Comprobado: el etiquetado frontal de alimentos salva vidas
  1. Consumo
Información nutricional

Comprobado: el etiquetado frontal de alimentos salva vidas

El prestigioso 'British Medical Journal' publica un artículo que confirma, con datos científicos de más de 500.000 personas, que el sistema Nutri-Score reduce la mortalidad por cualquier causa. España implantará este etiquetado en 2021

Foto: Folto: iStock.
Folto: iStock.

El mayor problema de salud que tiene en estos momentos el mundo es, sin duda, la pandemia por el SARS-CoV-2, que ha conseguido en pocos meses desviar la atención de los grandes causantes de enfermedad y mortalidad en buena parte de los países: cáncer, enfermedades cardiovasculares y metabólicas y obesidad.

Pero confiemos en que la situación actual no se prolongue durante mucho tiempo y que pronto se recupere el interés por esas otras cuestiones que, a diferencia del covid-19, tienen su origen en el estilo de vida occidental, marcado por la escasa actividad física y los malos hábitos dietéticos.

Comer alimentos con un puntaje de calidad nutricional deficiente se asocia con más mortalidad por todas las causas

En los últimos años, las autoridades sanitarias mundiales, europeas y nacionales han promovido estrategias de salud pública orientadas a controlar la obesidad y el sedentarismo, y entre las propuestas, el etiquetado nutricional de los alimentos es prioritario para que los ciudadanos tengamos información fiable sobre la calidad de los productos que consumimos.

Fin de la polémica

Como hemos contado en Alimente, el etiquetado frontal de los alimentos recoge la información nutricional más relevante (calorías, grasas, proteínas, etc) y fácilmente visible para el consumidor. Existen diferentes modelos (Traffic Light Multiple, que se utiliza en Reino Unido; Envolved Nutrition Level, promovido por un consorcio de cinco multinacionales, y Nutri-Score, implantado en Francia y Bélgica, y desarrollado por científicos ligados al Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica), pero en España todavía no hay ninguno homogéneo implantado.

No obstante, falta poco para que dispongamos de uno de los llamados 'semáforos nutricionales' (la calidad de los alimentos se identifica según un color, de verde a rojo), porque el Ministerio de Consumo anunció en junio que Nutri-Score se establecerá en el país en el primer cuatrimestre de 2021, zanjando así una polémica que se prolonga durante varios años.

Foto: Nutri-Score.
Foto: Nutri-Score.

Nuevamente, la ciencia ha insuflado oxígeno al modelo francés. El prestigioso 'Bristish Medical Journal' publica hoy un estudio observacional que apoya el modelo de puntuación en el que se basa Nutri-Score (a más puntos, peor es la calidad nutricional). En concreto, los autores, pertenecientes a diferentes centros de investigación europeos (también españoles) y coordinados por Melanie Deschasaux, de la Universidad de la Sorbona (París), han encontrado que comer alimentos con un puntaje de calidad nutricional deficiente se asocia con una mayor mortalidad por todas las causas y específicamente por cáncer y enfermedades cardiacas, pulmonares y digestivas.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores han analizado los datos de salud de 501.594 adultos (edad media de 52 años) de 10 países europeos que participaron en el Estudio de Investigación Prospectiva Europea sobre Cáncer y Nutrición (EPIC).

Nota de la dieta

Han utilizado cuestionarios para evaluar sus ingestas dietéticas habituales y han calculado el índice FSAm-NPS para cada individuo (sistema de perfiles de nutrientes de la Agencia de Normas Alimentarias) que está asociado con la mortalidad. Cuanto mayor sea el puntaje del índice, menor será la calidad nutricional general de la dieta, como se refleja en una menor ingesta de fibras dietéticas, frutas y verduras y pescado, y una mayor ingesta de carne roja y procesada.

Foto: Unsplash/@solingrao.
Foto: Unsplash/@solingrao.

En términos absolutos, las tasas de mortalidad por todas las causas por cada 10.000 personas durante 10 años fueron de 1.237 en hombres y 563 en mujeres con valores más altos del índice frente a 1.008 en hombres y 518 en mujeres con índices más bajos.

Jordi Salas, catedrático de Nutrición de la Universitat Rovira i Virgili, en Tarragona, destaca a Alimente que la evidencia científica respalda el uso de Nutri-Score "como una herramienta de salud pública capaz de reducir el riesgo de enfermedades crónicas y la mortalidad", una certeza que no le impide admitir la introducción en el futuro de "mejoras en el algoritmo que conduce a la clasificación de los alimentos".

Nancy Babio, vicedecana y responsable del grado de Nutrición Humana de la misma universidad, tras matizar que lo que valora el artículo del 'BMJ' es la puntuación y el algoritmo en el que se basa Nutri-Score y no el etiquetado en sí, insiste en que "el estudio demuestra que consumir alimentos mal clasificados por la puntuación se asocia a un riesgo superior de muerte por todas las causas, y este es el punto más trascendental de la discusión sobre la eficacia y utilidad de un logotipo frontal como Nutri-Score".

Foto: Foto. iStock

La cuestión para esta experta no es solo que la etiqueta frontal sea comprensible para el público, sino que "sea eficaz, y para ello el perfil de nutrientes debe medir el objetivo que perseguimos, que no es otro que la población tenga menos riesgo de enfermar o morir".

Reformular alimentos

Ambos consideran que la conclusión del estudio de la Universidad de la Sorbona supone un paso relevante hacia la armonización del etiquetado en el mercado europeo. También manifiestan su satisfacción con que la ciencia demuestre la importancia de un alimento en función de su perfil nutricional y "no de los intereses de la industria o de las opiniones de blogueros".

"Esta herramienta que es útil, pero no perfecta, y sobre todo viva", defiende la vicedecana, puede mejorar con sólidos conocimientos científicos, una aspiración que comparte Salas, ya que así se tendrá un algoritmo muy útil "para luchar contra las enfermedades crónicas, que son la primera causa de mortalidad". Pero también, apostilla el catedrático, Nutri-Score podrá utilizarse como una estrategia más en políticas de salud y permitirá que "la industria tienda a reformular sus productos para que nutricionalmente sean mejores (mejor puntuados con el algoritmo)".

Normativa Alimentos Seguridad alimentaria Obesidad
El redactor recomienda