorrágico. (iStock)

Los lóbulos frontal, parietal, temporal y occipital ocupan la mayor parte del cerebro. El área no lobular incluye principalmente los ganglios basales, el tálamo, el cerebelo y el tronco encefálico.

Para el estudio, los investigadores observaron los registros de salud en Dinamarca e identificaron a 989 personas con una edad media de 76 años que tenían una hemorragia intracerebral en el área del lóbulo del cerebro. Se compararon con 39.500 personas que no sufrieron este tipo de accidente cerebrovascular y eran similares en edad, sexo y otros factores.

El 6,8% que sufrieron un ictus tomaron estatinas durante cinco años o más, frente al 8,6% de los que tuvieron un ictus y no tomaban el fármaco

También observaron a 1.175 personas de una edad promedio de 75 años que tenían una hemorragia intracraneal en las partes no lobuladas del cerebro. Se compararon con 46.755 personas que no sufrieron este tipo de accidente cerebrovascular y eran similares en edad, sexo y otros factores.

Los investigadores examinaron datos de prescripción para determinar la información sobre el uso de estatinas. Del total de participantes, el 6,8% que sufrieron un ictus habían estado tomando estatinas durante cinco años o más, frente al 8,6% de los que sufrieron un ictus y no tomaron el fármaco.

Foto: Identifican el grupo sanguíneo de mayor riesgo de ictus antes de los 60. (iStock)

Después de ajustar factores como la hipertensión, la diabetes y el consumo de alcohol, los autores encontraron que las personas que tomaban estatinas tenían un 17% menos de riesgo de sufrir un derrame cerebral en las áreas lobulares y un 16% menos de riesgo de derrame cerebral en las áreas no lobulares del cerebro.

El uso más prolongado de estatinas se asoció con un menor riesgo de accidente cerebrovascular en ambas áreas del cerebro. La terapia con estatinas durante más de cinco años se relacionó con una disminución del 33% del riesgo de sufrir una hemorragia cerebral en el área lobular y un 38% menos de riesgo en la región no lobulada.

En opinión de Gaist, "es una noticia tranquilizadora para las personas que toman estatinas que estas reduzcan el riesgo de ictus hemorrágico, así como el riesgo de accidente cerebrovascular por coágulos sanguíneos".

Más de la mitad de la población tiene cifras de colesterol elevado, uno de los grandes enemigos de la salud cardiovascular. La dieta y el ejercicio son el primer paso para mantener a raya los lípidos en la sangre, aunque es muy normal que eso no sea suficiente y haya que recurrir al tratamiento farmacológico. Para este control, los líderes indiscutibles son las estatinas, y la prueba es que, solo en España, en 2021 se vendieron más de 62,5 millones de envases, dos millones más que el año anterior, según la información que aparece en la web del Ministerio de Sanidad. El informe Mercado global de las estatinas: tendencias de la industria y pronóstico para 2029, elaborado por la consultora Data Bridge, prevé un aumento sostenido de su consumo y calcula que, en 2029, las ventas alcanzarán a nivel mundial 20.410 millones de dólares (sin duda, una prueba de la magnífica salud de estas moléculas).

Salud
El redactor recomienda