Veganos contra ganaderos: salchichas y hamburguesas sin carne
  1. Consumo
Normativa

Veganos contra ganaderos: salchichas y hamburguesas sin carne

Hace años comenzó el auge del veganismo y con él nuevos productos que pretendían sustituir a la carne. Ahora, los ganaderos han planteado la batalla en la UE, pero el Parlamento ha dado la razón a los vegetarianos

Foto: Hamburguesas veggies.
Hamburguesas veggies.

Los ganaderos habían puesto el grito en el cielo. ¿Por qué llamar a una hamburguesa o a una salchicha como tal si no llevan carne? Desde hace años, el mercado vegetariano tenía entre sus productos formulaciones de hamburguesas y salchichas 'veggies' con ingredientes distintos como una alternativa para el consumidor.

Enfrente, una propuesta por parte de asociaciones de ganaderos que pedían a la UE que prohibiese los términos filete, escalope, hamburguesa o salchicha si eran a base de vegetales. En España, Anice -Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España- había lanzado una campaña con el #estonoesunfilete, en la que explicaban que "de igual manera que no confundes manzana con un móvil, no confundas las proteínas cárnicas con las vegetales".

La UE ha decidido que las alternativas veganas pueden seguir denominándose como los productos cárnicos, pero no en cambio como los lácteos

Ayer por la mañana, el Parlamento decidió que podrían seguir denominándose así. Un golpe para los ganaderos y un balón de oxígeno para asociaciones como Proveg, aunque no es una victoria completa, como explica a Alimente la directora de la división de España, Cristina Rodrigo, ya que en cambio ha salido adelante también la enmienda 171, en la que se prohíbe asociar los productos vegetales con los lácteos.

Bebidas vegetales tipo lácteos: arroz, almendra, coco y soja.
Bebidas vegetales tipo lácteos: arroz, almendra, coco y soja.

"Estamos muy felices de que el Parlamento Europeo haya decidido que se pueda seguir llamando hamburguesa a una hamburguesa vegetal, porque creemos que es muy buena noticia para ayudar a los consumidores a elegir este tipo de productos, lo que está además muy alineado con la estrategia 'De la granja a la mesa' de la UE y el acuerdo verde europeo. Lo que nos extraña es la enmienda para restringir aún más las alternativas vegetales a los lácteos: que ni siquiera nos permite denominar a los productos con la fórmula alternativa 'vegetal al estilo yogur griego' y otras de ese tipo".

Cambio climático

Es una solución que podría pasar por salomónica, pero que resulta incoherente: no parece sensato que se pueda seguir llamando a las hamburguesas vegetales como tales y que, sin embargo, no se pueda denominar 'leche de soja' sino 'bebida de soja'. Podría parecer una cuestión menor, pero que no esté en la etiqueta determina el marketing del producto: deja de ser una alternativa sino otra posibilidad.

Por debajo late el compromiso de favorecer a los productos vegetales ya que la industria cárnica es mucho más contaminante

Por debajo de esta lucha entre veganos y ganaderos late uno de los compromisos de la UE, que es la limitación de la emisión de los gases de invernadero asociados a la producción de carne, una cuestión de sostenibilidad que dirige toda la controversia de alguna forma. Una especie de guerra contra la carne y que ha recibido más atención de la que los propios ganaderos hubieran deseado, ya que lo que más les interesaba quizás ahora son paquetes de medidas para ayudar a que sea más sostenible la industria.

Diferentes cortes de carne roja.
Diferentes cortes de carne roja.

Cristina Rodrigo desmiente que exista tal guerra: "No creo para nada que sea una guerra contra la carne, sino como un tender la mano a la industria cárnica para ayudar a que se transforme y en general no solo a ellos, sino también al resto de la industria para la forma de producir los alimentos que comemos. Sabemos que necesitamos disminuir el consumo de productos animales sobre todo en Europa y que sean sustituidos por los que están basados en plantas, hay que facilitarles a los consumidores el cambio".

"Las restricciones de etiquetado con los lácteos existen desde 2017 y ahora parecen ir más allá. Sin embargo, el consumidor lo está demandando, habría que preguntarles a los europarlamentarios por qué han votado así, porque los lácteos también tienen un impacto medioambiental muy grande", concluye.

Tendencias de consumo Veganismo Vegetariano
El redactor recomienda