La cocina tiene muchas posibilidades que a menudo no sabemos explotar. Por ejemplo, si a ti o a algún miembro de tu familia no os gusta el pescado, tal vez es porque no habéis probado suficientes variedades hasta dar con las más sabrosas para vuestro paladar o porque el cocinado nunca ha estado a la altura.

Un buen ejemplo de esto son los pescados rellenos. Es una forma sencilla, rápida y sabrosa de cambiar totalmente el sabor de un plato, manteniendo su valor nutricional o incluso mejorándolo si optamos por un relleno saludable.

Trucos para preparar pescados rellenos

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, al contrario de lo que sucede con la carne, no nos vale cualquier tipo de pescado. Las piezas muy grandes son más complicadas de trabajar y, en este caso, es preferible optar por pescados individuales o por piezas que tengan un peso máximo de un kilo.

Por otro lado, el cocinado también influye mucho. La mejor forma de preparar pescados rellenos es al horno. Cuando los horneamos permitimos que todos los ingredientes se terminen bien, se mantiene la jugosidad y es un método mucho más saludable que hacerlos, por ejemplo, fritos.

Los mejores pescados para rellenar son aquellos que pesan menos de un kilo

Otro buen truco para preparar pescados rellenos al horno es cuidar los ingredientes que elegimos para el interior de las piezas. En este punto dependerá de si queremos potenciar el sabor del pescado, si buscamos darle un toque más oriental o si preferimos un acabado clásico.

Por ejemplo, los sofritos de verduras potencian el sabor del pescado, mientras que los salteados mantienen su toque tradicional. Si queremos darle un punto más exótico, podemos añadir un chorrito de licor, trocitos de gambas o incluso frutos secos con algunas especias o simplemente con limón, aceite de oliva u orégano.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Lo importante es aprovechar las cualidades nutricionales del pescado y preparar un relleno sabroso pero que siga siendo saludable. Por ello, las verduras, los frutos secos, otros pescados o mariscos o las especias son los ingredientes que mejor combinan.

Lo último y no menos importante es la elección del tipo de pescado. Lo ideal es optar por aquellos que tienen un cuerpo consistente cuando los partimos en dos (salmón, trucha, dorada, lubina, merluza…) y cuyo sabor no sea especialmente intenso para que sea el relleno el que le dé protagonismo al plato.

Preparar los pescados rellenos es sencillo

Las recetas de pescados rellenos pueden parecer complejas si nunca nos ha dado por investigar alguna, pero una vez que las tenemos ante nosotros vemos que pueden llegar a ser muy sencillas y rápidas.

Una vez tenemos elegido el pescado y el relleno, lo primero que hemos de hacer es precalentar el horno y empezar a preparar el relleno aparte. Mientras, vamos cortando bien el pescado. El punto más importante es este, ya que debemos tener un pescado bien cortado por el centro y limpio, sin escamas ni espinas. Si te resulta muy complicado este paso, podemos pedir en nuestra pescadería de confianza que nos preparen la pieza lista para cocinar. En muchos casos lo hacen de forma gratuita y nos quitará mucho trabajo.

Si prefieres hacerlo tú, vamos a explicar rápidamente cómo se limpia el pescado. Lo primero que tenemos que hacer es eliminar las escamas y cortar las aletas en caso de que las hubiera. Lo lavamos con agua del grifo y lo dejamos liso, libre de escamas y vísceras.

Para quitar la espina del centro lo más fácil es dar un corte longitudinal en el vientre del pescado, localizamos donde está la espina más grande y cortamos ahora con el cuchillo bien pegado a ella, como si tratásemos de separarla de la carne. Cuando lleguemos al final, cortamos con las tijeras la cola y tiramos del trozo de espina que ha quedado visible en la parte inferior. Si hemos hecho bien el paso del corte, la espina central debe salir sola.

Hora de rellenar

Cuando ya tengamos el pescado abierto y sin espina central, echamos un poquito de sal en el interior y metemos el relleno. Para que no se salga todo y sea más fácil de hornear, lo cerramos con unos palillos. También podemos utilizar aguja y un hilo especial para este tipo de preparación en la cocina, pero es bastante más sencillo y rápido el uso de los palillos. Solo tienes que tener cuidado al sacarlos para que no se partan ni se desmonte todo.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Lo colocamos en la bandeja para el horno con un poquito de AOVE en la parte superior del pescado y horneamos 30-40 minutos a 200ºC. Es importante que vigilemos el horno para ver que el interior está perfectamente cocinado. No todos los pescados requieren el mismo tiempo de cocinado ni la misma temperatura, por lo que esto es solo una aproximación.

No pongas papel de horno en la bandeja. Coloca el pescado directamente sobre ella para poder aprovechar los jugos que suelte durante su horneado. También puedes aprovechar y cocinar a la vez unas patatas cortadas en rodajas, uno de los mejores complementos de este tipo de pescados rellenos, o incluso algunas verduras troceadas.

Las recetas de pescados rellenos al horno son una de las formas más sencillas de cocinar en casa de forma rápida, fácil, sabrosa y saludable. Prueba esta forma y conviértela en uno de los platos estrella de los fines de semana, tanto si tienes invitados en casa como si quieres preparar algo rico y sano para tu familia.