Hay días que no tenemos apenas un minuto para comer, y ni qué decir para sacar una sartén, o llegamos tan cansados a casa que no tenemos fuerza para hacer el táper del día siguiente. A veces simplemente queremos ir a comer al campo sin tener que cocinar o necesitamos improvisar una cena en casa con amigos.

Si, por lo que sea, necesitas que el súper sea tu cocina, pero al mismo tiempo quieres mantener una dieta saludable, no te lances al sándwich de cangrejo o a la pasta carbonara. Las cadenas de supermercados cada vez tienen más variedad de productos listos para consumir. Te recomendamos algunos que te harán la vida un poco más fácil (y sana).

Empezamos con el picoteo

Empuña tu zanahoria, no vas a tener ni que cortarla. Venden bolsas de zanahorias baby (que son zanahorias de toda la vida a las que esculpen para que parezcan más cuquis) y botes con esta pelirroja hortaliza cortada en bastones, ambas opciones listas para consumir en solitario o rebañando algún mejunje. Obviamente son más caras, pero por poco más de un euro nos podemos hacer con una de estas bolsas.

Las zanahorias pueden con todo, pero dos de los untes más saludables son el humus y el guacamole. Que levante la mano quien no haya probado ya el guacamole del Mercadona. Recuerda siempre que debes comprar guacamole y no 'salsa de guacamole', que no tiene nada que ver un producto con el otro.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El hummus está muy de moda y es fácil encontrarlo en cualquier lado. El más clásico, el de garbanzo, es una delicia que agradeceremos siempre a la comida árabe; pero también podemos lanzarnos a sabores un poco más atrevidos, como el de lenteja, o el de garbanzos con un toque de pimiento de piquillo asado (de la marca Simply, disponibles en Mercadona), o el hummus con remolacha, que le da un toque fresco, para aquellos a los que el hummus les parezca algo pastoso (de la marca Ygriega, disponible en supermercados de El Corte Inglés).

Todos estos productos tienen en su mayoría ingredientes naturales: garbanzo, aceite de girasol, limón, sésamo... y pocos aditivos, pero La Piara o Medfood dan un paso más y tienen un hummus ecológico sin aditivos (lo hemos visto en Hipercor).

Gazpachito. Si ya la entrada de calor es buena de por sí, súmale la temporada de gazpacho. Y ahí no termina la cosa, porque además el nivel de esta sopa fría envasada está cada año más alto. Alvalle tiene botellitas de 250 ml, perfectas para una comida; las de Santateresa son un poco más grandes, de 500 ml (que te mencionemos estas dos marcas, no es casualidad, están muy ricas). A ellas añadimos el gazpacho de Mercadona, que lo sirven en botes de 330 ml. También existe versión Bio de este producto, de la marca Don Simón.

Salmorejo. Añádele pan a esta salsa y de nuevo te chupas los dedos, aunque no sea como ir a Córdoba. Esta opción puede ser muy buena, tanto para beber a sorbos como para tomárselo un poco más en serio y añadir huevo duro y trocitos de jamón. Hay supermercados que venden los huevos cocidos, ahí lo dejamos.

Busca las bolsas de ensaladas que tengan más vegetales y productos sin freír y aliña con aceite de oliva

Ensaladas envasadas. Aquí Florette no nos falla. Pero, ojo, que si queremos comer saludable, hay algunas que son mejores que otras. Si empezamos con el beicon, los picatostes, las barritas de 'cangrejo'..., se complica la cosa. Busca las que tengan más vegetales y productos sin freír, como el pollo, la pasta, los frutos secos, los trozos de manzana, etc. Y recuerda que la salsa es lo menos saludable de todo (y suele suponer entre un 20-25% del peso total); si puedes y te apetece aliñar con aceite y vinagre, mejor. Hay una variedad enorme, con quesos, con pollo, de pasta, de pavo y manzana... y muchas vienen además con tenedor incluido. En el Mercadona hay una nueva muy original de quinoa, pipas de calabaza y salsa teriyaki.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Dale a la verdura si quieres salud. Venden bolsas y bandejas con las verduras ya cortadas, listas para dar un toque de micro y consumir, igual de fácil que unas palomitas. Chorro de aceite en crudo, un poco de sal y ¡más saludable imposible! Florette vende una bolsa de brócoli, zanahoria y coliflor para hacerlas al vapor. Luego hay otras opciones ya cocinadas y más elaboradas que hay que calentar en el micro, como las de La Carretilla (que tiene un plato de guisantes con zanahorias y jamón, y otro de menestra)

Si le quieres dar un toque oriental, en Mercadona venden este mismo concepto pero con una salsa hindú. Y para los que les guste beberlas, pueden elegir cremas de verduras. Hay que evitar las que lleven mantequillas y natas. La marca Pedro Luis tiene varias cremas, ecológicas, sin más ingredientes que los vegetales (las venden en Carrefour, Hipercor... y otras grandes superficies)

Sopitas. Una opción muy saludable son las comidas deshidratadas, nos evitamos ingredientes no necesarios como almidones, grasas, conservantes, etc., aunque hay que reconocer que suelen requerir una mayor preparación, como mínimo un cazo con agua hirviendo. No nos referimos a las sopas de sobre (en polvo), sino a productos con la comida simplemente deshidratada, como los de la marca Trevijano, que tiene sopas y cuscús deliciosos.

Pasamos a los segundos

¿Qué tal unas legumbres? Para evitar chorizo, grasas de cerdo y demás ingredientes poco saludables, puedes optar por las hechas con verduras que ofrecen muchas marcas, como las lentejas o los garbanzos de El Litoral.

Para los más carnívoros, también tenemos una idea con carne, lejos del mundo de las salchichas o las lonchas de pavo con poco pavo. El pollo asado envasado puede ser una buena opción, sobre todo el de Mercadona y el de la marca Noel (que venden en Carrefour)

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Comer un buen pescado, saludable, desde el súper y sin pasar por la sartén puede ser complicado si no optamos por abrirnos una lata de atún o de sardinas, o buscar una buena bandeja de sashimi o nigiri. Pero para cerrar este listado de ideas y dejarte un gusto a mar, te recomendamos que cojas una tarrina de arroz de esas que puedes cocinar en el micro (lo hay blanco redondo, basmati o integral) y le añadas unas algas con semillas de sémamo (las venden en Mercadona)

Recuerda que siempre, para elegir los mejores productos, tendrás que leer la etiqueta. Ante la duda decántate por los que lleven menos ingredientes. Echa un vistazo a las zonas de comida preparada. Suele haber en las grandes superficies, y Mercadona, ante la demanda creciente de gente que, como tú, no tiene tiempo, está probando un nuevo servicio de comida preparada, aunque por ahora en muy pocos establecimientos.