Ninguno de los edulcorantes de mesa que se venden en Europa como estevia lo son, por mucho que las compañías que los fabrican y distribuyen, como Azucarera Española, con su producto Truvia o Natreen Estevia, además de las marcas del súper Mercadona, Hacendado y otras, utilicen la planta y el edulcorante 'natural' como reclamo en su imagen y campañas de marketing. Lo que de verdad contienen son glucósidos de esteviol combinados con eritritol -otro edulcorante totalmente distinto-, que representan en ocasiones más del 90% de los productos que se venden a base de estevia.

"Lo que se usa de la estevia son los glucósidos de esteviol, que sí están aprobados y se extraen de la planta"

Tal y como explica a Alimente el italiano Flavio Fergnani, de la EFSA -Agencia para la Seguridad Alimentaria de la UE-, "sencillamente, las hojas de la estevia no están aprobadas para su consumo como aditivo o edulcorante de mesa en la UE". Es la razón por la que la mención de la planta y su contenido en los edulcorantes genera confusión en el consumidor. "Lo que se emplea de la estevia son los glucósidos de esteviol: un compuesto químico extraído de la planta, que sí está aprobado para su uso desde noviembre de 2011, con su denominación técnica E-960. Después de su aprobación, la EFSA ha evaluado varias propuestas para la modificación de su uso, las cantidades diarias de esteviol y su empleo como aditivo", explica Flavio.

Azucarera, que fabrica Truvia, su producto de estevia, reconoce que el término 'natural' es arbitrario

¿Son naturales estos glucósidos de esteviol? Algunos sí y otros no, ya que de hecho existen varios y pueden obtenerse de la planta como un extracto o ser sintetizados en laboratorio químicamente, según aclara a Alimente Andreu Palou, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de las Islas Baleares y experto en aditivos: “Lo primero que habría que explicar es que el uso de los responsables de marketing de muchos de estos productos juegan con el concepto 'natural', porque prácticamente no está regulado y vende más entre los consumidores, especialmente en el caso de la estevia, que está de moda".

La indignación se produce cuando estos comprueban que no solo compran glucósidos de esteviol y no estevia, sino que además el componente principal es el eritritol u otro edulcorante. "Los glucósidos de esteviol tienen un dulzor de entre 50 y 200 veces más potencia que el azúcar de mesa, dependiendo del tipo, ya que hay dentro de esta categoría varias clases, como los esteviósidos y los rebaudiósidos -provenientes de la variedad más pura, la rebaudiana-, lo que explica que muchos fabricantes utilicen otro edulcorante base para darle volumen, como es el caso del eritritol, totalmente distinto, menos complejo y que proviene de la fermentación de los alcoholes, también presente en la naturaleza”, explica Andreu Palou, quién matiza que en esas dosis "los responsables del sabor dulce siguen siendo los glucósidos de esteviol, no los otros edulcorantes".

Eritritol, un edulcorante para dar volumen

El hecho de que exista más cantidad de otros compuestos en vez del edulcorante 'natural' de la estevia, como es el caso de la marca Truvia de Azucarera Española o Natreen Estevia, crea confusión. Si se lee con atención, en el caso de Truvia se advierte que en su composición el glucósido de esteviol no representa más de un 2%. El resto, un 98%, es eritritol, “un compuesto derivado del azúcar de los alcoholes, pero con un contenido calórico casi inexistente”, explica Andreu Palou.

Alimente se ha puesto en contacto con Azucarera Iberia, fabricante de Truvia, para aclarar por qué usan un 98% de otro edulcorante en el producto que venden básicamente como estevia. Argumentan que el uso del eritritol es como "agente de carga", es decir, para que sea manejable para el consumidor. Rhona Martin, directora de Marketing y Desarrollo de Negocio de Azucarera, reconoce a Alimente que el concepto 'natural' es bastante arbitrario, ya que "no existe una legislación clara sobre lo que se puede decir y lo que no".

"Lo combinamos con eritritol, que es un edulcorante tambien natural que se produce a partir de la fermentación"

Explica en cualquier caso que "los glucósidos de esteviol que obtenemos de la variedad rebaudiana para Truvia se consiguen de forma natural a partir de una infusión de las hojas, de donde sale un líquido del que se extraen los cristales (los glucósidos), que son los responsables del sabor dulce de la estevia. Además, lo combinamos con eritritol, que es un edulcorante tambien natural que se produce a partir de la fermentación de la levadura Moniliella pollisis, que se nutre de la dextrosa y cuyo poder endulzante es mucho menor, por lo que nos sirve para que el consumidor pueda usar cómodamente el producto. De otra forma, tendrían que utilizar una cantidad tan pequeña de glucósido que casi ni la verían".

Flavio Fergnani apunta, sin embargo, que no es el eritritol el que está ahora bajo el punto de mira, sino los extractos de la estevia. "Los glucósidos de esteviol están siendo revisados actualmente por la EFSA para una nueva evaluación, que saldrá en apenas dos años. Actualmente, las dosis diarias recomendadas son de 4 mg/kg según el peso. "Lo que quiere decir que para un adulto de 70 kg una ingesta de 280 mg de esteviol es segura, mientras que para un niño de 20 kg sería de 80 mg por día", apunta el italiano.

"En los herbolarios se pueden encontrar las hojas de la planta desecadas y concentraciones más altas -explica Rhona Martin-, pero a un precio superior y en cantidades difíciles de manejar, ya que el dulzor de los glucósidos es enorme". La cuestión del precio no está clara, ya que depende del porcentaje, pero el propio bioquímico Andreu Palou reconoce que tiene sentido utilizar un agente de carga como el eritritol para darle volumen. En cualquier caso, la planta de moda, que no es todo lo que parece, sigue bajo la lupa de la EFSA.