Los veganos cada año que pasa van sumando soldados a su causa. No en vano, actualmente el 10% de los españoles se considera vegano, según se desprende, eso sí, de la nueva edición del estudio 'The Green Revolution', elaborado por la consultora Lantern.

Hace tan solo dos años, este mismo informe nos hablaba de un 8%. Lo cierto es que este sector ha aumentado un 27% en los últimos dos años y tiene visos de seguir incorporando miembros a esta gran familia. Todo ello ha animado a la industria a tomarse muy en serio las preferencias dietéticas de los veganos, pues es dinero contante y sonante que no quieren perder.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es evidente que esta tendencia está a la orden del día. Tanto es así que, durante el pasado curso, el distrito escolar de Los Ángeles (EEUU) empezó a servir comidas veganas en todos los colegios en una experiencia piloto, lo cual no debe sorprendernos si tenemos en cuenta que en 2013, en la ciudad californiana, ya llevaban a cabo en más de 1.000 colegios los llamados lunes sin carne (Meatless Mondays). En este sentido, incluso la Asociación Médica Americana ha pedido recientemente a los hospitales que ofrezcan más comidas de este tipo.

Al rico helado vegano

En definitiva, los veganos no quieren quedarse sin postre y he aquí que esta clase de producto irrumpe con fuerza en la sección de los supermercados y heladerías que quieren agasajar a todo tipo de cliente. Antes los helados vegetales suponían unas 'rara avis' con muy escasa clientela, pero ahora empiezan a abundar los compradores dispuestos ya que el veganismo se ha consolidado como una opción dietética más entre la población.

Hasta marcas heladeras archiconocidas en este mundillo como Ben & Jerry's se han lanzado a la preparación de su propio producto vegano conscientes de que cada vez más personas abrazaban este estilo de vida. En el caso de esta marca, decidieron reemplazar la leche de origen animal por la de almendra dado que, en su opinión, esta era el mejor "lienzo en blanco" para sus brownies, caramelos, nueces y chocolates.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por supuesto, no es la única pues los adoradores del Magnum tienen ya su versión vegana para paladear sin remordimientos animalistas este dulce que lleva años considerándose un manjar ineludible de los helados industriales.

También la alicantina La Ibense 1892 se apuntó al carro de esta categoría con su gama de tarrinas prémium que han sido elaboradas con aceite de oliva. “Se trata de un helado artesanal realizado también sobre una base de aceite de oliva, que conforma una propuesta sin gluten, 100% vegetal, y cuenta con el sello V-Label, además de poder ser consumida por vegetarianos e intolerantes a la lactosa”, exponen en su web.

Y después nos topamos con esas marcas nacidas ex profeso para proveer de dulces helados veganos a esta creciente población. Así, podemos citar el caso de PInk Albatross. "Respetuosa con la naturaleza de cada componente, esta 'startup' española nace dentro de la industria heladera con un producto natural, sabroso y con ingredientes mínimamente procesados. Sin conservantes, colorantes ni aditivos, Pink Albatross irrumpe en el mercado con una propuesta basada en ingredientes no artificiales, potenciando el sabor y cremosidad de cada helado. Fabricado en Ávila, cada helado está compuesto por entre 7 y 9 ingredientes, entre los que destacan sabrosas y nutritivas frutas como el mango o el coco; cítricos como la lima y leches vegetales como la leche de coco o anacardos", afirman en una nota de prensa remitida a este medio.

Por supuesto, siempre podemos decantarnos por la versión casera de este helado vegano. De esta manera, nuestro desvelo animalista no tiene que suponer frenar en seco nuestro idilio con este fresco postre, pues puedes preparar helado de vainilla vegano en casa y tan solo con seis ingredientes. Además, su preparación es rápida y sencilla. En definitiva, para cocinillas de toda índole.

Ingredientes

  • 300 gramos de anacardos crudos y sin sal
  • 250 mililitros de agua
  • 1 lata de leche de coco
  • 8 dátiles Medjool, deshuesados
  • 1 vaina de semillas de vainilla
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones

En esta receta, por cierto, hemos empleado una heladera. Por lo tanto, hazte con una. Dicho todo esto, vamos a abordar los pasos de la receta. En primer lugar, es preciso dejar los anacardos en remojo durante unas 4 horas como mínimo. Mientras tanto, abrimos la vaina de vainilla longitudinalmente con un cuchillo y extraemos las semillas. La vaina no la emplearemos.

El veganismo se ha consolidado como una opción dietética y eso se nota en el sector de los helados

Vertemos todos los ingredientes en la batidora y batimos hasta obtener una mezcla homogénea. La guardamos en un recipiente cerrado y la introducimos en el congelador, donde debería permanecer refrigerada al menos 4 horas. Tampoco pasa nada si aprovechas las horas nocturnas para realizar este paso.

Al día siguiente echamos la mezcla poco a poco con la heladera en funcionamiento y la dejamos trabajando durante unos 45 minutos. Una vez que el helado esté listo, lo metemos en el congelador durante unas 2 horas más para que adquiera firmeza. Podrá aguantar perfectamente unas o dos semanas en el congelador. Recuerda tener la precaución de sacarlo del congelador unos cinco minutos antes de servirlo para que resulte más cremoso.