El pan más caro del mundo sale de un horno de un pequeño pueblo de Málaga
  1. Consumo
El negocio trabaja "al ritmo" del pan

El pan más caro del mundo sale de un horno de un pequeño pueblo de Málaga

Los ingredientes que justifican un precio de 1.480 euros por la hogaza de 400 gramos son el oro y la plata que mezclan con masa en polvo, copos y shabin (trozos)

placeholder Foto: Muchos amantes de este producto piden su hogaza desde múltiples lugares (Unsplash)
Muchos amantes de este producto piden su hogaza desde múltiples lugares (Unsplash)

Juan Manuel Moreno es un hombre que estaba en 2007 en una tienda de productos gourmet cuando vio el 'café más caro del mundo'. A raíz de esa visita, comenzó a trabajar en la elaboración del 'pan más caro del mundo'. Para ello, decidió gestionar la panadería de la familia de su mujer, Pan Piña, de Algatocín, un pueblo de Málaga de 800 habitantes.

"Es la culpable de haberme contagiado ese amor por el pan, por las cosas bien hechas, despacito y sin prisas, justo lo que el pan necesita", contó a Traveler Moreno. Así fue cómo este empresario con un deseo se hizo con las riendas de un negocio iniciado en 1940. Pese al aumento de los pedidos, la panadería no ha perdido su esencia: fábrica su producto estrella "a su ritmo".

Cuando este panadero primerizo consiguió elaborar el 'pan más grande de España', de 268 kilos y 9,53 metros (y récord Guiness), se puso manos a la obra en conseguir el objetivo inicial. Ahora, la hogaza más cara del mundo cuenta con ingredientes seleccionados "cuidadosamente de primera calidad: sal de roca -extraída a mano evitando detonaciones para no dañar el entorno y no contaminar-, harinas ecológicas de quinoa, chía y avena, tomate deshidratado, malta tostada y agua dura de la sierra de Algatocín".

Una propina de 500 euros

Cabe señalar que los productos que justifican un precio de 1.480 euros por la hogaza de 400 gramos son el oro y la plata que mezclan con masa en polvo, copos y shabin (trozos). Estos ingredientes le han granjeado al producto de Moreno el honor de ser el más caro del mundo sin perder "un sabor tradicional, de esos que te transportan a otra época".

"El oro y la plata no aportan sabor, son insípidos. Además, al contrario de lo que se piensa, el oro tiene propiedades beneficiosas para el organismo, ayudando en la eliminación de toxinas y retrasando el envejecimiento de la piel. Ya en la antigua China, allá por el 2.500 a.C., se usaba con fines medicinales y se consideraba un elixir para alargar la vida", indicó moreno.

De este modo, para probar el pan más caro del mundo tendrás que recorrer las calles laberínticas y encaladas de Algatocín. Aun así, muchos amantes de este producto piden su hogaza desde múltiples partes del mundo: "Países como Emiratos Árabes asiduamente nos envían aviones expresamente para recoger el pan y trasladarlo a ciudades como Dubái. Un cliente de Rusia me encargó once panes en un solo pedido y, a la hora de pagar, dejó una propina de 500 euros".

Gourmet
El redactor recomienda