Primero fue Nutella. La marca de la multinacional Ferrero se vio en los últimos meses en el punto de mira de la opinión pública por la utilización del polémico aceite de palma en la composición de su producto estrella, así como por un giro nutricional en su receta: tal y como denunció el grupo de consumidores alemán Hamburg Consumer Protection Centre, la nueva Nutella incorporaba más azúcar y más grasas.

Ahora el foco de atención se desplaza a Nocilla, la crema de cacao fundada en España en los años sesenta por el grupo Starlux y actualmente propiedad de Idilia Foods: la Organización de Consumidores y Usuarios acaba de presentar una denuncia ante la Dirección de Consumo de la Generalitat Valenciana por incumplimiento sobre información alimentaria facilitada al consumidor.

La OCU asegura que Idilia Foods está utilizando irregularmente la alegaciones nutricionales en la Nocilla

Durante décadas, las cremas de cacao han estado simbólicamente ligadas a valores afectivos como los sabores de la infancia o la pertenencia a un grupo social (se era de Nocilla o de Nutella). Ahora, la relación con dichas marcas podría estar dando un importante giro: "Los consumidores buscan más información en fuentes rigurosas y están más preocupados por su salud. Nos hallamos en un momento en que la divulgación en temas de alimentación y nutrición ha ganado relevancia, y no son pocos los profesionales que denuncian estas estrategias de 'marketing' emocional", nos comenta la experta Beatriz Robles, técnologa de alimentos y consultora de seguridad alimentaria.

El consumidor desorientado

La OCU asegura que Idilia Foods está utilizando de forma irregular la alegación nutricional '+ Leche. Fuente de calcio' en el envase de algunos de los productos que comercializa con la marca Nocilla. Según la organización, no se señala en qué cantidad o porcentaje la crema de cacao posee más leche, ni tampoco se compara el producto con ningún otro alimento de la misma categoría, incumpliendo así el artículo 9 del Reglamento (UE) Nº 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo.

Idilia Foods defiende en un comunicado remitido a Alimente que "todos los productos de la gama de Nocilla cumplen escrupulosamente la legislación vigente". Asimismo, sostiene que "la afirmación se refiere a la media ponderada de las cremas de cacao de dos sabores del mercado" y que "el contenido en leche está indicado en la etiqueta".

La declaración nutricional que ha abierto la polémica.
La declaración nutricional que ha abierto la polémica.

La OCU denuncia, sin embargo, que a través de las letras, la ubicación y la utilización del signo '+' se induce a error, ya que la declaración abarca tanto a la leche como al calcio. "Ese signo '+' solo puede hacer referencia a la leche, porque la declaración 'mayor contenido en' solo puede aplicarse a nutrientes que no sean vitaminas y minerales. Se podría interpretar que por el diseño hay una intencionalidad en el etiquetado", explica Robles.

Desde la organización de consumidores se asevera que, dado el perfil nutricional de un producto como Nocilla —que multiplica por cinco los límites de grasas saturadas y por seis los de azúcar—, no debería aparecer la alegación sobre el calcio, que incita a pensar que es un producto beneficioso para la salud. Robles nos aclara que en este aspecto "existe un importante vacío legal; el reglamento de 2006 quería que se desarrollasen unos perfiles para los productos en función de la cantidad de grasas, azúcar, sal o efectos que tienen sobre la salud". "Esos perfiles limitarían qué alimentos pueden llevar o no declaraciones nutricionales. Si se hubieran aprobado, este tipo de productos no podría utilizar estos recursos, ya que estarían reconocidos como no saludables", añade.

Estrechando el cerco

Con todo, las autoridades intentan dar pasos adelante para evitar que se siga confundiendo al consumidor. En este sentido, la Unión Europea está inmersa en un proceso legal para impedir que se continúe abusando de la declaración 'sin' —como, por ejemplo, en el 'sin aceite de palma'—, que se utiliza para presentar ciertos alimentos como más saludables por las características que no poseen, en vez de por lo que de verdad contienen.

"Buena noticia para Ferrero, que ha defendido siempre el uso del aceite de palma para fabricar Nutella", ironizaba el diario italiano 'La Stampa'. Beatriz Robles nos explica el entramado legal vigente en este momento, así como las lagunas: "El reglamento 1924/2006 regula las declaraciones 'sin aporte energético', 'sin grasas saturadas', 'sin azúcar', 'sin azúcares añadidos' y 'sin sodio o sin sal'; el 828/20014, el 'sin gluten', y no hay ningún acto legislativo sobre 'sin lactosa'. Se están etiquetando, por ejemplo, algunas leches como leches sin gluten. Ninguna leche lleva gluten. Se utiliza el lenguaje para hablar de características que no poseen. Con estas estrategias se juega con el consumidor".