Acudir a un parque de atracciones sin la mochila o la nevera bien pertrechada de comida de casa puede ser un error de los gordos porque admitámoslo, en estos lugares abunda la comida que no es precisamente de la mejor calidad y, para colmo, a un precio nada saludable para el bolsillo.

A esto se añade que hay que hacer colas, aguardar nuestro turno pacientemente y quizás no nos apetezca semejante plan, cuando lo que queremos es comer con prontitud y seguir con la exigente marcha de un parque de atracciones. En definitiva, conviene tomarse la molestia de preparar nuestra comida e incluso bebida si no queremos acabar pagando el pato. Eso sí, siempre que nos permitan acceder con ella.

Parques que prohíben la entrada con comida

Desafortunadamente, no todos los parques permiten que accedamos con comida. Una prohibición que, sin duda alguna, perjudica muy especialmente a aquellos que padecen algún tipo de intolerancia, personas celíacas o los que presentan problemas digestivos y que deben seguir una dieta muy estricta.

Según alegan en la página web del Parque Warner, la medida se explica por razones de higiene y seguridad. En su lugar, ofrecen la posibilidad de adquirir el menú de forma online y con descuento. A juicio de Facua–Consumidores en Acción, el argumento esgrimido es una “excusa carente de fundamento” con la que solo persiguen un “incremento de sus ingresos”. Dicha organización, cansada de las constantes quejas de usuarios a los que se les retiraba la comida y bebida que llevaban en el interior de sus mochilas al intentar acceder a las instalaciones, decidió en 2014 pedir a seis parques de atracciones (Parque Warner, Isla Mágica, Dinópolis, Port Aventura, Siam Park y Terra Mítica) acabar con esta prohibición.

De hecho, consideran que esta práctica es una cláusula abusiva que está prohibida por el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. No obstante, hemos comprobado que la medida no prosperó, pues el Parque Warner (Madrid) sigue en sus trece, al igual que Isla Mágica (Sevilla). Aunque es cierto que sí que contemplan la posibilidad de permitir el acceso con botellas de agua y alimentos de personas con problemas específicos de salud.

Por su parte, Dinópolis (Teruel) tampoco ha variado su política a pesar de la insistencia de Facua. De hecho, según explican en la sección de preguntas frecuentes, el parque está preparado para atender las necesidades de personas con cualquier tipo de intolerancia, puesto que dispone de varias zonas de restauración con menú para celíacos y carta de alérgenos.

Port Aventura (Tarragona) tampoco ha dado su brazo a torcer como atestiguan los montones de comida requisadas que se pueden contemplar al lado de las taquillas de acceso al parque. “Ni siquiera se puede llevar un plátano para calmar a un niño de 3 años”, una queja de Elisa, bloguera de 'Planeta Mamy', que visitó este parque durante las vacaciones del verano pasado.

Más permisivos

Otros, como Siam Park (Tenerife), parecen haber relajado un poco la aplicación de esta norma, pues no inspeccionan las mochilas y es fácil, según comentan los viajeros en diversas webs, entrar con comida del exterior. De hecho, en su web aseguran que permiten esta práctica, aunque pagando una suerte de peaje por ello, pues advierten de que cobrarán 3 euros por “almacenar su comida y bebida durante su visita al parque”, la cual se podrá disfrutar exclusivamente en la zona picnic habilitada.

Otro de los parques de referencia, Terra Mítica (Benidorm), nos informa a través de sus redes sociales de que no se puede entrar con comida, pero que existe un servicio de consignas para dejar las pertenencias durante la estancia en el complejo. Además, nos ponen al tanto de un truco, pues fuera del parque, a mano izquierda de donde se encuentran las taquillas de venta de entradas, existe una “pequeñísima” zona de picnic. Por lo tanto, los visitantes pueden salir, comer allí (siempre y cuando haya disponibilidad) y volver a entrar. “Lo indican en los tornos, les ponen un sello que permite la reentrada”, agregan.

A pesar de la reclamación planteada por Facua, muchos parques de atracciones no han variado su política

Lo cierto es que, salvo estas excepciones, la mayoría de parques de atracciones ofrecen merenderos sombreados donde los visitantes pueden acomodarse para tomarse su refrigerio y no suelen poner impedimento alguno. Por lo tanto, haríamos bien en preparar con antelación esa mochila de ricas viandas. Pero ¿qué platos puedes llevar? ¿El típico bocadillo? Por supuesto, no olvides que la comida ha de ser ligera para que no nos cause pesadez o somnolencia. Vamos a ver cuáles son esos platos para disfrutar de nuestro picnic en pleno parque de atracciones.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La tortilla de patatas. Un clásico de cualquier comida al aire libre y que siempre está a la altura es la tortilla de patatas. También nos podemos defender del hambre con las de calabacín o espárragos. Para repartir los trozos cómodamente a todos los comensales, podemos llevarla cortada de casa. Así, además, conseguiremos transportarla mejor en la fiambrera, pues de otro modo no cabría. A esto se añade que si está debidamente cuajada podemos comerla como si fuera una pizza sin tener que recurrir a platos o cubiertos.

Las ensaladas de pasta. Constituyen otra excelente manera de procurarnos una comida saludable y sabrosa. La podemos preparar en casa con nuestros ingredientes favoritos y luego a la fiambrera. Tomate, aceitunas, atún o anchoas, pimiento rojo, queso feta… , y aderézala con sal, pimienta y un buen chorro de aceite.

Arroz tres delicias (casero). El arroz es una importante fuente de hidratos de carbono y además cualquier persona celíaca puede consumirlo. Lo podemos preparar con un arroz tipo basmati (muy aromático y sabroso) o uno largo.También es un plato muy completo dado que combina zanahorias y guisantes con la proteína que nos aportan los huevos y las gambas. Si te animas, en Alimente tenemos la receta para degustar este plato de arroz venido de la China.