Las bebidas en auge en Japón que no tienen ninguna caloría
  1. Consumo
parecen agua

Las bebidas en auge en Japón que no tienen ninguna caloría

Las presentan como una opción sana y las venden en supermercados y en las máquinas expendedoras que se encuentran por todo el país. ¿Triunfarán fuera de él?

Foto: Algunas de las bebidas transparentes de moda en Japón.
Algunas de las bebidas transparentes de moda en Japón.

Botellas que tienen en su interior un líquido transparente, sin calorías (o bajas en estas) y sin azúcares que parece agua. Pero a la hora de beberla, la realidad es diferente y se produce una sorpresa: tienen sabor a café, a refrescos de cola y hasta a cerveza. Es el nuevo tipo de bebida que ha revolucionado Japón y se ha puesto de moda en el último año después de que varias compañías se hayan atrevido a lanzar diferentes opciones en los últimos tiempos.

En todos los lados y de todos los tipos

Las bebidas transparentes de moda están por todas partes: en supermercados y en las múltiples máquinas expendedoras que pueden encontrarse en el país del sol naciente. Raro es pasear por Tokio, la capital, y no ver una de estas máquinas junto a una estación de tren, fuera de una tienda que abre veinticuatro horas o al lado de un parque. Y dentro de ellas estos productos que pueden conseguirse por un equivalente inferior a un euro.

En los años 90 llegó a haber una versión de Pepsi, la versión Crystal, absolutamente transparente

Con sabor a café con leche, a té, a refresco de cola, a cerveza… El catálogo es cada vez más amplio, pues son varias las empresas que están apostando por estas bebidas de moda y a lo largo de este 2018 han ido apareciendo diversos productos.

Fue en el año 2017 cuando Suntory, una de las empresas de distribución de bebidas alcohólicas más antiguas del país, anunciaba el lanzamiento de una botella de té de limón cuyo aspecto recordaba más bien al de una de agua mineral. No obstante, poseía el sabor del primero al tiempo que no contenía azúcar ni calorías. No tardaron en convertirse en un éxito y la compañía no tardó en lanzar al mercado la versión de té negro y con leche para ampliar su oferta. Y para evitar algún tipo de duda o crítica, la compañía publicó un vídeo para mostrar que no eran una mezcla de aditivos y revelaba el proceso de fabricación de las mismas.

Básicamente hierven agua que se convierte en vapor y que se infusiona con el aroma de hojas de té negras cuando atraviesa estas. Posteriormente, cuando se enfría, se condensa, conforma un líquido cristalino que mantiene el sabor de dichas plantas. Para las elaboraciones con leche, utilizan los extractos de lactosa y los minerales y descartan las grasas y proteínas, que son las que aportan el color blanquecino.

Asahi, una de las empresas líderes en Japón en el mercado de la cerveza y de los refrescos, decidió apostar también por su propia bebida transparente. En este caso se trataba de un café con leche hecho, según señala la empresa, con una mezcla de extracto de expreso y minerales whey de la leche, aunque en este caso no tiene contenido alguno en cafeína. Por supuesto, el sabor no es el mismo, pues tiene un gusto más parecido a un café diluido y aguado.

placeholder El café con leche de Asahi.
El café con leche de Asahi.

Las últimas y sorprendentes bebidas transparentes que llegaron al mercado japonés fueron dos productos que el público está acostumbrado a identificar con un color y una apariencia muy característica: la Coca-Cola y la cerveza.

Coca-Cola lanzó su Clear Coke el 11 de junio, una bebida sin calorías, que no contiene el caramelo negro que le otorga su reconocido color oscuro, con una fuerte carbonatación para que tenga gas y burbujas y con cierto regusto a limón. La compañía esgrimió entonces que fue inspirada a crear este producto a consecuencia de las opiniones de las personas que decían que no querían que sus compañeros de trabajo sepan lo que están bebiendo. De hecho, el comunicado de Coca-Cola decía: “Quiero clientes capaces de beber sin preocuparse por la hora y el lugar”.

Hacía el 19 de julio, Suntory apostó entonces por su revolucionaria cerveza transparente sin alcohol. Al precio de 150 yenes, poco más de un euro y veinte céntimos por un envase de 380 mililitros, esta bebida está realizada con pocas maltas para que no aporten el color dorado que caracteriza a este tradicional brebaje. La compañía japonesa la anunció como el producto que los trabajadores pueden beber a cualquier hora del día en sus puestos de trabajo en frente de sus compañeros y jefes, sin miedo a aparentar que se está consumiendo alcohol, pues prácticamente es agua.

Expansión al resto del mundo

Estas bebidas están siendo todo un fenómeno en Japón. Se desconoce si las mismas podrían tener éxito en otros países, pero no sería extraño que alguna compañía se lanzase a imitar dicho producto.

Sin ir más lejos, ya en los años 90 llegó a haber una versión de Pepsi que también estuvo presente. La famosa versión Crystal, que no empleaba colorantes y también recordaba al agua.

El redactor recomienda