Para la mayoría de comensales, la teobromina es un compuesto desconocido, aunque muy presente en su dieta diaria. En términos generales, esta sustancia es un alcaloide perteneciente al grupo de las metilxantinas y, por lo tanto, posee una estructura muy similar a la teofilina y la cafeína, su principal equivalente químico. Su presencia en nuestra alimentación radica principalmente en el cacao, pues es de dicha semilla de donde se obtiene de manera natural.

Así, siguiendo las cualidades de su producto estrella, la teobromina “no es perjudicial para los seres humanos, que es altamente tóxico si es ingerido por los animales domésticos, tales como perros y caballos. En los animales, la teobromina puede causar arritmias cardíacas y convulsiones”, aclaran desde el portal médico Bueno Saber. Bajo esta premisa, ¿cuáles son las principales propiedades de este compuesto tan importante para la salud?

La teobromina y la cafeína

Como ya hemos mencionado anteriormente, ambas sustancias son parientes cercanos. Sin embargo, la teobromina incluye también un par de virtudes que la convierten en una excelente alternativa a la cafeína tradicional. Y es que dicho alcaloide posee un efecto estimulatorio más suave que su análogo, algo que compensa con una acción mucho más prolongada. Esto se debe a que la teobromina tiene tres grupos metilo en lugar de dos; este grupo adicional es el responsable de retrasar la eliminación de esta sustancia de nuestro organismo.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como bien es sabido, la cafeína es una sustancia que para muchas personas resulta adictiva, además aumenta el estado de alerta y el estrés emocional. Sin embargo, la teobromina no genera esa necesidad incontrolable de consumo y no resulta tan agresiva para el sistema nervioso central; algunos expertos incluso aseguran que produce una sensación de bienestar. Efectos que, sin duda alguna, convierten la teobromina en una opción mucho más segura y saludable que la cafeína, que durante años ha liderado el sector.

La teobromina en la alimentación

“El árbol del cacao se conoce como Theobroma cacao, según la clasificación que le dio el científico y naturalista sueco Carl von Linné. La palabra 'theobroma' proviene de la unión de dos términos griegos: 'theo', que significa Dios, y 'broma', cuyo significado es alimento. Así, se conocía al cacao como el 'alimento de los dioses'. Los mayas y aztecas lo consideraban un alimento divino y desarrollaban muchos de sus rituales alrededor de esta planta”, explican desde El Observatorio del Cacao. De esta misma nomenclatura procede también la teobromina, dejando en evidencia el fuerte vínculo que une ambos elementos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

De hecho, la teobromina es la principal responsable de que el cacao provoque en el consumidor esa sensación de entusiasmo y felicidad que tanto le caracteriza. Todos los productos que incluyen chocolate hacen lo propio con la teobromina, aunque la versión más pura es la que tiene una concentración mucho más alta -casi 10 gramos por kilogramo-. Esta conexión hace también que el cacao y la teobromina compartan muchas propiedades y beneficios para la salud, como por ejemplo:

  • En el campo de la odontología, existen varios estudios que resaltan su eficacia contra las caries, superando incluso los efectos positivos del flúor.
  • Ya que es un gran diurético, la teobromina mantiene a raya la retención de líquidos, produce sensación de saciedad y reduce la inflamación de piernas por mal retorno de la linfa y estancamiento de la sangre. Por lo tanto, también mejora la circulación sanguínea y evita el síndrome de piernas cansadas.
  • Activa el metabolismo y elimina la sensación de sueño.
  • Mejora la digestión y el movimiento intestinal.
  • Actúa sobre la dilatación de los bronquios, provocando una mejoría en los ataques de asma o tos.

Su consumo está prohibido para aquellas personas que tienen el ácido úrico muy alto

  • Al relajar los vasos sanguíneos y estimular ligeramente el sistema nervioso, la teobromina se utiliza desde tiempos inmemoriales para tratar problemas como la insuficiencia cardíaca, la presión arterial alta o los dolores de cabeza.
  • “En la actualidad, algunos estudios han encontrado que el cacao tiene un efecto en el aumento de óxido nítrico (NO) síntesis dentro del cuerpo. Algunos autores tienden a atribuir este beneficio a los componentes flavanoles del cacao. Sin embargo, otros expertos han destacado que este puede ser en realidad un efecto de la teobromina”, explican desde el portal de nutrición, salud y deporte 'HSN Blog'. De ser cierta, esta propiedad mejoraría el rendimiento si se ingiere antes del ejercicio físico.

Todas estas propiedades duran en el organismo alrededor de seis horas a máxima potencia, pudiendo incluso rozar las diez horas de actividad después de tomar una dosis. A partir de ese momento, los efectos de la teobromina se reducen en un 50%. Un impacto que también provocan, en menor medida, otros alimentos como la nuez de cola, la yerba mate, el guaraná, el , el kola o la Camelia sinensis.

En cuanto a sus efectos secundarios, estos pueden aparecer si la ingesta alcanza dosis demasiado altas. Hablamos de síntomas como diarrea, convulsiones, molestias gastrointestinales, arritmia o ganas de vomitar. Además, su consumo está totalmente prohibido para aquellas personas que tienen el ácido úrico muy alto, además de las mascotas anteriormente citadas.