Menú
¿Tratamiento con gusanos en vez de antibióticos? Soluciones contra superbacterias
Nuevas vías terapéuticas

¿Tratamiento con gusanos en vez de antibióticos? Soluciones contra superbacterias

El avance de las llamadas superbacterias, resistentes a todos los antimicrobianos que se emplean en la práctica clínica, está impulsando el renacer de esta terapia contra las heridas de la Primera Guerra Mundial

Foto: La terapia larval se está recuperando para infecciones sin solución. (iStock)
La terapia larval se está recuperando para infecciones sin solución. (iStock)

La terapia con gusanos o terapia de desbridamiento de larvas es un tratamiento reconocido, eficaz, pero infrautilizado para el tratamiento de heridas difíciles de curar y úlceras infectadas, explica un equipo de investigadores que recientemente ha publicado sus conclusiones en la revista Journal of Wound Care.

Este insólito tratamiento sí que está disponible con prescripción del NHS en países como Reino Unido, donde el control de heridas está predominantemente dirigido por enfermeras. El objetivo de la nueva investigación era precisamente evaluar los sentimientos y opiniones de los enfermeros con respecto al uso de la terapia con gusanos en sustitución de los antibióticos.

¿Estaremos dispuestos a superar nuestra reticencia a lo espeluznante y abrazar la dosis curativa de estos seres vivos?

¿Por qué gusanos?

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que si no hacemos nada ante el imparable ascenso de las superbacterias, bacterias que una vez fueron inofensivas, pero que se han convertido en auténticos baluartes de la resistencia a los antibióticos gracias al curso de modificaciones genéticas o mutaciones, el mundo se encamina hacia una era posantibiótico.

Las superbacterias son cepas de bacterias, virus, parásitos y hongos que son resistentes a la mayoría de los antibióticos y otros medicamentos comúnmente utilizados para tratar las infecciones que desencadenan (como las que causan neumonía, infecciones del tracto urinario, infecciones de la piel o algunas enfermedades tan peligrosas como la clamidia o clamidiasis, que se transmite por vía sexual por la bacteria Chlamydia trachomatis y que puede provocar ceguera, infecciones óculogenitales y neumonía).

placeholder Necesitamos contrarrestar la amenaza global de las superbacterias. (Pexels)
Necesitamos contrarrestar la amenaza global de las superbacterias. (Pexels)

El hecho de transformarse en superbacterias hace que los tratamientos sean menos efectivos y, en algunos casos, incluso hasta ineficaces. Esta resistencia a los medicamentos, provocada en algunos casos por tomar dosis incorrectas de medicinas o administradas innecesariamente, hace que los gérmenes como las bacterias, los virus, los parásitos y los hongos se adapten a los medicamentos diseñados para matarlos y cambien para garantizar su supervivencia, que es su fin último.

Alternativas

Así, los científicos están determinando de qué forma paliar este avance imparable (ya no hay forma de ir marcha atrás) de las superbacterias. De ahí surge el tratamiento con gusanos o larvas. Si bien habitualmente las recordamos asociadas a cadáveres en descomposición por las películas, lo cierto es que durante la Primera Guerra Mundial fue un tratamiento muy habitual para tratar heridas y prevenir infecciones. Los cirujanos de campo descubrieron con sorpresa que los soldados cuyos cortes habían sido infestados con las larvas se curaron más rápido que los de los demás.

Foto: Foto: iStock.

Sin embargo, con la llegada masiva de los antibióticos médicos a partir de la década de 1940, el tratamiento con gusanos quedó aparcado a un lado olvidado de la medicina para abrazar esta moderna y cómoda terapia para las infecciones.

Gusanos... ¿puaj?

Emplear gusanos en heridas infectadas elimina la necesidad de usar antibióticos, pero no se colocan directamente en el cuerpo, sino que se emplean dentro de unas bolsitas similares a las de té. Las bolsas con gusano incluido se ponen sobre un tejido abierto, se cubren con un vendaje y se dejan hasta cuatro días como "último recurso" para los pacientes que no sanan con antibióticos.

Sin sorpresa alguna, los investigadores exponen que, a pesar de la efectividad probada del tratamiento, existe una gran "aprensión" como para vaticinar que esta terapia sea popular. Si bien está mayoritariamente extendida la idea de sentir cierta aversión a tratar directamente con estos bichos, son muy eficientes en lo que hacen, ya que los gusanos limpian el tejido muerto en una herida con gran infección en poco tiempo. ¿Estaremos dispuestos a superar nuestra reticencia a lo espeluznante y abrazar su dosis curativa?

La terapia con gusanos o terapia de desbridamiento de larvas es un tratamiento reconocido, eficaz, pero infrautilizado para el tratamiento de heridas difíciles de curar y úlceras infectadas, explica un equipo de investigadores que recientemente ha publicado sus conclusiones en la revista Journal of Wound Care.

Salud Infecciones
El redactor recomienda