La tortilla con cebolla o sin cebolla, la pizza con piña o sin piña... y el ColaCao con grumos o sin grumos. Más allá del debate, hemos atravesado 75 años de vida, tres generaciones de consumidores y una pregunta que ha mantenido en vilo a todo el mundo: ¿por qué el ColaCao hace grumos? ¿Cómo es posible esa composición? Aprovechando su 75 aniversario, que llegará en 2020 pero ya ha empezado a celebrar, la compañía ha revelado su secreto.

Antes de conocer la respuesta definitiva has de saber una cuestión esencial: el cacao en polvo, en su estado natural, no es soluble en agua, leche ni ningún otro tipo de líquido. Por este motivo, si tomas un producto de leche con cacao en que la mezcla no produce grumos debes saber que o bien estás consumiendo un producto con cacao alcalinizado y/o contiene un ingrediente adicional: la lecitina, un aditivo que consigue que un producto no soluble acabe siéndolo mezclándose con la leche de manera homogénea.

Entonces, ¿por qué el ColaCao Original hace grumos? La receta secreta responde a dos factores: el cacao natural y la ausencia de aditivos.

La clave está en el proceso

En una época en la que los consumidores cada vez quieren saber más acerca del origen de los alimentos que consumen, hemos querido saber cuál es el camino de elaboración del ColaCao Original desde sus inicios hasta que llega a nuestra mesa. Este es el proceso:

1.- Cultivo y extracción

El cacao se obtiene del cacaotero, un árbol muy delicado que, para poder producir las mazorcas de cacao, necesita unas condiciones muy especiales: una abundante humedad y una temperatura elevada. Por eso se cultiva en el 'cinturón tropical', en Centroamérica, en Asia y en África Occidental. Este último emplazamiento se ha convertido en el mayor productor del mundo, es donde se encuentran el perfil y el aroma más achocolatados y donde habitan los cacaoteros que aprovisionan a ColaCao.

Todo el cacao que se usa está certificado por UTZ, el mayor programa para el cultivo de cacao sostenible en el mundo, que le ootorga su sello de calidad, basado en tres pilares fundamentales: la productividad del cultivo, el cuidado del terreno para que no incida sobre el medioambiente y el establecimiento de unas condiciones sociolaborales favorables para las personas que trabajan en todo este proceso.

El cacaotero es el árbol del que salen las habas de cacao.
El cacaotero es el árbol del que salen las habas de cacao.

2.- Fermentación y envasado

Los cacaoteros producen mazorcas que, al abrirse, contienen cerca de 40 habas de cacao. Una vez separadas se pasa al proceso de fermentación que dura unos días, en los que el fruto empieza a desarrollar su aroma y su sabor. Después se seca el producto al sol y se envasa en sacos de yute para que pueda transpirar.

3.- Torrefacción y prensado

Una vez fermentadas, las habas se trocean para obtener pequeños trozos de cacao, conocidos como 'nibs', que serán tostados con el fin de conseguir el perfil aromático deseado. A continuación, los 'nibs' son molidos hasta ofrecer la pasta de cacao, que será posteriormente prensada para obtener dos productos: la manteca de cacao y el polvo de cacao. Este segundo será el empleado por ColaCao. Se trata de un proceso totalmente natural, al contrario del de los cacaos alcalinizados, que son sometidos a un tratamiento químico mediante el que se añade una solución con agentes correctores de la acidez, a alta temperatura y a veces también a presión.

4.- Elaboración final

El producto resultante será el que llegue a las instalaciones de la compañía, que elaborará la receta del ColaCao original a partir de una mezcla seca de todos los ingredientes que lo constituyen, sin ningún tratamiento adicional ni aditivos, para obtener el sabor deseado..

Una fórmula que nació en el barrio de Gracia

ColaCao nació en un pequeño local de Barcelona, en pleno barrio de Gracia, donde José Ignacio Ferrero y José María Ventura empezaron a trabajar en un producto elaborado artesanalmente que se registró comercialmente en 1945, casi al mismo tiempo que terminaba la II Guerra Mundial.

El producto se lanzaría al mercado español un año después, en 1946. Tres cuartos de siglo más tarde, la marca se ha convertido en una de las más valoradas según estudios como el Observatorio del Branding 2018: Marcas que perduran, el secreto de la eterna juventud, que la ha coronado como la primera 'marca de toda la vida' para los consumidores españoles.

Cola Cao nació en un pequeño local de Barcelona, en pleno barrio de Gracia, de la mano de José Ignacio Ferrero y José María Ventura

Aprovechando su 75 aniversario, la compañía ha lanzado al mercado dos nuevos productos dirigidos a un público adulto y sin azúcares añadidos: el ColaCao Noir, de sabor intenso y elaborado con una selección de cuatro cacaos diferentes; y el ColaCao Puro, el primer 100% cacao de la gama, elaborado solo con cacao natural –el mismo tipo que ColaCao Original–. Estas dos novedades amplían la 'familia' de productos de la compañía y se unen a ColaCao Original, ColaCao 0% (el primer cacao soluble con cero azúcares añadidos), ColaCao 0% Fibra, Avenacao (que combina la avena soluble integral y el cacao natural), ColaCao Turbo, ColaCao Complet (con fruta y cereales), ColaCao Shake y ColaCao Energy (los batidos para consumo 'on the go').

Pero a pesar de las novedades que se han ido sucediendo a lo largo de los años, la receta original sigue intacta: en sus 75 años de vida, la composición del ColaCao sigue siendo la misma. Lo que sí ha evolucionado es el número de fieles de esta bebida: ya se encuentra en seis millones de hogares y cada segundo se toman 50 vasos en España. Es decir, que en los seis minutos que has tardado en leer este artículo, 18.000 personas se han tomado un tazón de leche con ColaCao.