Agua alcalina: falsas promesas, famosos, avaricia y estupidez
  1. Consumo
Ningún estudio lo corrobora

Agua alcalina: falsas promesas, famosos, avaricia y estupidez

Un mercado por valor de 426 millones de dólares a 26€ la botella. Propiedades infundadas sostenidas por celebrities de dudosos escrúpulos y falsos médicos expresidiarios

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La capacidad de donar un anión (OH-) o un catión (H+) al medio (en disolución) es algo que poco lugar tiene fuera de los libros de química. Nosotros percibimos la segunda opción como un sabor agrio, pues aportar cationes al medio otorga la cualidad de 'ácido' a una sustancia. En cambio, las sustancias capaces de aportar aniones (OH-) están siendo consideradas en los últimos años como beneficiosas para la salud. Ahora, más allá de la famosa dieta alcalina, llega el agua de mismo nombre, embotellada y carísima (puede llegar a costar 26€ el litro). Tal vez su elevado precio tenga algo que ver con que su mayor paladín no sea otro que Gwyneth Paltrow, la famosa que ya apoyó con anterioridad cosas como 'ser picada por abejas', 'utilizar lavativas diarias' o algo tan de moda (y tan inútil) como el detox.

Pero vamos por partes: ¿qué dicen los defensores de la dieta alcalina? La forma simple y llana de ponerlo es que el ácido es malo y lo alcalino es bueno. Al igual que en el motor de un coche, cuando nuestras células utilizan combustible (glucosa proveniente de grasas o azúcares) y oxígeno para producir energía, también se generan ciertos desechos llamados 'residuos metabólicos'. Estos son completamente naturales y nuestro cuerpo está diseñado para eliminarlos con absoluta normalidad. Los susodichos seguidores de esta dieta mantienen que ciertos alimentos, como la ternera, el cerdo, el pollo, el pescado, los huevos, la leche, los cereales y el alcohol, pueden producir residuos ácidos, mientras que las verduras, legumbres, frutos secos y verduras producen residuos básicos.

"La dieta alcalina es una invención basada en la unión de fuerzas de celebrities y pseudociencia"

¿Y por qué son sanos los residuos básicos? Pues porque nuestro cuerpo tiene un pH (la escala que mide la acidez o la alcalinidad de una disolución acuosa) situado entre el 7,36 y el 7,44, así que ellos suponen que si somos básicos, un pH básico es bueno también (ellos sí que son básicos). Técnicamente, deben creer que la lejía o los líquidos desatascadores de tuberías son sanísimos, dado que tienen un pH muy alto.

Los paladines de esta dieta creen que esos residuos metabólicos pueden alterar el pH de nuestra sangre y, a causa de esto último, producir enfermedades. Esto, como ya nos imaginamos, no tiene ni un ápice de verdad. Para empezar, podrán alterar mínimamente el pH de nuestra orina, jamás el de nuestra sangre. Esto se debe a que los riñones son filtros extraordinariamente efectivos, capaces de eliminar en segundos todas las impurezas (como los residuos metabólicos) que lleva nuestra sangre. Los cambios de pH sanguíneo están producidos por enfermedades muy graves que requieren tratamiento médico inmediato como la cetoacidosis (la más frecuente es la causada por la diabetes), el alcoholismo o inanición. Todas esas acidosis sanguíneas ponen en peligro la vida del paciente, por lo que han ser de curadas con fármacos. De lo que se olvidan los defensores de la dieta alcalina es de que las alteraciones básicas del pH sanguíneo son igualmente peligrosas.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ahora, la señora Paltrow y sus seguidores, o más bien los inversores de su nuevo socio comercial, Flow Alkaline Spring Water, se han propuesto vender agua alcalina embotellada. Para muchos de nosotros esto puede resultar extraño: "¿De verdad hay mercado para esto?". Sí, y por un valor, en el año 2017, de 427 millones de dólares. Doña Paltrow tiene una gran cantidad de virtudes. Puede que la más notable de ellas sea carecer completa y absolutamente de escrúpulos, al igual que el 'inventor' de la dieta alcalina. Este señor, llamado Robert Young, publicó en al año 2002 el libro 'The pH miracle', llamado en España 'La milagrosa dieta del pH'. Como es lógico, cualquier dieta que use alegatos religiosos como el término 'milagro' deberá ser tomada con recelo. Hace falta decir, también, que el señor Young ha sido procesado varias veces por la justicia estadounidense, dado que considera que ninguna enfermedad puede vivir en un medio alcalino. Le retiró a una paciente de cáncer la quimioterapia. Esto ocurrió cinco años después de haber pasado por la cárcel por haber ejercido la medicina sin licencia. También en 2006 convenció a Kim Tinkham, una paciente de triple cáncer de mama, de que la dieta alcalina podría curarla y no la quimioterapia o, dicho de otro modo, la ciencia. La señora Tinkham murió tres años después.

Cierto es que no solo Gwyneth Paltrow es responsable de los falsos mitos de esta barbaridad, otras 'celebrities' estadounidenses como Jennifer Aniston, Kate Hudson o la modelo Miranda Kerr también la defienden. Como explica el nutricionista Ian Barber al 'Telegraph' cuando se le pregunta si hay algo de verdad detrás de esta dieta (o este agua en este caso), contesta: "En realidad no. La idea es una invención basada en un 'mix' de celebrities y pseudociencia, y cuanto mayor sea la celebrity, más repercusión tiene".

Todavía estamos esperando pruebas de la efectividad de esta dieta (y estaremos encantados de admitir nuestro error), pero mientras se promuevan curas basadas en fantasia y desconocimiento, las desmentiremos con todas nuestras fuerzas.

Dieta Detox Trucos adelgazar
El redactor recomienda