Menú
Más de medio millón de niños españoles no tiene pediatra asignado en atención primaria
Datos de AEPap

Más de medio millón de niños españoles no tiene pediatra asignado en atención primaria

523.636 menores no tienen asignado un facultativo de esta especialidad ni ningún otro médico en su centro sanitario. Una situación que pone en riesgo su salud, según denuncian los expertos

Foto: 523.636 niños y adolescentes no tienen pediatra asignado ni ningún otro médico. (iStock)
523.636 niños y adolescentes no tienen pediatra asignado ni ningún otro médico. (iStock)

Más de medio millón de menores españoles no tienen un pediatra de atención primaria asignado al que acudir. Tampoco pueden contar con otro profesional, como un médico de familia, como facultativo de referencia para su atención. En concreto, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) denuncia que un total de 523.636 niños y adolescentes carecen de pediatra asignado, o de cualquier otro médico.

“El problema no es solo que este medio millón de chavales no tenga pediatra, es que no tiene ningún tipo de médico, que es muchísimo peor. Esos niños van al centro de salud y dicen ‘¿dónde está mi pediatra?’ porque no tienen ningún titular, ni médico de familia ni pediatra, que les atienda. Son plazas vacías. Plazas con el médico que las atiende de baja, de excedencia o que no la ha querido coger nadie en las oposiciones porque es una plaza realmente mala”, señala a El Confidencial la presidenta de AEPap, Concepción Sánchez Pina.

Estos datos de febrero 2023 los ha obtenido AEPap de una encuesta realizada a los representantes autonómicos de más de 4.900 pediatras de los centros de salud, que han aportado cifras sobre las plazas vacantes en sus respectivas regiones, que se han trasladado a una población total de 7,07 millones de menores de 15 años en España.

Si miramos las cifras por comunidades autónomas, Madrid está a la cola, con más del 10% de las plazas sin cubrir y 281.544 menores sin médico asignado. Justo detrás de ella, con más del 6%, se encuentran Cataluña (96.483 chavales sin facultativo), Asturias (8.988) y Navarra (6.000). En el lado opuesto de la balanza, con un porcentaje inferior al 1% de plazas de pediatría vacantes, se encuentra Castilla y León, Murcia, La Rioja, Cantabria y las Islas Canarias.

Si comparamos con los datos del año pasado, la situación ha empeorado en Asturias, Aragón –36% de plazas descubiertas en el sector Teruel y 7% en el sector Barbastro; son plazas con pediatra titular en excedencia, comisión de servicio, maternidad, etc, sin sustituir–, Baleares, Extremadura y Madrid. En cambio, ha mejorado la asistencia en los ambulatorios de Castilla y León, Murcia y Andalucía, al tener más plazas cubiertas para atención a menores en los centros de salud que el año previo.

Desde AEPap destacan la situación de Madrid, donde más del 10% de las plazas de pediatría están vacantes, se han amortizado o han pasado a ser plazas de adultos. De acuerdo con los datos oficiales de la Comunidad, en diciembre de 2021 había un total de 925 pediatras de atención primaria estatutarios y, en diciembre de 2022, 663, lo que supone 262 (28,3%) pediatras menos. En esta comunidad, más de la mitad de los pediatras que han aprobado el reciente concurso-oposición no se incorporan a sus nuevas plazas de primaria, sino que eligen permanecer en hospitales pidiendo excedencia voluntaria. "No quieren ocupar una plaza con turnos de horario de tarde fijo y agendas de trabajo ilimitadas", apunta Pina.

Plazas sin cubrir y malas condiciones laborales

Hasta el 50% de las plazas de pediatría están cubiertas por facultativos que no son especialistas en pediatría, como pasa en Baleares y Castilla-La Mancha. En Murcia, el 40% están en esta situación, el 36% en Andalucía y el 26% en Madrid. En los casos en los que no se cubren las plazas por pediatras, “se contrata a médicos de familia, médicos generales y médicos extracomunitarios sin título homologado, de acuerdo con nuestras sociedades federadas”, señala.

Esta no es una cuestión de falta de especialistas, según explican desde la asociación. De hecho, pediatría es la especialidad, tras medicina de familia y comunitaria, que más plazas de formación oferta anualmente en el MIR. Para AEPap, muchos de los problemas de para cubrir las vacantes, además de a la falta de previsión, se deben a la precariedad laboral.

“Llevamos muchos años diciendo que hay plazas con horarios incompatibles con la conciliación y que hay plazas que tienen una saturación total y absoluta por una demanda infinita”, reclama Pina. “Parece ser que en algunas comunidades autónomas están empezando a poner fin a esta situación de demanda infinita. Pero, claro, en el momento que las plazas mejoren y tengan una situación laboral aceptable, los profesionales querrán coger esas, quedando las otras vacantes. La realidad actual es que hay muchas plazas que los profesionales no quieren coger por las malas condiciones laborales”, añade. La sobrecarga de trabajo la ejemplifica con compañeros que además de hacer su horario tienen que estar de guardia constante por ser el único recurso en la zona y “algunos que pueden ver 50 niños en un día y cuando se están marchando a su casa a las 9 de la noche, ya tienen las agendas llenas para el día siguiente”.

Foto: Manifestación de los mir de Madrid por un convenio "digno". (EFE/Rodrigo Jiménez)

Por otro lado, desde la asociación destacan que en 14 regiones ha habido resolución de convocatoria de oposiciones con adjudicación de plaza para los pediatras de primaria en los últimos dos años, pero no ha habido resolución en Valencia, Canarias ni en País Vasco. Y no ha habido resolución de traslados en la Comunidad Valenciana, ni tampoco en Canarias.

En cuanto a las plazas de difícil cobertura, en ocho regiones (Canarias, Navarra, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, Asturias, Baleares y La Rioja) no se han empezado a aplicar medidas de incentivación y en otras, como la Comunidad Valenciana, se han anunciado, pero no se han llegado a aplicar. Sí se ha comenzado en Murcia, Andalucía, Aragón y Cantabria.

placeholder Foto: EFE/Daniel González.
Foto: EFE/Daniel González.

La presidenta resume: “Existen iniciativas aisladas que pueden ser de valor, pero, en conjunto, la situación de la asistencia a menores en atención primaria en España no mejora, a pesar de las múltiples medidas desarrolladas a partir del Marco Estratégico 2019 de la Atención Primaria”. A pesar de ello, Pina quiere trasmitir “una nota de optimismo”: “Hay comunidades autónomas que lo están haciendo bien y que lo llevan haciendo bien desde el principio, como por ejemplo Extremadura, donde que hay mucha dispersión de población. También pasa en Castilla y León, donde también hay mucha dispersión y la mayoría de los profesionales que hay contratados para ver menores son pediatras viendo a los niños con grupos pequeños. En estas regiones, la situación está mucho mejor que en otras como Madrid, Baleares, Cataluña y Andalucía”. Por ello, la presidenta de los pediatras de primaria pide a las comunidades con peores ratios que tomen como referencia las medidas de las que están mejor.

Consultado por este periódico, el Ministerio de Sanidad ni confirma ni desmiente los datos aportados por AEPap. Lo que recuerda es que las competencias están transferidas a las regiones, al tiempo que señala que “casi el 50% de los pediatras están adscritos a la atención hospitalaria” y que “mientras que uno de cada cinco pediatras de la red de primaria cumplirá la edad de jubilación en el próximo lustro, solo el 11% de los que trabajan en la red de hospitales están en esa edad de prejubilación”.

Cómo afecta a la salud de los niños

Llegados a este punto en el que hemos hablado de cifras, porcentajes y precariedades, muchos estarán pensando: “¿Es que nadie piensa en los niños?”. Según explica la pediatra, que este medio millón de menores españoles no tenga un médico asignado en su ambulatorio tiene consecuencias negativas sobre su salud.

“Es muy importante conocer al niño, a la familia, el entorno biológico, el entorno social y el entorno psicológico donde está cada niño. Cada menor es distinto en función de su barrio, su colegio, su familia o sus prestaciones concretas, y todo eso el pediatra lo conoce. El pediatra conoce la situación del niño no solo dentro de su enfermedad, como lo conocen los del hospital, sino que además el de primaria conoce a la familia, conoce la situación social, la situación psicológica… El entorno del niño es fundamental para evaluar un dolor de tripa, un dolor de cabeza, la tristeza de un niño... Poner al niño en sus circunstancias es la diferencia fundamental”, desarrolla.

placeholder Foto: EFE/Javier Lizón.
Foto: EFE/Javier Lizón.

Estar en contacto con la realidad del menor es clave para que no se escape nada a la hora de un diagnóstico: “Conocer el entorno es fundamental para diagnosticar bien una enfermedad y para hacer un seguimiento adecuado del niño”.

Asimismo, apunta a la importancia de la familiaridad para los más pequeños: “Cuando un niño llega a la consulta de su centro de salud y está su pediatra, está confiado y tranquilo, porque sabe que no le hace daño. Pero si no conoce a esa persona, va a tener miedo y pensar que le va a hacer daño”.

Más de medio millón de menores españoles no tienen un pediatra de atención primaria asignado al que acudir. Tampoco pueden contar con otro profesional, como un médico de familia, como facultativo de referencia para su atención. En concreto, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) denuncia que un total de 523.636 niños y adolescentes carecen de pediatra asignado, o de cualquier otro médico.

Salud
El redactor recomienda