Los españoles nos enorgullecemos de los productos típicos de nuestra comunidad: los asturianos de su queso cabrales, los catalanes de sus calçots, los valencianos de su paella, los riojanos de sus vinos y los madrileños de la cerveza Mahou. De igual manera, nos alegramos e ilusionamos cuando a uno de nuestros vinos, restaurantes, platos o productos se lo halaga fuera de nuestras fronteras, y si se lo critica, nos ofendemos como si de nuestra propia madre se tratase. Lo que no tenemos tanto en cuenta es que, al igual que aquí existen tiendas y restaurantes dedicados a gastronomías extranjeras, alrededor de todo el mundo hay personas que se lucran ofreciendo nuestra preciada gastronomía, y bien que hacen. Estos son los productos españoles que más de moda están hoy en el mundo.

Estados Unidos

En Nueva York, en la isla de Manhattan se encuentra la tienda española Despaña Brand Foods. Su vicepresidenta, Angélica Intrago, cuenta a Alimente cuál es la 'escena' de los productos españoles en la Gran Manzana.

  • El queso. "Da la impresión de que los españoles creen que aquí no gustan los sabores fuertes, pero viendo cómo se está vendiendo la torta del Casar, la torta Cañarejal u otros quesos de leche cruda y cuajo vegetal, está claro que sí nos gustan".
  • El aceite de oliva. El oro líquido español también triunfa allí (cómo no), pero "el cliente neoyorquino ya los busca con sabores que se alejen de lo suave. Más picantes y con más matices".
  • El turrón. No todo va a ser picante e intenso, al parecer, los yanquis saben apreciar el inigualable sabor del turrón. Como explica Angélica, "ha crecido bastante y aquí no es algo únicamente estacional".
  • Las conservas gallegas. Triunfan "y no solo en tienda, sino también en la restauración, donde apenas se veía. La mentalidad que el americano tenía de que el enlatado no era un producto de calidad ha cambiado". En la tierra de las oportunidades por fin se han dado cuenta de la oportunidad de un bocata de sardinillas...

Cortador de jamón en Despaña Brand Foods.
Cortador de jamón en Despaña Brand Foods.

Pero no todo son buenas noticias. Al igual que hay algunos productos que suben, es inevitable que otros que eran populares ya no se compren. Este es el caso de dos productos, el queso de crema de cabra murciano y los pimientos del piquillo. La popularidad de estos productos vino de la mano de que en "la restauración neoyorquina se puso muy de moda entre los chefs". Se hicieron populares entre los profesionales de la restauración y sus clientes, intentado emular esos sabores, empezaron a comprarlos. Por desgracia, cuando pasó de moda entre los chefs, también lo hizo entre los 'foodies'.

Italia

El país con la gastronomía más reconocible del mundo será autosuficiente en lo que a productos gourmet se refiere, ¿verdad? No, ni por asomo. Uno de los mejores ejemplos de esto y a su vez de la mala influencia que es el ser humano en el planeta es la putanesca. Sí, es extraño que una salsa hecha a base de aceite de oliva, pimiento o guindilla, perejil, orégano, aceitunas negras, tomate, ajo y anchoas sea un reflejo de absolutamente nada, y mucho menos el inicio de un apocalipsis culinario. Pero lo es. En concreto a raíz de la anchoa. Su pesca intensiva en el mar Mediterráneo junto con una pequeña flota pesquera (según datos de la Oficina Estadística Europea, Eurostat, España tiene más de una quinta parte de la capacidad de almacenaje pesquero total de la Unión Europea, más del doble que Italia) han llevado a que sea un producto escaso en las tiendas italianas. Pero Santoña está ahí para todo el que la necesite. Con lo suyos que son los italianos con su gastronomía, no van a renunciar a un plato por la falta de un ingrediente. Por esa razón, las anchoas españolas son hoy más que codiciadas.

Pasta con salsa putanesca. (iStock)
Pasta con salsa putanesca. (iStock)

Pero esto no es lo único. Antonio Pagano es un italiano afincado en Madrid por amor (a su novia y a España, claro). Ha sido testigo de la evolución del interés que han desarrollado los italianos hacia la gastronomía española (más allá de las anchoas). Cuando dejó su pueblo natal para mudarse a Roma, en 2010, "no podía apreciar los productos españoles porque no estaban. No había difusión. Hasta hace un par de años, la marca España a nivel de productos alimenticios era muy desconocida en Italia".

"Ahí estaba, una pata negra en su jamonero en la charcutería de mi pueblo"

Pero seamos realistas, si una gastronomía nacional tiene potencial para triunfar fuera de sus fronteras, esa es la nuestra. ¿Cuándo podemos estar seguros de que la España gastronómica ha calado fuera de aquí? Es muy fácil, como explica Antonio: "En mi pueblo, visitando a mis padres, mi novia y yo fuimos a una charcutería para comprar un poco de 'proscciuto' y quesos italianos para merendar. Pues ahí estaba, una pata negra en su jamonero en la charcutería de mi pueblo".

Ciertas potencias mundiales 'conquistan' el mundo de diversas formas: Estados Unidos con su cultura, Alemania con su economía... España lo hace a base de jamones.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Claro que en Italia no ha sido lo único que ha triunfado, según Antonio, tambien se buscan, y con ahínco, "el bonito del norte, la tortilla, los quesos manchegos y la cecina. Además, hay mariscos que se llevan de aquí y son muy apreciados, como los percebes".

Inglaterra

De la tierra del 'fish & chips' y del profanador de la paella Jamie Oliver (¿en serio, tío? ¿chorizo?), solo podemos esperar que la gastronomía española cruce el mar y llegue a Trafalgar Square para evangelizar a base de aceite de oliva, azafrán y jamón. Richard Harris, junto a su mujer, abrió en 2013 una pequeña tienda en Londres, Spandeli, con la idea de ofrecer no solo delicatesen, sino productos nuestros de cada día, como el colacao.

"Los productos españoles se hacen más populares año a año, hay una gran moda de vuestra gastronomía, sobre todo en los conocidos como bares de tapas", explica. El problema es que no es español al 100% porque. como explica Harris, "se vende como una comida a base de entrante, primero y segundo, pero como es español se le llama 'tapas', lo que convierte platos muy pequeños en una experiencia muy cara". Eso no es España, casi no es ni Gibraltar.

Queso manchego. (iStock)
Queso manchego. (iStock)

Pero no son solo los bares de tapas. Los dedicados a la venta de ibéricos también triunfan: "Algunos productores han abierto tiendas en Londres, como Casa Manolo". Además, el consumidor británico está cada vez más informado. Como explica Harris, ya "no solo se pide jamón, sino que se especifica si se quiere de bellota, 5 Jotas, pata negra, etc". El jamón, sobre todo si es del bueno, donde va triunfa.

Un buen ejemplo de esto es la 'lista de los más vendidos' del gigante británico de la importación de productos españoles The Tapas Lunch Co. ¿El top 6 de sus productos más vendidos? Jamón, chorizo, queso manchego, chistorra, cecina y lomo. Pero no son los únicos. Algunos de los que empiezan a tirar más (con secciones propias en los supermercados incluso) son los pimientos de Padrón, el gazpacho y los boquerones. Así sí, Inglaterra.