La trampa del confinamiento: cómo no reventar la cesta de la compra
  1. Consumo
Tendencias consumo

La trampa del confinamiento: cómo no reventar la cesta de la compra

Las nuevas restricciones por el covid nos devuelven a pasar mucho tiempo en los supermercados o almacenando comida. Un nuevo estudio explica cómo no dejarse arrastrar por malos hábitos

Foto: Los supermercados como ocio.
Los supermercados como ocio.

En apenas una semana, mientras la tormenta se cierne ya en toda España y especialmente en Madrid, los supermercados vuelven al foco. La acumulación de nuevos casos de covid durante el último mes y las tensas reuniones políticas para decidir la mejor estrategia han creado una incertidumbre sobre las normas, las nuevas restricciones y el escenario de confinamiento en el que estaremos seguro todo el otoño, lo que ha tenido un impacto en la cesta de la compra, que se ha vuelto 'búnker'.

A diferencia de los meses más duros de abril y mayo, cuando aumentaron la venta de frescos, aunque se habla de 'confinar' Madrid, la realidad es que la libertad de movimiento dentro de la capital será infinitamente mayor que en primavera.

El nuevo escenario tras el espejismo del verano está provocando que se hagan más compras 'búnker' respecto a lo que se hacía antes

Sin embargo, solo con el anuncio de las posibles medidas hace días, ya se ha podido observar un incremento en los productos precisamente no perecederos: conservas principalmente, según han recogido estudios de Kantar y Gelt de forma independiente y que coinciden en ese punto.

Menos frecuencia

Según Carlos Prieto, director general y fundador de Gelt: "El análisis de la cesta de la compra vuelve a mostrarse, una vez más, como un reflejo de la situación social. Ahora es de esperar que se pueda volver a producir una compra búnker que, previsiblemente, puede extenderse hacia otras ciudades afectadas por el aumento de la propagación del covid-19".

Verduras en conserva.
Verduras en conserva.

Según el estudio que han presentado ahora y que definen como compra 'búnker' por la acumulación de productos no perecederos como legumbres, conservas... Las legumbres y las pastas se han incrementado, por ejemplo, en un 35% y un 32%, respectivamente; el arroz y las conservas, un 36%.

Estas subidas se explican también por el estudio de la consultora Kantar, según el cual pasamos menos tiempo en las tiendas ahora y vamos con menos frecuencia, lo que ayuda a explicar el fenómeno. Los cambios más notorios se encuentran en las cestas para llenar la despensa, que representan el 29,2% del valor total de la compra. Además, un 61% de los hogares han hecho compras de este tipo al menos una vez al mes tras el confinamiento, lo que se traduce en un 6% más que en 2019.

Hay que procurar no acumular más de lo que necesitamos y que los productos no perecederos sean en sustitución de los frescos

La cuestión ahora es procurar que la situación no nos obligue a comportarnos con la compra de forma que acumulemos más de lo que necesitamos y nos dejemos arrastrar por productos no perecederos en sustitución de los frescos y optemos por opciones también de ultraprocesados.

En realidad, desde que comenzó la pandemia hemos reducido nuestras visitas al supermercado, según el estudio de Kantar, un 4% menos que en el mismo periodo anterior. Sin embargo, ahora lo que está creciendo es el consumo de conservas. Además están aumentando los precios. La tendencia no es positiva porque un menor consumo de frutas y verduras nos predisponen peor no solo frente al covid, sino frente a resfriados y gripe.

La psicología del covid

La pandemia y las restricciones juegan un papel en nuestra toma de decisiones, como demuestran los últimos estudios y datos sobre la cesta, lo que quiere decir que aunque seamos conscientes de que una compra saludable incluye frescos y que es mejor ir más veces al supermercado que no unas pocas y acumular, lo estamos haciendo.

Lo mismo ocurre con las bebidas alcohólicas, que en abril y mayo alcanzaron picos de consumo que no se habían registrado antes. Como consecuencia de la limitación del ocio nocturno, es previsible que vuelvan a subir. Tenemos que ser conscientes de que estamos en una situación excepcional, pero no por ello dejarnos arrastrar por hábitos de consumo peores.

Hábitos de consumo Consumo Coronavirus
El redactor recomienda