Una película de seda para mantener mucho más tiempo los alimentos
  1. Consumo
¿ADIÓS A LOS PLÁSTICOS?

Una película de seda para mantener mucho más tiempo los alimentos

Dependiendo del alimento, el resultado puede mostrar un aumento de hasta el 200% en su vida útil. Y todo por un descubrimiento causal de un profesor de Ingeniería Ambiental del MIT

Foto: Evolución de un plátano, con el revestimiento de seda y sin él. (Cambridge Corps)
Evolución de un plátano, con el revestimiento de seda y sin él. (Cambridge Corps)

Una película hecha de seda, transparente, invisible, imperceptible e insípida puede convertirse en un sistema que permita extender en gran medida la vida de los alimentos, contribuyendo a su conservación. Es el proyecto de la startup Cambridge Crops, que parte de la idea de un científico italiano del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Fue un descubrimiento casual. Benedetto Marelli, profesor asistente de Ingeniería Civil y Ambiental en el MIT, estaba preparándose para un concurso de cocina en el laboratorio cuyo único requisito era incorporar la seda en cada plato, y dejó accidentalmente una fresa bañada en este elemento en su banco: "Volví casi una semana después, y las fresas que estaban cubiertas todavía eran comestibles. Las que no estaban cubiertas con seda estaban completamente estropeadas".

Foto:

Marelli, cuya investigación previa se centró en las aplicaciones biomédicas de la seda, quedó atónito. "Eso me abrió un nuevo mundo", añade. Marelli vio su descubrimiento como una oportunidad para explorar la capacidad de la seda para hacer frente a la cuestión de los residuos de alimentos. Entonces, se asoció con varios científicos para formar Cambridge Crops, una startup que se propone investigar y ampliar el descubrimiento inicial, utilizando la seda como su ingrediente principal para desarrollar productos que prolonguen la vida útil de todo tipo de alimentos perecederos. La tecnología de la empresa puede tener un amplio impacto en la extensión de la vida útil de los productos enteros y cortados, carnes, pescados y otros alimentos.

Barato y efectivo

Un tercio del suministro mundial de alimentos se desperdicia anualmente, sin embargo, más del 10 por ciento de la población se enfrenta al hambre. El desperdicio de alimentos tiene enormes implicaciones sociales, económicas y sanitarias que afectan tanto a los países desarrollados como a los países en vias de desarrollo. Si bien han surgido muchas tecnologías destinadas a prolongar la longevidad de los alimentos frescos, a menudo emplean modificaciones genéticas, materiales de envasado perjudiciales para el medio ambiente o son costosas de aplicar. "Hasta ahora, la mayor parte de la innovación en la tecnología de los alimentos y de la agricultura se basa en la ingeniería genética, la ingeniería vegetal, la ingeniería mecánica, la inteligencia artificial y la informática. Hay mucho espacio para innovar usando materiales, como nanomateriales y biomateriales", explica Marelli a 'SciTechDaily'.

"Creemos que nuestra tecnología es la que puede permitir realmente la eliminación de los envases plásticos de alimentos"

El profesor considera que una tecnología como la seda es una oportunidad para mitigar muchos de los problemas a los que se enfrenta la industria alimentaria sin cambiar las propiedades innatas de los propios alimentos, y es que el potencial de la seda proviene de la simplicidad natural del material, perfeccionada por milenios de biología evolutiva. Cambridge Crops utiliza un proceso patentado y eficiente que utiliza solo agua y sal para aislar y reformar la proteína natural de la seda. Esto hace que los revestimientos de seda de Cambridge Crops sean fáciles de integrar en las líneas de procesamiento de alimentos existentes sin necesidad de nuevos y costosos equipos o modificaciones. Una vez depositado en la superficie de los alimentos, el revestimiento de seda forma una barrera insípida, inodora y, por lo demás, imperceptible, que ralentiza los mecanismos naturales de degradación de los alimentos.

Dependiendo del alimento, el resultado puede mostrar un aumento de hasta el 200% en la vida útil. Esto no solo permite un menor desperdicio de alimentos, sino que también reduce la presión sobre las cadenas de frío, permitiendo a los transportistas reducir los gases de efecto invernadero. Cambridge Crops es optimista sobre el potencial de la seda para mitigar muchos de los desafíos que enfrentan las complejas redes de alimentos. "Creemos que nuestra tecnología es la que puede permitir realmente la eliminación de los envases plásticos de alimentos", señalan desde la compañía.

Alimentos Tecnología Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) Fruta
El redactor recomienda