La Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) ha dejado claro en más de una ocasión el arraigo de los españoles hacia la cultura del táper. A excepción de los afortunados que pueden regresar a casa a mediodía para comer, la mayoría de trabajadores deben elaborar cada mañana su correspondiente fiambrera para así no pasar hambre entre reunión y reunión, y además seguir disfrutando de esa comida casera que tanto nos gusta por estos lares. De hecho, tal y como muestra este organismo en uno de sus últimos informes, el 37% de los españoles recurren a este método cada día. Una frecuencia que aumenta con el paso de los años debido al ritmo de vida acelerado al que nos hemos acostumbrado.

Sin embargo, el problema recae en la dedicación que destinamos a la elaboración de estas raciones, pues para cumplir con una dieta sana y equilibrada hay que ser previsor y constante. No podemos recurrir todos los días a platos precocinados que solo requieren un viaje en el microondas. Para evitarlo y aportar a este tipo de comidas un atractivo adicional, la gastronomía japonesa ha ideado un sistema plagado de emoción y creatividad que ha conquistado a los comensales de medio mundo. ¿Habéis oído hablar alguna vez del bentō?

La comida más hermosa del día

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si en España seguimos un estilo de vida marcado por las prisas, los quehaceres y, sobre todo, el estrés del trabajo, en Japón esta sensación se multiplica por dos. En general, allí prima una visión muy particular del trabajo. De hecho, el 25% de los asalariados japoneses hacen más de 80 horas extra al mes, unas largas jornadas que han fomentado la creación de un fenómeno, cuando menos, inquietante: el karoshi o muerte por exceso de trabajo. Como es obvio, esta dedicación implica comer también en la oficina, de ahí la importancia de iniciativas como el bentō.

Para que nosotros lo entendamos, el bentō es una ración de comida preparada para llevar que se guarda en un táper o fiambrera de varios pisos o compartimentos separados, con el objetivo de que los sabores y aromas no se mezclen entre sí. Este suele estar compuesto por ingredientes frecuentes de la zona como el arroz, el pescado, las verduras y la fruta. Además, todos los alimentos suelen estar cortados en trozos pequeños para facilitar su consumo. No obstante, no es aquí donde radica su atractivo.

El objetivo del bento es ofrecer una comida atractiva a la vista, nutritiva y muy saludable

“El bentō no es simplemente una fiambrera con comida preparada para llevar, sino que es un perfecto ejemplo de cómo disfrutan los japoneses de la comida: exigen que tenga tan buen aspecto que puedas comerla hasta con los ojos, pero demandan también que sea buena y nutritiva. La comida no es tan solo comida, ya que la estética es tan importante como su sabor o valor nutritivo”, explican desde el portal especializado Japonismo. Así, el bentō es una obra de arte culinaria guardada en un recipiente de plástico o madera lacada, cuyo propósito principal es convertir la hora de la comida en una experiencia irrepetible.

Por este motivo, y como hemos visto anteriormente, la colocación de los alimentos es un aspecto fundamental. Estos deben estar ordenados según el color, la forma y la textura. Incluso algunos táperes se confeccionan siguiendo una temática o concepto, formando figuras geométricas o representando criaturas del mundo animal, pues la naturaleza es una de sus principales fuentes de inspiración. Por eso los bentō también suelen incluir elementos naturales a modo de decoración, como flores, hojas, hierbas y demás condimentos. Bajo esta premisa, ¿qué tipos de bentō podemos elaborar en nuestra propia casa?

Todo un mundo de posibilidades

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Tal es la influencia que este tipo de bocados tienen en la sociedad y la cultura nipona que existen varios tipos de bentō dependiendo de los ingredientes, las técnicas de elaboración y la materia en la que se basan. ¡Tomad nota y coged ideas!

  • Haya-ben. Esta opción es ideal para aquellos que no tienen demasiado tiempo para comer o no pueden esperar a la hora señalada para este cometido. Se trata de un bentō de tamaño más pequeño que incluye alimentos de rápido consumo. En Japón es muy utilizado por los estudiantes, que apenas tienen la hora del recreo para degustar su refrigerio.

  • Makunouchi-bentō. El bentō más clásico, compuesto por un poco de arroz blanco colocado según la forma tradicional nipona -es decir, en pequeños cilindros-, unas semillas de sésamo, salmón y huevo enrollados, pasta de pescado hervida y ciruela encurtida, conocida allí como umeboshi.

  • Koraku bentō. Si la idea es compartir la comida con más personas, debéis recurrir al koraku bentō pues esta es su principal finalidad. Aunque también podéis prepararlo para el trabajo, muchos japoneses recurren a él en fiestas y reuniones de amigos al aire libre. Los alimentos que aquí se incluyen dependen de la temporada, aunque las bolas de arroz y el sushi son dos recursos permanentes.

  • Nori-ben. Una de las fiambreras más sencillas y básicas, pues consta únicamente de un alga nori mojada en salsa de soja y cubierta por una buena capa de arroz cocido. Otra variedad es el sake-bentō, que sustituye el alga por el salmón, y el sushi-zume, abierto exclusivamente a este bocado japonés.