Menú
Los trucos para elegir la mejor sandía de la frutería
  1. Consumo
Consejos para acertar

Los trucos para elegir la mejor sandía de la frutería

Color oscuro, carencia de brillo o peso generoso son algunas de las cualidades que caracterizan a una buena sandía y en las que es aconsejable fijarse. Sin embargo, hay más trucos que permiten dar por fin con la más dulce y sabrosa

Foto: La sandía es refrescante, ligera e hidratante.
La sandía es refrescante, ligera e hidratante.

Refrescante, ligera e hidratante, la sandía es una de las comidas más consumidas durante el verano. En contra de la creencia generalizada, no es una fruta, sino una hortaliza de la familia de las cucurbitáceas, como la calabaza, el pepino o el calabacín. Por este motivo, cuando esta se estropea o no está buena tiene un sabor que recuerda al de estos vegetales.

Repleta de bondades nutricionales

Al margen de esta curiosidad, lo cierto es que esta –llamémosla– fruta constituye uno de los grandes placeres nutricionales de los días veraniegos, pues ayuda a soportar la canícula de las horas más implacables del día. Muchos piensan que solo aporta agua. Es cierto que tiene un alto contenido –en torno al 90%– de este líquido, pero también es generosa en vitaminas A, C y B6, en hidratos de carbono, en minerales –sobre todo, potasio y magnesio– y en fibra.

Sin embargo, el componente más valioso que contiene, según los expertos en nutrición, es el licopeno. Este carotenoide –el mismo que le confiere la pigmentación al tomate– tiene un gran poder antioxidante y aporta numerosos beneficios a nuestra salud, entre los que destacan la reducción de los niveles de colesterol y de hipertensión, la prevención de enfermedades de corazón e incluso la prevención de algunos tipos de cáncer, como los relacionados con el papiloma.

Lo sentimos, la página no está disponible.
Error 500
Inténtelo de nuevo en unos minutos
Ir a la portada