Que no te den garrafón: cómo identificar las bebidas falsificadas
  1. Consumo
MUY PERJUDICIALES PARA LA SALUD

Que no te den garrafón: cómo identificar las bebidas falsificadas

El pasado mes de julio, la Guardia Civil desarticuló una de las muchas redes dedicadas a la importación y posterior distribución comercial en España de ron falsificado. Una práctica que se extiende por toda Europa y que afecta a toda clase de licore

Foto: Algunas de ellas se venden en locales autorizados.
Algunas de ellas se venden en locales autorizados.

El sector de las bebidas alcohólicas y espirituosas siempre ha sido uno de los más regulados, sobre todo en lo que a métodos de elaboración y comercialización se refiere. “Además de los productores de bebidas espirituosas, es importante que todos los operadores económicos –hostelería y distribución– se impliquen en el cumplimiento de los requisitos que, en materia de protección al consumidor, seguridad alimentaria y en materia fiscal, han de aplicarse en el etiquetado y la comercialización de los alimentos y más en concreto de las bebidas espirituosas”, añaden desde la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan).

Bajo esta premisa, son muchos los consumidores y comerciantes que se han sorprendido al conocer la gran avalancha de bebidas falsificadas dentro de dicho sector. Un trabajo de imitación que no solo hace un flaco favor a la economía del país, sino también a la salud del individuo que adquiere el producto. Y es que a día de hoy supone un fraude anual por valor de más de 2.700 millones de euros, según indica el último informe de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO).

Una práctica muy extendida

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hace tan solo unos días, la Guardia Civil desarticuló una de las muchas redes dedicadas a la importación y distribución comercial de ron falsificado en España. Más concretamente, las autoridades competentes incautaron un lote de más de 21.000 botellas con un valor aproximado de 316.000 euros. Una actividad ilícita que, tal y como ha informado la Dirección General de la Guardia Civil, afecta a varias provincias entre las que se encuentran Valencia, Sevilla, Madrid, Córdoba o Castellón. La mercancía fue confiscada en el punto de venta, cuyos responsables conocían a la perfección el origen del producto.

En este caso, cuando acudas a un bar o una discoteca que sirva a sus clientes alcohol de “garrafón”, debes saber que estás en tu derecho de denunciar dicha práctica a las autoridades. Un estudio reciente elaborado por la Universidad Complutense de Madrid asegura que más del 5% de los jóvenes consume bebidas adulteradas en este tipo de establecimientos. Afortunadamente, existen muchas formas de delatar a los responsables como, por ejemplo, a través de internet, la Dirección General de Consumo o el organismo correspondiente en cada comunidad autónoma. Además de la tradicional hoja de reclamaciones en el local afectado.

Los envases deben estar provistos de un precinto fiscal adherido al tapón o el cierre

Otro caso similar ocurrió a mediados del mes de mayo, cuando la Policía Municipal de Madrid requisó un total de 1.109 botellas de alcohol con una marca falsificada y otras 404 sin el precinto correspondiente. Mientras que el año pasado, la entidad encargada del cumplimiento de impuestos y aduanas en Reino Unido también requisó 50 millones de litros de alcohol fraudulentos. Estos ejemplos dejan en evidencia el alcance y las consecuencias económicas de este tipo de engaño, apenas perceptible a simple vista pero de lo más evidente cuando conoces las características y rasgos propios del alcohol legítimo.

Una de las formas más sencillas de saber si estás adquiriendo una botella dentro de la legalidad es su etiquetado. Toda bebida espirituosa debe lucir, al menos, la siguiente información: “Denominación de venta de la bebida, grado alcohólico, todos los ingredientes que pueden causar alergias o intolerancias, cantidad neta, número de lote, condiciones especiales de conservación o utilización –en el caso de tenerlas– y el nombre o razón social y la dirección del productor o distribuidor que comercializa la bebida y es el responsable dentro de la UE”, enumera la Asociación General de Consumidores. Afortunadamente, este no es el único truco para salir de dudas.

Cómo detectar bebidas alcohólicas falsificadas

Foto: iStock.
Foto: iStock.

  • Los envases deben estar provistos de un precinto fiscal adherido al tapón o el cierre. Se trata de un documento timbrado y numerado, sujeto al modelo emitido por el Ministerio de Economía y Hacienda y fabricado por la Fábrica de Moneda y Timbre. Además, sabrás que es oficial si no hay forma de abrir la botella sin que dicha etiqueta se rompa.
  • Esto también afecta al tapón, que debe estar totalmente sellado. “Muchas falsificaciones se venden en botellas verdaderas que han sido rellenadas con alcohol falso. Por eso hay que comprobar el tapón, si están sin sellar no hay que beberlo ya que el interior puede estar contaminado”, explican desde la plataforma Barman in Red.
  • Si se trata de una marca que consumes con asiduidad, otro elemento importante será el precio. Si este es excesivamente bajo, en comparación con el habitual, lo más probable es que el líquido que contiene no sea el original.
  • El olor también es fundamental para detectar licores falsificados, pues estos contienen niveles peligrosamente altos de metanol, que se emplea para desnaturalizar el alcohol etílico y que podría otorgar un aroma diferente al destilado original.
Foto: iStock.
Foto: iStock.
  • Comprueba que el etiquetado no tiene faltas de ortografía o más de una etiqueta superpuesta. También que el código de lote luzca en perfecto estado.
  • “Si el nombre de la marca es parecido a otra de especial relevancia, puede tratarse de una falsificación o imitación”, aconsejan desde la Asociación General de Consumidores
  • Para conseguir vender el producto falsificado, muchos recurren a los códigos de barras de las marcas originales. Para saber si se trata de un producto reglamentario existen multitud de aplicaciones que escanean el código y analizan su autenticidad.
  • Si retiras la etiqueta y la botella queda pegajosa, se trata de un licor pirata ya que las grandes marcas del sector utilizan pegamento seco y carente de viscosidad.

La importancia de estas pautas de reconocimiento reside, principalmente, en los riesgos para la salud que supone el consumo de este tipo de licores. “Si se consumen bebidas espirituosas sin etiquetar no pueden garantizarse los controles de calidad y seguridad alimentaria suponiendo un riesgo para la salud, las bebidas pueden contener sustancias prohibidas por ley o no aptas para el consumo humano y perjudicar la salud de manera irreversible”, alertan desde Aecosan. Entre los signos habituales destacan los mareos, la visión borrosa, las náuseas, el dolor de cabeza, la dificultad para respirar, los calambres o el entumecimiento de las extremidades. Al menor síntoma, acude al centro médico más cercano.

Bebidas Vinos
El redactor recomienda