¿Es seguro utilizar plásticos en el microondas? Te expones a esto
  1. Consumo
Riesgos

¿Es seguro utilizar plásticos en el microondas? Te expones a esto

Es cómodo, rápido y limpio. Basta con cubrir el plato de comida con un film o meter directamente el táper para que en cuestión de segundos tengamos la comida caliente en la mesa. Pero ¿es inocuo para nuestra salud?

Foto: Foto: Unsplash/@introspectivedsgn.
Foto: Unsplash/@introspectivedsgn.

La pandemia de covid-19 ha dado la vuelta a la vida que conocíamos hasta ahora. Los grandes problemas que traían de cabeza a las autoridades mundiales (y a nosotros) -la protección al medioambiente, las crisis migratorias, las provocaciones militares de Corea del Norte o las desigualdades económicas- han pasado a un segundo plano con la irrupción del SARS-CoV-2, el enemigo que ha conseguido unir a más de 2.000 millones de personas con el único objetivo de aniquilarlo.

Por poner un ejemplo que nos afecta a todos: ¿qué ha sido de la guerra contra los plásticos? Con la pandemia todavía en (lenta) expansión, el pasado 15 de marzo, durante la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, celebrada en Nairobi, se acordó "una reducción significativa de los plásticos de un solo uso para 2030". Sin embargo, inmediatamente hemos asistido a un aumento exponencial del uso del plástico con diferentes fines, desde la fabricación de equipos de protección para los sanitarios (EPI) hasta envases y envoltorios de alimentos en los supermercados, pasando por guantes, pantallas protectoras, etc. El resultado: los residuos plásticos se han incrementado extraordinariamente en todo el mundo, como relata la científica Ethel Eljarrat en un artículo publicado en 'The Conversation'.

Un informe de la OCU recoge que el 87% los usuarios de microondas lo utiliza para calentar comida preparada

La mayoría de los plásticos están hechos de petróleo, aunque hay otros biodegradables fabricados a partir de fibras de madera y algodón, pero con el inconveniente de que no resisten temperaturas superiores a 60ºC. Así pues, se deduce que la mayoría de los plásticos que utilizamos en la cocina proceden del petróleo y resisten bien tanto las temperaturas altas como las bajas.

Del táper a tu comida

Este último dato es relevante a la hora de calentar y preparar alimentos en el microondas. Un informe de la OCU recoge que el microondas es uno de los electrodomésticos más utilizados (el 60% de los usuarios varias veces al día), y el 87% los hace para recalentar comida. La pregunta es: ¿es seguro usar plástico en el microondas?

Foto: A. Gómez.
Foto: A. Gómez.

La mayor preocupación sobre este asunto es si algunas de las partículas del plástico pueden pasar a los alimentos. Los químicos que más inquietan son el bisfenol (BPA) y los ftalatos, que aumentan la flexibilidad y durabilidad del plástico. Pertenecen a los conocidos como disruptores endocrinos (afectan a las hormonas) y se han relacionado con obesidad, diabetes o problemas reproductivos.

El BPA se encuentra en plásticos de policarbonato, utilizado desde 1960 para fabricar envases, vasos y biberones. El bisfenol se puede filtrar a los alimentos al exponerlo al calor, como cuando se calienta al microondas, según constató una investigación publicada en 'Enviromental Research and Public Health'. Por esto, muchos fabricantes de productos relacionados con la conservación de alimentos han cambiado a plásticos libres de bisfenol.

Sin embargo, diferentes estudios han confirmado que hasta los plásticos libres de BPA pueden desprender moléculas que actúan como disruptores endocrinos al calentarlos al microondas. Por tanto, salvo que el recipiente esté etiquetado como apto para el microondas, lo aconsejable es pasar el alimento que se quiera calentar a otro de cristal o de loza.

Riesgos ocultos

Este consejo es aplicable a los films protectores de los alimentos, y es más seguro taparlos con papel apto para microondas.

Foto: Unsplash/@routessansfins.
Foto: Unsplash/@routessansfins.

Conocedoras de este peligro, muchas personas evitan calentar comestibles en envases de plástico. Pero, en muchas ocasiones, tienen una falsa sensación de seguridad. Otras situaciones que favorecen el paso de partículas del plástico a los alimentos y bebidas son:

  • Colocar alimentos calientes en recipientes de plástico
  • Fregar los táperes con estropajos y detergentes abrasivos que rallen el plástico
  • Recipientes que tienen mucho tiempo
  • Limpiar con frecuencia los contenedores en el lavavajillas
  • Presencia de vinagre y zumo de limón en los alimentos del recipiente

El mejor plástico

La costumbre más saludable es que el plástico deje paso al cristal en nuestras neveras y microondas, aunque no es una tarea sencilla de la noche a la mañana. Otra alternativa es buscar envases hechos de PP (polipropileno) y que lleven este distintivo impreso.

Los tipos de plástico de uso alimentario son:

  • Tereftalato de polietileno (PET o PETE): botellas de refrescos y aceite de cocina.
  • Polietileno de alta densidad (HDPE): barquetas de mantequilla y frascos de proteína en polvo
  • Polietileno de baja densidad (LDPE): bolsas de plástico, botellas deformables y envases de alimentos
  • Polipropileno (PP): tapones de botellas, tarros de yogur y de almacenamiento de alimentos, cápsulas monodosis de café y biberones
  • Poliestireno o espuma de poliestireno (PS): envases de alimentos, platos y vasos desechables

Seguridad alimentaria Alimentos Hábitos de consumo
El redactor recomienda