El chocolate negro acaba de desbancar al chocolate con leche en nuestros corazones. Era una relación antigua, pero el mensaje de que un buen chocolate puro -al menos del 70% de cacao- puede hacer mucho más por nuestra salud que uno con leche ha ido calando paulatinamente en la sociedad.

Así, los últimos datos de la consultora Nielsen reflejan un aumento imparable de la variedad de chocolate negro, con una subida de más del 10% tanto en valor como en volumen, más del doble que el elaborado con leche. Por su parte, el chocolate blanco es una apuesta cada vez más marginal. No en vano, actualmente se ha estancado y solo supone un 5% del total de las ventas.

Nuestro compromiso con una vida más sana

Lo cierto es que un vistazo rápido al lineal reservado al chocolate de cualquier supermercado nos abruma con su oferta de tabletas de chocolate negro en diferentes concentraciones, aunque al 70% es la más popular: con pepitas de cacao, con almendras enteras, extrafino, ecológico... Incluso las marcas que siempre han apostado por el chocolate con leche ahora se muestran más flexibles y dispuestas a ofrecer sus icónicos productos elaborados con chocolate puro. Es el caso de Kit Kat, de la marca Nestlé, al que ya podemos hincarle el diente con un 70% de cacao, e igualmente ocurre con Tokke y Huesitos, adquiridas ambas por Chocolate Valor, que también ofrecen su versión de chocolate negro.

Parece que nos hemos rendido ante las evidencias de los estudios, cuyos resultados no hacen más que engordar la lista de beneficios atribuidos al chocolate: mejora la memoria, la salud cardiovascular, la vista -aunque de manera temporal-, nos hace más listos e incluso puede ayudarnos a bajar de peso. Con semejantes antecedentes, nos falta tiempo para echarlo al carro.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por lo tanto, al deleite de su degustación le sumamos propiedades de lo más dispares. Quizás el efecto más insospechado es que, según un estudio de la Universidad de San Diego (California), el chocolate nos aporta capsaicina y magnesio que activan el metabolismo y mejoran su funcionamiento. Uno de los más recientes estudios se llevó a cabo en abril de este año y, una vez más, sirvió para dejar en muy buen lugar al chocolate. Elaborado por un grupo de científicos de la Universidad Loma Linda (California), demostró que su consumo podía reducir el estrés y la inflamación, al tiempo que mejora el sistema inmunitario y el propio humor del sujeto. También podemos hacernos eco de un trabajo, publicado en 'The Journal of Nutrition', del que se desprende que el consumo de chocolate reduce el nivel de colesterol malo.

Bueno para las embarazadas

A las mujeres embarazadas, antes de una ecografía, les aconsejan tomar un alimento como el chocolate para que el feto, animado con la energía del mismo, se mueva más y así el ginecólogo pueda observarlo correctamente. Lo cierto es que es un consejo nutricional estupendo porque, según un estudio de la Universidad de Laval en Quebec (Canadá), ingerir 30 gramos de chocolate al día durante el embarazo puede ayudar al desarrollo fetal.

El consumo de chocolate en embarazadas puede resultar beneficioso para el desarrollo fetal

Los resultados de esta investigación fueron presentados en 2016 en una reunión sobre el embarazo de la Sociedad de Medicina Materno-Fetal en Atlanta (Georgia, Estados Unidos). Dicho estudio involucró a 129 mujeres embarazadas que se hallaban entre las semanas 11 y 14 de gestación, y a las cuales se examinó mediante la exploración Doppler a fin de determinar los riesgos de sufrir preeclampsia, hipertensión u otras posibles complicaciones propias de dicho estado. Los investigadores dividieron a las futuras madres en dos grupos: uno de ellos siguió una dieta exenta de chocolate y el segundo ingirió una dosis diaria de 30 gramos. ¿Cuál fue el resultado? Aquellas mujeres que habían tomado chocolate presentaban un beneficio tanto en el crecimiento como en el desarrollo fetal.

Mejoras en la vista

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Al pasar revista a todos los estudios que ensalzan las virtudes del chocolate, nos topamos con la investigación llevada a cabo por un equipo de científicos de la Universidad del Verbo Encarnado (Texas, Estados Unidos). Así, comer chocolate negro puede comportar un aumento ligero y temporal de la calidad de nuestra visión. Los autores del estudio consideran que esta mejora en el sentido de la vista es posible por “un aumento del flujo sanguíneo en la retina, las vías visuales o la corteza cerebral”. Por supuesto, reconocen que su investigación se halla en un estado incipiente y que precisan seguir ahondando en los posibles efectos beneficiosos del chocolate negro sobre la vista.

Sin embargo, muchos expertos consideran que esta acción benéfica del chocolate no está probada en su totalidad. De modo que, aunque existen serias sospechas de ello, nos debemos acoger al condicional 'podría' a la hora de enumerar sus posibles ventajas. Al menos así lo considera Jesús Velasco, especialista en nutrición y dietética en el Hospital Victoria Eugenia. “A la hora de elegir el chocolate en el supermercado, os recomiendo aquellos que indiquen más de 80% de cacao. En estos casos, da igual si tienen azúcar o están edulcorados. Os recomiendo no consumir chocolate blanco, relleno con crema o similar, con galletas, etc”, explica el nutricionista en un artículo.

Pero la sola sospecha de tan increíbles ventajas merece que confiemos en ese hipotético y prometedor 'podría'. Por supuesto, no hay que olvidar que el chocolate negro favorece los dolores de cabeza, conviene tener esto muy presente a la hora de consumirlo.