Menú
Los perfeccionistas son más propensos a desarrollar agotamiento
PERSONALIDAD

Los perfeccionistas son más propensos a desarrollar agotamiento

Según un nuevo estudio, esta predisposición te hace más propenso a experimentar agotamiento debido a tus propias expectativas

Foto: Los perfeccionistas son más propensos a sufrir agotamiento y no es solo el estrés relacionado con el trabajo lo que lo causa. (Pexels)
Los perfeccionistas son más propensos a sufrir agotamiento y no es solo el estrés relacionado con el trabajo lo que lo causa. (Pexels)

La pandemia de covid-19, la guerra de Ucrania, la inflación, la vida... Son muchos los factores que actualmente pueden conducirnos al estrés e, incluso, llevarnos al límite de nuestras fuerzas. Si el estrés se acumula durante demasiado tiempo puede conducirnos al agotamiento, un estado más grave que el cansancio normal que podemos sentir en el día a día, caracterizado por agotamiento constante, entumecimiento emocional y confusión en el hogar y en el lugar de trabajo.

Si bien solemos asociar este cansancio o agotamiento con el estrés laboral, el impacto del agotamiento es mucho más amplio, según Gordon Parker, psiquiatra de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, y fundador del Instituto Black Dog, una organización que realiza investigaciones sobre los trastornos del estado de ánimo.

Foto: El estudio encontró que el sistema inmunológico puede beneficiarse de una poco de estrés. (iStock)

"Las personas que luchan contra el agotamiento también sufren disfunción cognitiva, a veces conocida como niebla mental, y desconexión de sus amigos y familiares, así como el rendimiento reducido más comúnmente reconocido en el trabajo y las tareas del hogar", aclara Parker, quien señala que hay muchas cosas fuera del lugar de trabajo que pueden causar estrés y provocar agotamiento, especialmente entre las personas que exigen la perfección.

Un duro precio que pagar

“La mayoría de la gente piensa que el agotamiento es un problema laboral. En realidad, descubrimos que el estrés experimentado en el trabajo o en el hogar puede poner en marcha las ruedas del agotamiento”, explica el experto.

placeholder La vida puede ser bastante intensa si no te conformas con nada que no sea la perfección. (Pexels)
La vida puede ser bastante intensa si no te conformas con nada que no sea la perfección. (Pexels)

El agotamiento es más común en ciertos rasgos de personalidad

Así que ¿quién es más probable que se queme y acabe no solo con fatiga habitual sino con agotamiento (burnout, en inglés)? El agotamiento está muy extendido entre los grandes triunfadores en el lugar de trabajo, pero cada vez es más frecuente en la vida personal.

“Nuestros análisis indicaron que el agotamiento también puede desarrollarse como resultado de los rasgos de personalidad predisponentes, especialmente el perfeccionismo”, continúa el experto. “Las personas con rasgos perfeccionistas suelen ser excelentes trabajadores, ya que son extremadamente confiables y concienzudos. Sin embargo, también son propensos al agotamiento ya que establecen estándares poco realistas e implacables para su propio desempeño, que en última instancia son imposibles de cumplir”, prosigue Parker.

"La mayoría de la gente piensa que el agotamiento es un problema laboral. Pero el estrés experimentado en el hogar también puede poner en marcha las ruedas del agotamiento"

¿Cómo saber que me estoy encaminando al agotamiento?

El psiquiatra especifica varias señales de advertencia para darnos cuenta de que estamos pisando señales rojas de alarma:

  • Te sientes constantemente cansado, no importa cuánto duermas.
  • Te sientes cada vez con una actitud más cínica sobre tu trabajo, sobre ti mismo y sobre el estado del mundo.
  • Te impacientas con facilidad.
  • Tienes una actitud y perspectiva negativa ante la vida.
  • No muestras entusiasmo por nada, ni siquiera en el trabajo.
  • Se te olvidan las cosas.
  • Te has vuelto desorganizado.
  • Tomar decisiones se ha vuelto abrumador, incluso para decisiones nimias de la vida.
  • Sientes que no puedes relajarte adecuadamente, incluso los fines de semana.
  • Estás empezando a sentirte separado de tu vida y tu trabajo.
  • La calidad de tu trabajo ha bajado considerablemente.
  • Estás experimentando síntomas físicos regulares de estrés, ya sean dolores de cabeza o náuseas.

El agotamiento es una condición grave que puede tener consecuencias negativas en la salud física y mental, de ahí que sea tan importante abordar el agotamiento desde el principio, ya que puede conducir a problemas de salud más graves si no se controla.

La pandemia de covid-19, la guerra de Ucrania, la inflación, la vida... Son muchos los factores que actualmente pueden conducirnos al estrés e, incluso, llevarnos al límite de nuestras fuerzas. Si el estrés se acumula durante demasiado tiempo puede conducirnos al agotamiento, un estado más grave que el cansancio normal que podemos sentir en el día a día, caracterizado por agotamiento constante, entumecimiento emocional y confusión en el hogar y en el lugar de trabajo.

Estrés Trabajo Salud mental
El redactor recomienda