Alternativas a la pasta tradicional: lentejas rojas, konjac...
  1. Consumo
LA DE LEGUMBRES ES RICA EN PROTEÍNAS

Alternativas a la pasta tradicional: lentejas rojas, konjac...

La de toda la vida se elabora con harina de trigo, pero también podemos encontrar este alimento preparado con otros ingredientes como harina de legumbres o incluso un tubérculo

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La pasta es uno de los alimentos más universales que existen. Aunque está estrechamente ligada a la cocina italiana, en realidad su origen no es europeo. Existen dos versiones sobre esta cuestión: la que afirma que la pasta la introdujo Marco Polo tras uno de sus viajes a China y la que apuesta porque fueron los musulmanes quienes la trajeron a Europa.

Sea como sea, la pasta es una de las bases de nuestra alimentación. Sin embargo, no conviene abusar de ella. Elaborada a base de harina de trigo, es muy rica en carbohidratos de absorción lenta y su aporte de micronutrientes es muy escaso. Con la pasta podemos preparar recetas deliciosas para chuparse los dedos, pero no solo con la de harina de trigo. Existen otras variedades que pueden ayudar a crear un plato aún más original y, como diría Arguiñano, rico rico y con fundamento.

Tipos de pasta

No nos referimos a espaguetis, macarrones o raviolis. Según su composición existen diferentes tipos de pasta. La más habitual es la pasta alimenticia simple, elaborada con harina de trigo. Si buscamos que sea una pasta de calidad, tendremos que mirar que haya sido elaborada exclusivamente con sémola de trigo duro. Si se le añade un ingrediente extra, como gluten, soja, verduras o huevos se trata de una pasta alimenticia compuesta.

A su vez, estos dos tipos de pasta pueden ser rellenas, si llevan algún tipo de ingrediente extra en su interior, secas o frescas (si no han sufrido un proceso de desecación).

Pero, además, también se pueden buscar alternativas a la pasta tradicional. Las más conocidas son las elaboradas con lentejas rojas o las de konjac.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cada vez es más frecuente encontrar pasta de legumbres, y más concretamente de lentejas rojas, en los supermercados. El interés creciente de la población por comer bien y más saludable está favoreciendo la llegada de este tipo de productos a las tiendas tradicionales.

La pasta de legumbres es una buena alternativa en las dietas vegetarianas o veganas y también en ciertos casos de intolerancias alimenticias o en aquellas personas que busquen un alimento con mejor aporte nutricional que la pasta tradicional. La más común es la de lentejas rojas.

Se elabora a partir de harina de legumbres y contiene más fibra y un índice glucémico menor. Son especialmente recomendables en las dietas vegetarianas o veganas, ya que aportan una buena fuente de proteínas vegetales.

Comer legumbres o pasta de ellas

No. El proceso de transformación de la legumbre en pasta varía su valor nutricional. Por ejemplo, si se prepara con legumbres peladas contaremos con menos cantidad de fibra y de minerales.

También es importante que nos fijemos en la información nutricional del producto que vayamos a comprar y optaremos siempre por aquella que está hecha exclusivamente con harina de legumbres y nada más. En algunos casos, la palabra 'legumbre' es un reclamo para el consumidor, pero al revisar esta información nos podemos llevar la sorpresa de que no es 100% harina de legumbres.

¿Y qué es el konjac?

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

También se está convirtiendo en un producto muy popular entre quienes buscan alternativas a la pasta tradicional. La pasta de glucomanano es en realidad un tubérculo cuyo principal componente es un polisacárido que se considera fibra dietética.

El aporte calórico de la pasta konjac es ínfimo comparado con la pasta tradicional (aproximadamente cuenta tan solo con un 10% de sus calorías), por lo que se recomienda en dietas de adelgazamiento.

Hay que tener en cuenta que, aunque es muy rica en fibra, la pasta tradicional y la de legumbres tienen un mayor contenido. Es un muy buen prebiótico y ayuda a reducir el índice glucémico, pero apenas aporta vitaminas ni minerales.

La konjac es la más diferente a nivel de textura y sabor respecto a las de trigo o de legumbres

¿Cuál es más parecida a la tradicional?

La elección de la pasta de legumbres o de konjac depende de cuáles sean los objetivos que queramos alcanzar con ella.

A nivel nutricional, la pasta elaborada 100% con harina de legumbres es la mejor de las tres, también es la más parecida a la pasta de harina de trigo en cuanto a sabor y textura. La de konjac, por su parte, tiene una textura más gelatinosa y un sabor algo más diferente, pero es la mejor opción si lo que buscamos es reducir drásticamente la cantidad de calorías ingeridas.

Las tres son ricas en fibra y tienen una característica común muy importante: admiten casi cualquier acompañamiento. Esta es la clave del éxito de la pasta y lo que nos permite jugar con los sabores y crear una receta deliciosa partiendo de un alimento base que, a priori, no tiene apenas sabor.

Pasta a la carbonara, a la boloñesa, a la amatriciana, a la marinera… Con pesto, con nata o tomate. Con carne, con verduras, con queso, con gambas o con mejillones. Las variedades que admiten las recetas de pasta son increíblemente numerosas y depende de nuestra imaginación.

Con cualquier de estos tres tipos de pasta podemos realizar una receta muy vistosa, para chuparse los dedos y para conquistar nuestro estómago y el de nuestros invitados.

Legumbres Cocina italiana Verduras
El redactor recomienda