Menú
Andropausia: el error es pensar que se trata de una menopausia masculina
TESTOSTERONA A LA BAJA

Andropausia: el error es pensar que se trata de una menopausia masculina

Falta de deseo sexual o un cansancio desproporcionado pueden ser la señal de que el nivel de testosterona está bajando, pero ¿cuándo debemos acudir a nuestro médico?

Foto: A partir de los 60 años es habitual que los hombres sufran andropausia. (iStock)
A partir de los 60 años es habitual que los hombres sufran andropausia. (iStock)

A pesar de que la mayoría de la gente identifica la andropausia con la versión masculina de la menopausia, lo cierto es que el síndrome de déficit de testosterona, que es como se la conoce en términos científicos, no corresponde exactamente con lo que le sucede a la mujer alrededor de los 50 años. Ahora bien, resulta comprensible que se caiga en este error, ya que las similitudes son elevadas. De hecho, así lo justifica el doctor Ignacio Moncada, jefe del Servicio de Urología del Hospital Universitario Sanitas Zarzuela y presidente de la Asociación Española de Andrología.

El doctor comprende que exista esta creencia generalizada a pesar de que en sentido estricto no es cierta, puesto que "en las mujeres se produce una detención de la función de los ovarios (que producen óvulos y estrógenos), mientras que en el varón no hay una detención completa de la función de los testículos (que producen espermatozoides y testosterona) y, por lo tanto, no hay una andropausia como tal, aunque sí hay una disminución de su función, con el consiguiente descenso de la testosterona y la aparición de síntomas".

"En la andropausia no hay una detención de la producción de testosterona, sino una disminución"

Otro de los aspectos que distinguen la andropausia de la menopausia es que esta última es una fase por la que todas las mujeres van a pasar, sí o sí, mientras que no todos los hombres padecerán andropausia. Ahora bien, "esta es como la vista cansada, bastante común", apunta el doctor, quien añade que suele aparecer a partir de los 60 años, aunque esto es muy variable".

Primera sospecha: a la mínima te quedas dormido

Puede que simplemente estés agotado porque últimamente trabajas más horas que un reloj, pero también es posible que ese bajón de energía sea uno de los síntomas del síndrome de déficit de testosterona. Para averiguarlo, lo más conveniente es ponerse en manos del médico, él sabrá discernir entre una posibilidad y la otra. El diagnóstico de andropausia llega "cuando a los síntomas compatibles con el descenso de la testosterona les añadimos el hallazgo de niveles bajos en sangre de testosterona", señala el experto. Y añade: "Se necesita la confirmación bioquímica de que esos síntomas de bajo deseo sexual, menos energía, somnolencia, etc, se deben a un bajo nivel de testosterona".

placeholder La falta de deseo sexual es una de las consecuencias del síndrome de déficit de testosterona. (iStock)
La falta de deseo sexual es una de las consecuencias del síndrome de déficit de testosterona. (iStock)

Al cansancio que señala el doctor, hay que sumarle otras señales anticipatorias, todas ellas relacionadas y consecuencia directa de la bajada de la hormona masculina. Teniendo en cuenta que una de las funciones de la testosterona está dentro de la esfera sexual, "su déficit se acompaña de bajo deseo sexual, pérdida de las erecciones matutinas y dificultad o retraso en la eyaculación", describe.

Por otro lado, también es una hormona con función anabolizante. Por lo tanto, "su déficit provocará bajada de energía, a menudo somnolencia, incluso tendencia a la depresión y al cansancio prematuro. También disminuye la masa muscular -continúa- y se puede producir osteoporosis. En definitiva, se produce una especie de envejecimiento prematuro y acelerado".

Además, estos síntomas podrían acentuarse ante la preexistencia de ciertos factores como "la obesidad y el síndrome metabólico", añade el doctor.

Foto: Ellos sufren problemas de erección y a ellas les falta deseo sexual

Baja todo, también el estado de ánimo

Uno de los efectos que más afectan al día a día del hombre que padece andropausia es la falta de energía y la sensación de cansancio prematuro. Ahora bien, sin duda, "también hay un impacto importante en otros aspectos y, entre ellos, en lo que concierne a la pareja", apostilla el doctor.

Por otro lado, la bajada de testosterona también es capaz de poner "patas arriba" el mundo emocional de los hombres. Así describe Moncada el impacto psicológico de la andropausia: "La baja autoestima que produce percibir la sensación de envejecimiento y la falta de energía pueden conducir a la depresión y, de hecho, se constata un aumento de los cuadros depresivos en personas mayores debido a estos factores".

"La bajada de testosterona puede provocar falta de autoestima e, incluso, favorecer la depresión"

¿Es posible volver a ser el de antes?

La presencia de los síntomas descritos, sin duda, resta calidad de vida a los varones que sufren andropausia, lo cual ya es motivo suficiente para buscar la manera de restablecer, en la medida de lo posible, la normalidad, tanto a nivel físico como emocional. Para ello, "hay que ponerse en manos del médico, idealmente el experto en andrología. Este evaluará los síntomas y realizará los cuestionarios y los análisis en sangre necesarios para llegar a un diagnóstico", aconseja el experto.

placeholder El médico sabrá confirmar el diagnóstico y corregir el déficit de testosterona. (iStock)
El médico sabrá confirmar el diagnóstico y corregir el déficit de testosterona. (iStock)

Con el diagnóstico en la mano (y en la cabeza), ¿qué se puede hacer? ¿Es posible acabar con los síntomas o la edad no perdona y poco se puede hacer salvo resignarse? El doctor descarta esta segunda opción e insiste en que "lo más importante es no pensar que estos síntomas (falta de deseo sexual, cansancio, inseguridad...) son debidos al simple envejecimiento, sino que puede haber un déficit de testosterona que se puede corregir para recuperar una calidad de vida adecuada".

Una "vuelta atrás" que es posible gracias a tratamientos como el sustitutivo con testosterona, tanto en inyección como en gel cutáneo, el cual es considerado por el doctor como "uno de los más seguros y efectivos, siempre y cuando esté bien indicado".

A pesar de que la mayoría de la gente identifica la andropausia con la versión masculina de la menopausia, lo cierto es que el síndrome de déficit de testosterona, que es como se la conoce en términos científicos, no corresponde exactamente con lo que le sucede a la mujer alrededor de los 50 años. Ahora bien, resulta comprensible que se caiga en este error, ya que las similitudes son elevadas. De hecho, así lo justifica el doctor Ignacio Moncada, jefe del Servicio de Urología del Hospital Universitario Sanitas Zarzuela y presidente de la Asociación Española de Andrología.

Salud
El redactor recomienda