Los científicos apuestan por el marisco como el alimento del futuro
  1. Consumo
Cuidando el planeta

Los científicos apuestan por el marisco como el alimento del futuro

La ciencia indica que debemos avanzar hacia sistemas de alimentación más sostenibles, con mayor protagonismo de los productos marinos

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La población mundial aumenta a pasos agigantados y los recursos del planeta son limitados. Este es el principal problema alimenticio al que nos enfrentamos de cara a las próximas décadas, y algunos investigadores creen que se puede resolver optimizando los sistemas de pesca, cría de peces y cultivo de bivalvos de una manera sostenible.

Actualmente, el pescado y el marisco suponen el 17% de la carne comestible, pero según un estudio, publicado en 'Nature', la producción mundial anual de alimentos procedentes del mar podría aumentar entre un 36% y un 74% en los próximos treinta años, es decir, entre 21 y 44 millones de toneladas adicionales.

Según el estudio, este escenario de sostenibilidad solo podría lograrse si los cambios en el sector se hacen sin sobrepasar los límites ecológicos, económicos y reglamentarios, es decir, que si no se consigue promulgar una gestión pesquera eficaz y una dirección correcta para la acuicultura, incrementaría el ritmo de deterioro del ecosistema, provocando que hubiese menos alimentos y no más.

Los alimentos obtenidos con acuicultura podrían suponer un 44% de la carne procedente del mar

Hay que tener en cuenta que en 2050 la población mundial rondaría los 9.100 millones de personas (1,5 millones más), de acuerdo con un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Ganadería (FAO).

Todo esto lo plantean en 'Nature' desde la sostenibilidad, protegiendo los ecosistemas y sin empeorar los síntomas del calentamiento global, minimizando el impacto que tiene en el medioambiente. Además, más allá de la pesca, piensan que la acuicultura tiene un gran potencial, y calculan que los alimentos obtenidos mediante este método podrían suponer el 44% de la carne que viene del mar.

¿Una dieta basada en marisco?

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es fundamental que el marisco tenga cierto peso en nuestra dieta, porque es un alimento muy poco calórico que aporta nutrientes como las proteínas o las vitaminas A y E, así como ácidos grasos como el omega 3.

Asimismo, su contenido es bajo en hidratos de carbono y en grasa. Por eso, desde la Asociación Americana del Corazón señalan que es bueno tomar al menos dos porciones de 99 gramos semanalmente de pescado o marisco, porque nos aporta taurina, un aminoácido que colabora con los neurotransmisores cerebrales, lo cual favorece el descanso y el sueño nocturno.

El marisco nos ayuda a bajar de peso, debido a su bajo aporte en grasas

Además de todas estas cualidades y de ayudarnos a bajar de peso, por su bajo aporte en grasas, el marisco aporta muchos minerales a nuestro cuerpo, como el potasio (un diurético que encontramos por ejemplo en la cigala), el sodio (colabora con el equilibrio de líquidos y en el proceso digestivo y nos aporta energía, y está presente en langostinos y centollos), el yodo (gran aliado de la actividad hormonal que además evita el hipotiroidismo; nos lo aportan las ostras), el hierro (indispensable en nuestro organismo, de cara al oxígeno y a la circulación de la sangre; está en los mejillones y las almejas), el calcio (muy sano para la salud ósea; debes buscarlos en los crustáceos) y el magnesio (el mayor enemigo de la diabetes, presente en el bogavante y los langostinos).

Algunas contraindicaciones

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Pero, como con todos los alimentos, es bueno tomar precauciones y no abusar excesivamente del marisco, para evitar los niveles altos de ácido úrico (podrían provocar gota) y de colesterol, debido a las cantidades de purinas que tienen estos platos.

Además, se puede desarrollar alergia hacia algún tipo de este producto marino, lo cual debes consultar con tu médico. También deberían evitar consumir mariscos crudos aquellos que sufran enfermedades hepáticas, alteraciones inmunológicas o problemas gastrointestinales, y también los que tengan migrañas o cefaleas.

Como curiosidad, los mariscos que más alergia producen, según la Asociación Española de Personas con Alergias a Alimentos y Látex (AEPNAA), son los crustáceos como la langosta o las gambas. Después vendrían los bivalvos (mejillones, almejas o vieiras), los gasterópodos (caracoles, por ejemplo) y los cefalópodos (calamar, pulpo...).

Mariscos Nutrientes
El redactor recomienda