La guía completa para poder comprar el frigorífico perfecto
  1. Consumo
Directrices de la OCU

La guía completa para poder comprar el frigorífico perfecto

Es el electrodoméstico más utilizado, por eso hay que saber elegir según nuestras necesidades para que la compra no sea un fiasco. Estas pautas te ayudarán a escoger el aparato perfecto para, al menos, 12 años

Foto: Foto: unsplash/@squarre_one.
Foto: unsplash/@squarre_one.

El frigorífico es, junto con la lavadora, el gran electrodoméstico que no falta en ningún hogar de España, según confirma el Instituto Nacional de Estadística. Cambiarlo puede suponer un quebradero de cabeza a la hora de decantarse por el que mejor cumple nuestras expectativas dada la amplísima oferta (marca, tamaños, calificaciones energéticas, etc).

Para facilitar esta tarea, Alimente ha recopilado unas pautas para elegir el más adecuado a cada consumidor, un asunto importante porque tendrá una vida media útil de entre 10 y 12 años. Una encuesta reciente realizada a 90.000 consumidores europeos (15.216 españoles) por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre la durabilidad de los electrodomésticos, confirma que "de media, la vida de un frigorífico combi está en algo más de 12 años". En el análisis por marcas, Miele sobresale como la más duradera en todas las categorías analizadas. También destacan en cuanto a duración Edesa, Ignis, Zanussi, Bosch y Electrolux.

Un aparato barato con un consumo elevado a la larga puede costar más que uno más caro con un consumo bajo

Desde Miele valoran la encuesta de la OCU que les posiciona en el primer puesto en cuanto a durabilidad: "Los resultados del estudio avalan la ya conocida apuesta de la compañía por testar sus productos para que puedan alcanzar una vida útil equivalente a 20 años. Para ello, sometemos a nuestros electrodomésticos a constantes y rigurosos test que garantizan también la mayor eficiencia, consiguiendo las mejores calificaciones energéticas del mercado y unas excelentes prestaciones".

La importancia de una buena elección

El fabricante alemán destaca que "el frigorífico es el electrodoméstico que más usamos en nuestros hogares", de ahí la importancia de elegirlo bien. Para ello, debemos tener en cuenta tres factores determinantes: la eficiencia energética, la fiabilidad del aparato y el diseño.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Sobre el primero de ellos, la clasificación energética A++ y A+++ se identifica como los mejores valores en términos de eficiencia energética, que se consigue gracias a la optimización del circuito de refrigeración y de los sistemas de aislamiento, permitiendo así un ahorro importante de dinero.

La OCU insiste en la relevancia de la elección debido a que "es un producto destinado a durar muchos años y que está las 24 horas conectado a la red eléctrica". Por ello, "un aparato barato con un consumo elevado a la larga puede costar más dinero que uno más caro con un consumo bajo".

En cuanto a los requisitos que debe reunir, la organización de consumidores resume: "En primer lugar que enfríe correctamente (esa es su misión); para ello, tiene que refrigerar o congelar rápidamente la comida que se introduce y mantener estable la temperatura interior. Además, cuanto menos consuma, menos gastaremos en electricidad".

Por último, la OCU apunta la facilidad de uso de los distintos compartimentos y de limpieza, dos cualidades que también son importantes.

Para los consumidores que no sepan cuál elegir, la OCU les aconseja consultar su comparador, para el que se han analizado cerca de 200 aparatos y entre los que se pueden encontrar los frigoríficos con mejor relación calidad-precio. Por último, insisten a los consumidores que piensen bien antes de comprar qué aparato se adapta a sus necesidades.

¿En qué se fija la OCU a la hora de analizar los frigoríficos?

  • Dimensiones: el espacio necesario para que, según los fabricantes, hacer que el refrigerador trabaje óptimamente.
  • Velocidad de enfriamiento y de congelación.
  • Ruido: nivel de ruido, vibraciones producidas y otros tipos de perturbaciones, especialmente en el momento en el que el refrigerador cambia de modo encendido a apagado.
  • Estabilidad de la temperatura: analizada con una temperatura exterior ajustada a 25°C, se pone el refrigerador a 3°C y el congelador a -18°C, simulan un descenso de la temperatura exterior hasta 10°C y luego la suben a 38°C y verificando cuánto cambia la temperatura interna del frigorífico y del congelador.
  • Aislamiento del congelador: mediante la simulación de un apagón eléctrico, miden cuántas horas mantiene el congelador la temperatura por debajo de -9°C.
  • Temperatura sugerida por los fabricantes.

¿Americano o combi?

Los americanos, también llamados side by side, tienen frigorífico y congelador uno al lado del otro, en dos puertas mientras que los combi están equipados con un compartimento refrigerador y un congelador en la parte inferior.

Según la OCU, antes decidirse por una u otra opción hay que valorar cinco aspectos:

  • Altura: los americanos son, en general, más bajos, 179 cm de media, frente a los 197 cm de los combi.
  • Anchura: un americano suele tener unos 92 cm, mucho más que los 60 cm de media del combi. Además, el americano también necesita más espacio para abrir las puertas.
  • Profundidad: el americano llega a los 74 cm (sobrepasa la profundidad de una encimera estándar) que disminuye hasta los 66 cm en el combi.
  • Volumen útil: los americanos alcanzan 282 litros de refrigerador, un 50% más que la capacidad del refrigerador de un combi (187 litros). En el congelador la diferencia es aún mayor, pues el del americano duplica la capacidad del congelador del combi: 132 litros frente a 68 litros.
  • Precio: un americano cuesta un 50% más que un combi. El precio medio es de 980 euros mientras que el de un combi sencillo es de unos 580 euros.
Foto: iStock.
Foto: iStock.

La opción más sencilla es el frigorífico de dos puertas, con un único circuito termodinámico para hacer funcionar la zona de nevera y el congelador. Sus dimensiones son más reducidas que las de los frigoríficos combi y también son bastante más baratos. Pero sus prestaciones son limitadas, sobre todo en congelación: la limitada capacidad de congelación y la lentitud con que afrontan esta tarea, unida a las dificultades de descongelación del aparato hacen que no sean los frigoríficos más recomendables, y resulten indicados solo para viviendas con muy poco espacio, segundas viviendas, si no se va a utilizar prácticamente el congelador o si se busca algo muy barato. El precio medio de los frigoríficos de dos puertas ronda los 280 euros.

Ahorro de energía, imprescindible

El frigorífico es el electrodoméstico que más energía consume (un 31% del total), por eso la OCU hace algunas recomendaciones de ahorro energético:

  • Clase A, A+, A++ y A+++ gastan menos electricidad (algo importante, pues son aparatos que están siempre encendidos) y son más respetuosos con el medio ambiente.
  • No instalarlo cerca de una fuente de calor (radiador, horno, cocina eléctrica) o en un lugar soleado.
  • No ajustar el selector de temperatura en un valor demasiado bajo: una temperatura interior a 5ºC en el frigorífico, y de -18ºC en el congelador es más que suficiente para conservar la mayoría de los alimentos.
  • Comprobar que circule aire suficiente alrededor del aparato. No colocarlo pegado a la pared
  • Limpiar el polvo de detrás del frigorífico para que el intercambio de calor con el ambiente sea correcto.
  • Mantener cerrada la puerta: al abrir, sube la temperatura interior y se necesita más energía para volver a bajarla. Colocar y ordenar bien los alimentos en el interior del frigorífico ayuda a gastar menos electricidad.
  • Descongelar de vez en cuando: solo 3 milímetros de escarcha en las paredes del congelador aumentan el consumo un 30%.
  • Dejarlo limpio, vacío y desenchufado si la casa va a permanecer vacía durante bastante tiempo (vacaciones)
  • Aprovechar al máximo el volumen de la nevera pero sin llegar a comprimir los alimentos.

Funciones especiales

La OCU confirma que para satisfacer los deseos de los usuarios, los fabricantes han invertido en la investigación de nuevas tecnologías que les han permitido implementar novedosas funcionalidades a sus frigoríficos.

  • Ver el interior sin abrir la puerta: el sistema InstantView enciende la luz interior de la nevera y permite ver qué hay dentro con tan solo dar 2 toques en la puerta, sin abrirla.
  • Puerta pequeña: algunas neveras tienen una pequeña puerta de apertura independiente en la que se pueden colocar los alimentos o bebidas más consumidas.
  • Pantalla inteligente: desde la que pueden hacer tareas tan diversas como escribir la lista de la compra, dejar notas digitales, escuchar música con Spotify o ver alguna serie de televisión.
  • Hacer fotos del interior: algunas marcas han incorporado cámaras a sus frigoríficos que permiten fotografiar el interior y enviar la imagen a un móvil.
  • Espacios diferenciados dentro del frigorífico: cajones que se pueden configurar para que tengan unas condiciones de temperatura y humedad diferentes al resto del interior del frigorífico, conservando cada alimento en óptimas condiciones.
Tendencias de consumo Consumo
El redactor recomienda