Danone celebra su primer siglo de vida en un momento donde la obesidad y sobrepeso infantil se encuentran en el foco de todas las miradas. Según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud, más de 340 millones de niños y adolescentes (de cinco a 19 años) sufren alguno de estos trastornos alimenticios. Unas cifras que se multiplican año tras año y cuya disminución se ha convertido en un objetivo global.

En España, según la última Encuesta Nacional de Salud (ENSE) de 2017, un 18,26% de los menores entre dos y 17 años sufren sobrepeso (más 1.200.000) y un 10,30%, obesidad (más de 720.000). Ante estos datos, Danone se ha propuesto iniciar una "revolución alimentaria" con el objetivo de “mejorar la nutrición de los niños y recuperar esos valores culinarios que se han ido perdiendo a lo largo de los años”, manifestó a El Confidencial Cristina Kenz, vicepresidenta de Marketing de Danone Iberia.

Los 'Labs' de Danone o cómo la marca inicia su camino hacia la "revolución alimentaria"

Para ello, la marca alimentaria organizó los pasados 8 y 9 de mayo ‘The Love Behind Food Summit’, unas jornadas para comenzar a construir una conversación social en torno al futuro de la alimentación, a través de una serie de ponencias y otras actividades didácticas.

Cómo aprender jugando

En este marco, el Disseny Hub de Barcelona se convirtió en un espacio donde más de 2.000 niños se transformaron en ‘agentes del cambio’, aprendiendo sobre alimentación y sostenibilidad. A través de tres talleres o ‘labs’, niños de seis a 12 años profundizaron sobre el origen de los alimentos, las claves de un buen desayuno y la circularidad.

Nada más entrar en la sala, nos topamos con el primer taller. Una vaca, un particular granjero y un envase de yogur gigante fueron los elementos principales con los que los niños (repartidos en grupos de 15) interactuaron para conocer el origen de los alimentos. “Aquí lo que van a poder hacer es aprender en qué consiste, de dónde viene y de qué está hecho un yogur (leche y fermentos). Los chicos podrán interactuar con ellos a través de un concurso”, explicó Barbara Mogas, coordinadora de los 'Labs'.

Niños en el taller de circularidad (Carmen Castellón).
Niños en el taller de circularidad (Carmen Castellón).

Justo al lado, encontramos el segundo taller: un chef colocado en mitad de una mesa gigante. En ella, los niños, ataviados con mandil y gorro de cocinero, jugaron a ser cocineros, a través de una especie de certamen Masterchef. “Aprender qué es un buen desayuno, un desayuno saludable, donde ellos mismo van a poder escoger los ingredientes, hablando de lo que es el yogur, la fruta y los cereales”, describió la coordinadora. En su 'mesa de trabajo', los pequeños cocineros tenían una serie de productos, como cereales de varios tipos, cacao, frutas variadas, alguna que otra galleta y por supuesto yogur, para elaborar un desayuno completo y equilibrado.

Finalmente, el tercer taller consistió en unas mesas corridas con diferentes materiales (tijeras, hilo, rotuladores, pegatinas y un largo etcétera) donde una peculiar científica explicaba a los más pequeños qué es la circularidad. “Una vez que nos comemos el yogur, ¿qué podemos hacer con él?, cómo reutilizarlo y crear algo nuevo a partir de los envases para realizar cualquier actividad o juego dinámico”, concluyó Mogas. En este último 'lab', la imaginación y creatividad estuvieron más presentes que nunca. Los niños dieron rienda suelta a su destreza para crear objetos como 'walkie talkies', comprendiendo que los envases no 'mueren' en la basura.

Desde su inicio, el 9 de mayo, hasta su fin, 19 de mayo, pasaron de lunes a viernes por estos 'labs' alumnos de más de 20 colegios de Barcelona. El fin de semana, los talleres estuvieron abiertos a familias y público general. Con esta iniciativa, Danone pretende liderar el camino hacia una transformación alimentaria donde recuperar los valores perdidos y fomentar los hábitos saludables.