Al club de los alimentos cuya piel debe ser lavada previamente por el peligro de contraer salmonelosis o listeriosis se une ahora el aguacate. Seguramente, pocos sospechan el peligro que supone pasar por alto esta recomendación que nos hacen desde la Administración de Alimentos y Medicamentos -FDA por sus siglas en inglés- que, tras analizar un total de 1.615 aguacates, concluyó que el 17% estaban contaminados con estas bacterias. Es decir, uno de cada cinco aguacates que llegan a nuestras manos podrían estar infectados por las bacterias causantes de listeriosis. A pesar de que nadie se come la cáscara de esta fruta, sí que es cierto que resulta muy fácil arrastrar estos patógenos desde la piel hacia el interior del aguacate al cortarlo con un cuchillo.

También es común que empleemos ese mismo utensilio para cortar otros alimentos que acompañarán al aguacate. Por eso, desde la FDA nos alertan de esta práctica y nos recomiendan que lavemos muy bien los cuchillos, pues accidentalmente podríamos transportar las bacterias. Aunque este mismo organismo también reconoce que la probabilidad de que otros productos se contaminen es solo del 0,24%.

Para evitar los riesgos de consumir bacterias o pesticidas, se aconseja lavar los aguacates con un cepillo especial para frutas y verduras. A continuación, debemos secarlos con una toalla de tela limpia. Y por supuesto, asear después nuestras manos. Según nos explican desde la web de la OMS, “la mayoría de las personas supera esta enfermedad sin un tratamiento específico”, pero pueden resultar muy peligrosas para mujeres embarazadas, bebés, lactantes, adultos mayores de 65 años y personas con sistemas inmunológicos comprometidos, como los pacientes en tratamiento por cáncer, sida o trasplantes de órganos.

Se recomienda lavar los aguacates con un cepillo especial y secarlos con una toalla de tela limpia

De hecho, en estos perfiles no solo la enfermedad puede cursar con mayor gravedad, sino que también son más propensos a contraerla. Sin ir más lejos, las embarazadas tienen una probabilidad de infectarse unas 20 veces mayor que la que presentan otros adultos. Así, las gestantes pueden sufrir un aborto espontáneo o muerte fetal. A esto se añade el riesgo de que los recién nacidos nazcan con bajo peso, septicemia o meningitis. Sin embargo, el mayor riesgo lo corren las personas con VIH/sida pues tienen una probabilidad 300 veces mayor de sufrir listeriosis que el resto.

Probablemente muchos ignoren los síntomas que lleva asociados dicha enfermedad, pues resultan bastante dispares. De hecho, según explican desde la OMS, podemos hablar de fiebre, dolores musculares, septicemia o meningitis. Lo cierto es que el largo periodo de incubación, que suele ser de 1 a 2 semanas pero, según precisan desde la OMS, puede extenderse hasta los tres meses, dificulta determinar qué alimento ocasionó la infección.

Medidas a tener en cuenta

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Con carácter general y no únicamente referido a los aguacates, podemos adoptar las siguientes medidas que nos aconseja la OMS para evitar males mayores. Es probable que nos sepamos la lección, pero conviene repasarla por si nos hemos vuelto un tanto negligentes o somos unos recién llegados al mundo de la cocina:

  • Mantener la limpieza
  • Separar los alimentos crudos de los cocinados
  • Cocinar completamente
  • Mantener los alimentos a temperaturas seguras
  • Emplear agua potable, además de materias primas seguras

Uno de los retos de la alimentación actual es la listeria, sobre todo porque cada vez compramos más ensaladas envasadas que constituyen el hábitat idóneo para la proliferación de bacterias. Curiosamente, un estudio publicado en el 'Journal of Food Science' concluyó que un extracto de los huesos del aguacate podría emplearse como aditivo natural capaz de impedir el desarrollo de patógenos vinculados a la listeriosis de las frutas y verdudas precortadas y listas para consumir. La investigación ha corrido a cargo de los investigadores del Tecnológico de Monterrey (México), donde se comparó el extracto enriquecido de acetogenina (EEA) de los huesos de aguacate con dos antimicrobianos sintéticos de marca. De esta manera, además, se sacaría provecho en la industria de un producto que ahora mismo no tiene salida y que, por lo tanto, se desecha.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

En concreto, hallaron que este extracto presentaba propiedades y perfiles químicos muy similares a los antimicrobianos sintéticos, incluso fue efectivo a 37ºC y a una temperatura de refrigeración de 4ºC.

Lo cierto es que Estados Unidos tiene vetada la entrada de ciertos productos, como el pepino mexicano, por considerarlos un posible foco de bacterias. Por lo tanto, lo último que desean los mexicanos es que su producto estrella corra la misma suerte, por eso trabajan en novedosas fórmulas que impidan la anidación de bacterias. En concreto, la Universidad Autónoma del estado de Hidalgo (UAEH), en México, estudia el desarrollo de una fórmula a base de flor de Jamaica que combate los patógenos en el aguacate. Dicho estudio, liderado por el científico Javier Castro Rosas, en conjunto con otros investigadores y alumnos de licenciatura y maestría de la UAEH, se emprendió hace 15 años y ha puesto el foco de atención en las propiedades antimicrobianas de la flor de Jamaica, que parece neutralizar las cepas de salmonella, tifoidea y E.coli en el aguacate.