Discernir cuál es el mejor chorizo no es tarea fácil. Sin embargo, no cunde el desánimo entre los organizadores de concurso El Mejor Chorizo del Mundo que se celebra en el municipio de Covaleda (Soria). Sus cinco ediciones han sido una pasarela de chorizos de sabor impresionante que se disputan con carácter anual los premios en las categorías sarta, cular y artesano. En la última convocatoria, 28 chorizos se han esforzado por convencer a un jurado exclusivamente femenino. Soria, Burgos, La Rioja, León y Cáceres han mandado dignos representantes de sus embutidos más tradicionales.

Conviene tomar nota de los ganadores para no perderse su sabor en la próxima ocasión que nos acometan las ganas de darle un mordisco a un buen chorizo. Eso sí, probablemente habremos de coger carretera y manta pues las empresas responsables de estos chorizos son establecimientos locales con escasa proyección fuera de su zona.

Embutidos Z, de El Burgo de Osma (Soria)

El chorizo de sarta o de herradura es el más tradicional. Es evidente que ese sabor tan auténtico tiene grandes adeptos. Por lo tanto, aquellos que deseen saborear un buen sarta harían bien en hacerse con una pieza de un chorizo de Embutidos Z. Esta empresa participó en la primera edición del certamen, allá por 2015, y para su sorpresa, la repercusión del premio le ha granjeado un incremento en sus ventas de un 30%. No en vano, muchos turistas, enterados del galardón, se han acercado desde entonces a la carnicería de esta empresa con el objetivo de catar ese laureado chorizo.

Cárnicas Arche, de Covaleda

En la propia Covaleda, cuna de este concurso que homenajea a un embutido simpar, encontramos a Cárnicas Arche, que ha obtenido el premio en la categoría de cular. Dado que quizás muchos no estén muy al cabo de qué se entiende por un chorizo de categoría cular, vamos a explicarlo sucintamente.

(iStock)
(iStock)

Según detallan en la web El Cerdo Ibérico, el término cular alude a la tripa que embute los ingredientes de este chorizo. En concreto, esta tripa la hallamos en el tramo final del intestino del cerdo y puede presentar un grosor que oscila entre los 45 y los 70 mm. Por lo tanto, nos hallamos ante un tripa más ancha de la habitual que obliga a un proceso de curación que difiere del de otros chorizos. Así, se obtienen piezas con calibres que rondan los 850 gramos.

Javier de Pablo, de Valdeavellano de Tera (Soria)

Por su parte, en la artesanal se alzó ganador el chorizo de Javier de Pablo. Desafortunadamente catar estos chorizos no resulta nada fácil por las razones que explicamos al inicio del artículo. Por lo tanto, si queremos confirmar que el veredicto del jurado no estuvo nada errado no nos queda otra que visitar estas localidades donde despachan su embutido estas carnicerías o animarnos a conocer de primera mano la Feria del Chorizo, en el marco de la cual se celebra el concurso. Ahí mismo podremos incluso asistir a la matanza del cerdo.

Sabor en un viaje espacial

El chorizo es un sabor que, como el fútbol, levanta pasiones. Tanto es así que el actual ministro de Ciencia, Pedro Duque, en su primer viaje espacial, en 1998, agregó a su equipaje un chorizo de León, pues estaba seguro de que echaría de menos su sabor.

Ese dato nos ha dado una pista, León, pues esta provincia y el chorizo son una. Por lo tanto, en el caso de que no podamos viajar a Soria para degustar estos chorizos ganadores con fama de ser los mejores del mundo, podemos recurrir a León con marcas de gran proyección y tiendas online donde pedir en cuanto nos asalte el antojo.

León, cuna de los fabricantes

La mayor parte de los fabricantes de chorizo se ubican en las zonas de Molinaseca, Bembibre, Astorga y Soto de la Vega. Según explican en la web de León a tu Mesa, el chorizo de León se elabora con “la carne fresca de cerdo blanco de machos castrados o hembras. Esta carne procede de las partes más nobles del cerdo, como son la aguja, el tocino, la paleta o los despieces del jamón y la papada”. Tras seleccionar la carne, la receta se compone de sal, ajo pelado, pimentón y orégano. Los cuales se deben mezclar y dejar reposar durante un mes.

En su primer viaje al espacio, Pedro Duque se llevó un chorizo: iba a ser el primer sabor que echara de menos

En cuanto a la elección, desde la misma web nos aconsejan que nos decantemos por piezas cuya carne esté bien picada, pero no totalmente molida. También es importante, según refieren, que carezca de cualquier tipo de aditivo químico.

Al ajo negro

No podía faltar en este elenco de chorizos de rompe y rasga el chorizo al ajo negro leonés que ha obtenido una estrella en los premios Great Taste británicos. Estos galardones están considerados como el sistema de acreditación de alimentos y bebidas más prestigioso en la actualidad.

La empresa Embutidos Ezequiel es la responsable de esta particular mezcla que se ha convertido en el exponente del perfecto maridaje entre artesanía e innovación. En opinión de la marca, este chorizo se distingue por un sabor “absolutamente redondo, no grasiento, con un agradable picor y un sutil dulzor en los que se manifiesta el ajo negro”. Embutidos Ezequiel lanzó al mercado este producto el año pasado y parece que 2018 ha sido el de su consagración.