Las claves para escoger un buen congelador
  1. Consumo
Ventajas e incovenientes

Las claves para escoger un buen congelador

Es un electrodoméstico imprescindible en nuestra cocina, la despensa del frío en la que guardamos todos los alimentos con el fin de preservar su durabilidad. Por eso es importante tener una buena guía antes de escoger uno

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hay opciones en el mercado de los congeladores, pero a la hora de decidir intervienen varios factores que debemos valorar, como el espacio que tenemos, las ventajas e inconvenientes de cada uno, las opciones de organización que dan o las necesidades de mantenimiento. Alimente ofrece una guía de la mano de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

¿Cocinas a diario o practicas el ‘batch cooking’? ¿Compras semanalmente o eres de los que hace una compra al mes? ¿Tienes una cocina pequeña o grande? Estas son algunas de las preguntas que has de tener en mente antes de elegir un congelador. Si el frigorífico se te queda corto y quieres reforzar el almacenaje con un congelador independiente, hay dos opciones principales en el mercado.

Congelador vertical

Este electrodoméstico es similar a un frigorífico y normalmente está dividido en cajones. Entre las ventajas que ofrece encontramos que es una buena opción cuando no se dispone de mucho espacio en la cocina. Además, es una buena alternativa para todos los que quieren tener organizada la comida de manera sencilla y visual. Si vas a usar el congelador de manera frecuente, esta es la mejor elección. Por otro lado, una de las principales desventajas es que no cabe tanta comida como en un arcón.

Arcón congelador o congelador horizontal

Los congeladores horizontales o congeladores tipo arcón se caracterizan por tener una puerta en la parte superior y habitualmente son diáfanos por dentro. Las ventajas que ofrece tienen que ver con su capacidad, ya que es mayor que la de un congelador vertical, sobre todo en lo que respecta al volumen útil real. Por el contrario, algunas desventajas se relacionan con el espacio que ocupa. Suelen ser más anchos y bajitos que los congeladores verticales, necesitan más en superficie, aunque menos en altura. Otro problema de los arcones congeladores es su limitada capacidad de congelación, no puede congelar muchos productos frescos a la vez.

Características que debes valorar, según la OCU

  • La capacidad del congelador. Se pueden encontrar arcones congeladores con capacidades que oscilan entre los 100 y los 450 litros. Los congeladores verticales rondan los 200 litros. Por tanto, lo primero que debes analizar es qué necesitas, siempre teniendo en cuenta cómo es tu frigorífico y el espacio del que dispones. Piensa que el volumen anunciado suele ser mucho menor que el real, pues no se suelen contar los espacios inútiles (por ejemplo, los cajones, en el caso del congelador vertical).
  • La organización interna. Disponer de una buena iluminación interna es bastante recomendable, imprescindible en el caso del arcón congelador para ver su contenido. En los congeladores verticales, un mayor número de cajones facilita el almacenaje de alimentos, y si son transparentes, además resulta rápido localizarlos.
  • Alarma. Es un elemento clave en los congeladores, ya que te pueden avisar en caso de que se interrumpa el suministro eléctrico o si te has dejado la puerta mal cerrada.
  • Mandos y controles. Los congeladores deben tener un panel de mandos claro y accesible, situado en el exterior para evitar tener que abrirlos, lo ideal es que marquen los grados del congelador. Un buen termostato digital es básico para elegir una temperatura precisa. Los modelos que cuentan con sistema No Frost (sin escarcha) son más eficientes y facilitan la tarea del descongelado.
  • Desagüe. Si el orificio de desagüe esté en la parte frontal, será más cómodo descongelar el congelador.

10 consejos para un buen uso

placeholder Foto: Unsplash/@dev_irl.
Foto: Unsplash/@dev_irl.

  1. El congelador ha de ser instalado en un lugar que no esté cerca de fuentes de calor, además la temperatura a la que debe estar es -18ºC.
  2. No se deben tapar las ranuras de ventilación.
  3. Al poner el congelador, debes separarlo un poco de las paredes para que circule el aire a su alrededor. También es indispensable dejar un hueco por arriba.
  4. Si optas por un arcón congelador, comprueba que podrás abrir la puerta completamente y acceder al contenido.
  5. Mira que las gomas de la puerta están en perfecto estado y cierran herméticamente.
  6. Cuando abras el congelador para sacar o meter algo, hazlo deprisa (de ahí la importancia de una buena organización interna de los alimentos) y evita dejar la puerta abierta mucho tiempo.
  7. Pulsa el botón de congelación rápida el día anterior a introducir los alimentos en el congelador: así podrás conseguir que la temperatura se mantenga al nivel recomendado.
  8. Evita introducir alimentos calientes , espera a que estén a temperatura ambiente.
  9. No lo cargues demasiado de una sola vez.
  10. Es importante descongelar el aparato a menudo y, desde luego, siempre que la capa de hielo supere los 3 mm (sobre todo si no cuenta con sistema No Frost). Si tu nevera está cubierta por una capa de hielo de al menos medio centímetro, empieza a hacer un hueco en tu agenda para descongelarla. Al haber tanto hielo amontonado, el motor se verá obligado a trabajar más, gastará más energía y la vida útil de tu electrodoméstico se verá reducida. Ten en cuenta que tres milímetros de escarcha en las paredes del congelador aumentan el consumo un 30%.
Alimentos
El redactor recomienda