Aquello que nos enseñaron de que el agua es incolora, inodora e insípida es falso. El agua puede oler y tiene sabor y brillos diferentes por su procedencia, afirman los expertos. Agua embotellada con 9.750 gotas de lluvia de Tasmania, aguas procedentes de la frontera entre China y Siberia, de los glaciares de la Patagonia, de expediciones al Ártico, aguas que aumentan el nivel de oxígeno en sangre a los 15 minutos de consumirse, aguas de alguno de los 145 manantiales que hay en España, aguas recogidas solo en noches de luna llena…

"El origen del agua marca tanto su personalidad como sucede con el vino. Cada una coge en su viaje una serie de minerales que la hacen única", asegura Faustino Muñoz Soria, sumiller de aguas y el mayor experto en la materia de nuestro país. Hay multitud de aguas que no son para consumir a diario. Las más habituales, las que puede encontrar en cualquier supermercado, son tres: agua mineral natural es la más consumida y debe ser envasada tal y como sale del manantial: agua de manantial, que se diferencia de la anterior porque no tiene que demostrar que conlleva efectos saludables y agua potable preparada es la que se ha tratado para mejorar su calidad o alterar su composición.

"Además de ser digestiva, el agua con gas ayuda, incluso, a paliar la resaca"

La clasificación más práctica para el agua de cada día es en aguas duras o aguas blandas. Se denominan así por su grado de mineralización. "La mayor o menor dureza del agua procede básicamente del calcio y el magnesio y a cada consumidor le van bien uno u otro tipo de agua", afirma Muñoz Soria. Por regla general, a mayor mineralización, más sabor. Es decir, a comida ligera, agua blanda como Bezoya, Solares o Cabreiroá. A comida fuerte (guisos, estofados, carnes rojas, quesos...), agua dura (Solán de Cabras) o agua con gas (Vichy Catalán o Perrier), que potencia el sabor de los alimentos.

Efectos e indicaciones

¿Y a quién le puede beneficiar cada tipo de agua? El agua dura es recomendable para un individuo joven o deportista, ya que los minerales le servirán para recuperar. Son recomendables aguas con mucho calcio, como la soriana Monte Pinos, para los problemas de huesos y dientes, para prevenir la osteoporosis, para embarazadas... Las aguas con mucho magnesio, como AguaViva, tienen efectos laxantes, ayudan a la recuperación muscular y tienen efecto antiestrés. Las sulfatadas, como Fuente Primavera, favorecen el cuidado de la piel, del aparato digestivo y tienen un punto de sabor amargo.

"A cada consumidor le va bien un tipo de agua en función de su dureza"

¿Y el agua de mineralización débil? Está indicada para bebés, para personas mayores con problemas arteriales o de riñón, para evitar la retención de líquidos, para los hipertensos… Eso sí, que nadie espere milagros. "El agua no aporta beneficios completos. Puede servir como complemento e incluso ayudar en algunos problemas, pero no tiene propiedades curativas", se afirma desde la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas.

Burbujas transparentes

Capítulo aparte es el agua con gas. Su cuota de mercado en España sigue siendo baja. Apenas alcanza el 5%, pero son aguas cada vez más apreciadas. Se trata de un producto que favorece la digestión siempre y cuando los carbonatos sean naturales y no añadidos, ya que en ese caso provocarían una sensación de hinchazón. Cuanto más bicarbonato contengan, más intensidad. Entre las españolas, Vichy Catalán es la marca dominante. Se trata en general de aguas que, además de combatir la sed y ser digestivas, pueden incluso paliar la resaca. Así se asegura en las botellas de Pedras Salgadas, un agua con gas portuguesa.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El agua se ha convertido en un elemento indispensable en la carta de muchos restaurantes. Hay establecimientos que cuentan con más de medio centenar de botellas de 20 países distintos. Y para seleccionar esas aguas se sigue un proceso muy similar al de las catas de vino. Se analiza la estructura, la suavidad, el cuerpo, el sabor, los minerales... Incluso el envase. Muchas de las aguas españolas (Numen, Solán de Cabras, Bezoya, Font Vella, Cabreiroá, Vichy Catalán, Lanjarón...) ya cuentan con botellas Premium.