¿Realmente son útiles las aplicaciones sobre información nutricional?
  1. Consumo
Consumo saludable

¿Realmente son útiles las aplicaciones sobre información nutricional?

Una alimentación equilibrada y sana es un excelente escudo contra la obesidad y otras enfermedades, aunque no siempre es sencillo saber si un alimento es bueno. Las 'apps' pueden ser de gran ayuda, pero tienen limitaciones

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La importancia que tiene la alimentación para mantener la salud y evitar trastornos que puedan conducir a graves enfermedades (obesidad, hipertensión, diabetes o cáncer) ha calado hondo entre los ciudadanos, pero el interés y la preocupación no se traducen, necesariamente, en mayor conocimiento o bien hacer.

A menudo nos encontramos en el súper dudando entre dos productos similares sin llegar a decidirnos por uno de ellos o simplemente queremos conocer qué ofrecen. Leer las etiquetas nutricionales es una tarea engorrosa y frustrante porque la mayoría desconocemos qué ocultan todos esos ingredientes que figuran ahí impresos. Para ayudarnos a descifrar la información existen aplicaciones que con solo acercar el teléfono móvil al código de barras despliegan todos los datos nutricionales, que suelen aparecer resumidos en una puntuación y un color, de forma que basta un vistazo para que sepamos cómo de sano es el alimento que tenemos entre manos.

La cifra de aplicaciones incluidas en la categoría de 'diet and fitness' supera las 5.400, pero la mayoría carece de respaldo científico

ElCoCo, Yuka y MyRealFood se encuentran entre las 'apps' más conocidas en el ámbito de la alimentación y cuentan con millones de seguidores cada una de ellas. La cifra de aplicaciones escala hasta más de 5.400 si se incluyen todas en la categoría 'diet and fitness'. Sin dejar de reconocerles utilidad, muchas no gozan del beneplácito de las sociedades científicas de nutrición. Ascensión Marcos, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), confiesa: "En mi opinión, dejan mucho que desear".

Información oculta

La razón para este veredicto es que "las aplicaciones miden un parámetro pero no recogen todo". Marcos pone el ejemplo de las de actividad física, que registran lo que es movimiento en pasos pero no otros ejercicios, como nadar. "Queda mucho por hacer. Hay mucho, pero bueno, muy poco", sentencia.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Más implacable es a la hora de evaluar las 'apps' relacionadas con la nutrición: "El gran problema es que nos dedicamos a ver calorías, pero la caloría no es lo más importante. Lo relevante es lo que comes, cómo lo cocinas, cuántas veces y cuándo se come al día", enfatiza. "Es primordial mantener un horario de comidas y dejar pasar entre dos y tres horas desde que se cena hasta que nos vamos a la cama. Hay muchas cosas de comportamiento alimentario que no ve una aplicación".

Además, la presidenta de FESNAD e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) denuncia que detrás de muchas no existe un respaldo científico, se limitan a informar de las calorías y "empleando para esto también diferentes tablas".

Esas diferencias en las medidas se deben, en muchos casos, a que son aplicaciones desarrolladas en un estado y que otros implementan directamente, sin adaptarlas a sus parámetros regionales. Aquí es donde radica la falta de conformidad de la FESNAD con Nutri Score, un sistema de evaluación que clasifica los alimentos en cinco categorías según su calidad nutricional (A, B, C, D y E), representadas por otros tantos círculos de colores que van desde el verde oscuro (mejor calidad nutricional) al rojo (peor calidad nutricional).

España es diferente

Este sistema es ya una realidad en países como Francia y Bélgica, y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) considera que este tipo de etiquetado puede ayudar mucho a los consumidores. Pero, expone Marcos, "desde FESNAD pensamos que puede ser un sistema válido si se corrigen los algoritmos o se puede complementar porque hay puntos en los que no se adapta bien a nuestra realidad". Concretamente, la científica se refiere a los ácidos grasos, porque "no todos son malos, y también depende de la cantidad que contienen". El pulso está en que Nutri Score (que fue desarrollado por la Agencia Británica de Alimentos) no contempla las bondades del aceite de oliva y utiliza como grasa de referencia la mantequilla. "Está claro que para la sal y el azúcar es un modelo muy útil, pero no para los ácidos grasos", insiste.

Foto: A. Gómez.
Foto: A. Gómez.

Las autoridades sanitarias españolas tenían prevista la implantación de Nutri Score a principios de este año, algo que, por ahora, no ha ocurrido.

Ascensión Marcos es clara a la hora de inclinarse sobre cuál es el método mejor para que el consumidor sepa qué alimentos son más saludables: "Son los frescos, que no requieren etiqueta, y en el caso de que se presenten envasados, no son un problema. El problema son otros, los procesados".

La clave no es si tal o cual 'app' es más fiable o cómo leer las etiquetas de los alimentos (que también es fundamental). "Lo primero que se requiere es educación nutricional. Todo el mundo habla de nutrición, todos saben lo que hay que comer y lo que no, pero cometen muchos fallos", subraya la científica. Su receta: "Ofrecer una buena educación nutricional, a cargo de un grupo de expertos en nutrición, y como una labor social sin ánimo de lucro".

Tendencias de consumo Dieta Alimentos
El redactor recomienda