Menú
Un estudio revela el efecto de la vitamina E sobre el insomnio en mujeres menopáusicas
Menos sedantes

Un estudio revela el efecto de la vitamina E sobre el insomnio en mujeres menopáusicas

La falta de sueño aumenta significativamente el riesgo de muchas enfermedades crónicas, como la hipertensión arterial, el infarto de miocardio, la insuficiencia cardiaca o la diabetes tipo 2

Foto: El insomnio crónico es uno de los problemas más comunes en mujeres posmenopáusicas. (iStock)
El insomnio crónico es uno de los problemas más comunes en mujeres posmenopáusicas. (iStock)

El insomnio crónico es uno de los problemas más comunes en mujeres posmenopáusicas, que se definen como mujeres con amenorrea durante al menos 12 meses consecutivos debido al cese de la función ovárica. Una problemática que en muchas ocasiones se agrava por el infradiagnóstico -atribuir un síntoma concreto directamente al trastorno mental, sin que haya ninguna evidencia que demuestre esta relación- y el tratamiento inadecuado. Un ensayo publicado en una revista científica MDPI (en la sección Micronutrients and Human Health) evalúa el potencial de la vitamina E para tratar el insomnio crónico como alternativa a los sedantes y la terapia hormonal.

En el estudio participaron 160 mujeres posmenopáusicas con trastorno de insomnio crónico, divididas al azar en dos grupos. El grupo de vitamina E recibió 400 unidades de tocoferol mixto al día, mientras que el grupo de placebo recibió una cápsula oral idéntica. El resultado primario de este estudio fue la calidad del sueño evaluada por el Índice de Calidad del Sueño de Pittsburgh (PSQI), un cuestionario autoevaluado y estandarizado. El resultado secundario fue el porcentaje de participantes que usaban fármacos sedantes.

Foto: (iStock).

El insomnio implica etapas de hiperactivación durante el sueño y la vigilia, con niveles de activación aumentados en los dominios cognitivo, emocional y fisiológico. La prevalencia de insomnio entre la población general es de alrededor del 10%, con predominio femenino y de edad creciente. Esto coloca a las mujeres menopáusicas en alto riesgo. Las molestias del sueño aumentaron drásticamente durante la transición a la menopausia, con un aumento de la prevalencia del 12% al 40% desde la edad reproductiva tardía (alrededor de los 40 años) hasta la perimenopausia (a principios de los 50).

Efecto sobre la mortalidad

El insomnio no solo aumenta significativamente el riesgo de muchas enfermedades crónicas, como la hipertensión arterial, el infarto de miocardio, la insuficiencia cardiaca, la diabetes tipo 2, el deterioro cognitivo, las enfermedades neurodegenerativas, la depresión mayor, las bajas por enfermedad y los accidentes, tanto en el trabajo como en vehículos motorizados, sino que también tiene el efecto de aumentar la mortalidad.

En cuanto al ensayo, los autores indican que no hubo diferencias significativas en las características iniciales entre los grupos de estudio. Sin embargo, la mediana de la puntuación PSQI al inicio del estudio fue ligeramente superior en el grupo de vitamina E en comparación con el placebo. Después de un mes de intervención, esta puntuación fue significativamente más baja -lo que indica una mejor calidad del sueño- en el grupo de vitamina E.

Foto: Fuente: iStock.

Entre las principales conclusiones se extrae que el insomnio crónico es uno de los problemas más comunes entre las mujeres posmenopáusicas, con varias estrategias de tratamiento disponibles: "Hemos demostrado el potencial de la vitamina E como tratamiento alternativo para el trastorno de insomnio crónico que mejora la calidad del sueño y reduce el uso de sedantes". Esta enfermedad, que afecta a gran parte de la población, es muy compleja y cuenta con múltiples causas no identificadas y varios tratamientos disponibles.

Entre las opciones hay algunas farmacológicas y otras que no lo son. Al mismo tiempo, "el estrés desempeña un papel en el insomnio crónico, que se mejora con la suplementación con potentes antioxidantes liposolubles o vitamina E, como se muestra en nuestros resultados". Así, las futuras investigaciones "deben correlacionar el nivel de estrés, el nivel antioxidante, la alteración del sueño y los cambios en los suplementos pre y postantioxidantes o vitamina E para investigar más a fondo esta relación".

El insomnio crónico es uno de los problemas más comunes en mujeres posmenopáusicas, que se definen como mujeres con amenorrea durante al menos 12 meses consecutivos debido al cese de la función ovárica. Una problemática que en muchas ocasiones se agrava por el infradiagnóstico -atribuir un síntoma concreto directamente al trastorno mental, sin que haya ninguna evidencia que demuestre esta relación- y el tratamiento inadecuado. Un ensayo publicado en una revista científica MDPI (en la sección Micronutrients and Human Health) evalúa el potencial de la vitamina E para tratar el insomnio crónico como alternativa a los sedantes y la terapia hormonal.

Salud
El redactor recomienda