Aún no sabes cuáles son los dos mejores alimentos contra el calor
  1. Consumo
Recetas

Aún no sabes cuáles son los dos mejores alimentos contra el calor

La sandía y el melón son dos frutas perfectas para resistir las altas temperaturas por su increíble aporte de agua y vitaminas. Para aprovechar todo su potencial, estos son los platos principales donde brillan

Foto: Brochetas con sandía. (iStock)
Brochetas con sandía. (iStock)

El saber gastronómico aleja los cocidos y las lentejas durante el verano y pone sobre la mesa otros ricos platos como el gazpacho, las ensaladas de pasta o el arroz tres delicias casero. Además, la sabia naturaleza nos agasaja con frutas tan fresquitas como la sandía y el melón, con las que afrontar de la mejor manera posible el calor más sofocante. Pero ¿por qué solo las consumimos a modo de postre? Ya es hora de que también figuren en el plato principal, por eso desde aquí nos hacemos eco de un par de recetas para ello. Al igual que los guisos y estofados nos ayudan a entrar en calor durante el frío invierno, el verano también cuenta con un buen puñado de recetas para resistir los envites del calor, que no son pocos.

Lo cierto es que las frutas de temporada son una gran fuente de hidratación y poseen multitud de propiedades adicionales. En concreto, la sandía es rica en betacaroteno, que ayuda a proteger la piel y los ojos de la radiación solar. Sobre todo ahora que estamos más expuestos a ella, ya que durante el verano la Tierra está más próxima al Sol. También posee una gran cantidad de licopeno, cuya ingesta es recomendable en cualquier época del año dado que previene los problemas cardiovasculares y el cáncer, además de muchas otras enfermedades crónicas y degenerativas.

Con semejantes credenciales, esta fruta merece convertirse en la protagonista indiscutible de nuestro verano. Pero no solo durante los postres, sino también como plato principal gracias a las recetas que os descubrimos a continuación. ¡Bon appétit!

Gazpacho de sandía

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes:

  • 1 sandía pequeña (aproximadamente 1 kilo y medio de pulpa)
  • 500 gramos de tomates maduros
  • 35 gramos de cebolla
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 pimiento verde
  • 1 diente de ajo
  • Entre 1 y 3 cucharadas de vinagre de vino blanco

Preparación:

Como en cualquier otra receta de gazpacho, la batidora o el robot de cocina resultan indispensables. En primer lugar, hemos de cortar los tomates en trozos pequeños, para después echarlos en el interior del vaso de la batidora. Por encima añadimos el ajo, la cebolla y el pimiento que previamente habremos preparado. Batimos para que la mezcla quede homogénea y sin atisbo de grumos.

A continuación preparamos la sandía, que ya habremos pelado y troceado concienzudamente. Es importante que no se cuele ninguna pepita. Echamos la sandía a la batidora y le añadimos la sal, el aceite y el vinagre. Finalmente, batimos durante unos minutos hasta que presente la textura adecuada.

Ensalada de melón y pollo

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El melón es otra de las frutas a las que es imposible resistirse cuando la canícula arrecia. Y hacemos bien en sucumbir a ella, pues nos nutre como pocas gracias a la vitamina C, la vitamina B9 y los carotenos que aporta. También abundan minerales como el sodio, el potasio, el magnesio, el fósforo y el calcio. A este plantel de nutrientes se suman sus beneficios sobre la salud a la hora de prevenir enfermedades como la gota, la artritis y el colesterol alto. ¿Y cómo lo preparamos? Por todos es conocido el melón con jamón, pero hay otras maneras de degustarlo como plato principal sin tener que esperar a los postres.

Ingredientes:

  • 4 filetes de pechuga de pollo
  • Medio melón
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 4 cebolletas
  • 1 lechuga iceberg
  • 2 tomates
  • 1 cucharada de miel
  • Vinagre de vino blanco
  • Pimienta
  • Pimentón dulce
  • Sal

Preparación:

Su elaboración resulta muy rápida y sencilla, pronto tendrás listo este rico plato que supone todo un homenaje al verano. En primer lugar, preparamos los filetes de pollo y los aderezamos con sal, pimienta y una pizca de pimentón. Pero, ¡ojo!, no hace falta lavarlos. De hecho, es aconsejable que pasemos por alto este paso tan habitual en nuestras cocinas, pues se ha comprobado que únicamente sirve para diseminar las bacterias. Según denunció la OCU, esta práctica propicia la propagación de la bacteria campylobacter, que está catalogada como una de las causas más comunes de intoxicación alimentaria.

La sandía aporta mucha agua, además de betacaroteno, que nos protege de los rayos nocivos del sol


Hecho este inciso, seguimos. Una vez listo el pollo, calentamos el aceite en una sartén y lo freímos hasta que esté bien hecho o a nuestro gusto. Retiramos los filetes y pasamos a la preparación del melón, con la consabida retirada de las pepitas y la corteza. Necesitaremos un sacabolas para elaborar pequeñas esferas.

Después limpiamos las cebolletas, las lavamos y las cortamos en aros. Aprovechamos para lavar también la lechuga y los tomates, que cortaremos siguiendo nuestro propio criterio. Volvemos a los filetes que ya habíamos freído y los cortamos en tiras. Seguidamente, preparamos el aliño que consiste en una mezcla de miel, aceite, vinagre y sal. Vertemos en un plato todos los ingredientes e incorporamos la salsa casera.

En definitiva, con semejantes platos en el recetario, estaremos sobradamente armados para resistir una ola de calor mientras nos deleitamos con su sabor.

Recetas Fruta
El redactor recomienda