Asómbrate con las recetas más buscadas de Europa
  1. Consumo
Dulces y repostería

Asómbrate con las recetas más buscadas de Europa

Por supuesto, la tortilla de patatas es la que despierta más curiosidad en nuestro país. Pero ¿cuáles son las elaboraciones que triunfan más allá de nuestras fronteras?

Foto: Foto: Unsplash/@picoffostie.
Foto: Unsplash/@picoffostie.

Desde su aparición hace ya veinte años, Google se ha convertido en una ventana al conocimiento en todo el planeta. De hecho, la compañía gestiona más de 100.000 millones de búsquedas al mes, relacionadas con todo tipo de materias: deporte, moda, cine, televisión, ciencia, tecnología y, por supuesto, gastronomía. Uno de los motivos por los que los internautas recurren a este gigante tecnológico es para aprender nuevas recetas. Y es que Google ha desbancado por completo a los libros de cocina tradicionales, abriendo todo un mundo de posibilidades.

¿Cuál es la elaboración más buscada por los españoles? Muy fácil: la tortilla de patatas. ¿Y en Francia? Sus deliciosas tostadas, empapadas en huevo y leche y cubiertas por una fina capa de azúcar y canela. Así lo ha descubierto un usuario del sitio web Reddit tras usar la herramienta de autocompletar de Google. Los resultados dejan en evidencia las preferencias culinarias de nuestros vecinos europeos. ¿Qué recetas triunfan más allá de nuestras fronteras?

Portugal, Reino Unido, Irlanda y Países Bajos

placeholder Café irlandés. (iStock)
Café irlandés. (iStock)

La gastronomía lusa cuenta con un recetario muy extenso y particular, donde destacan las célebres francesinhas, el bacalao dorado o las feijoadas. Sin embargo, son los pasteles de nata los que triunfan en internet. Los portugueses buscan casi a diario la elaboración de este postre típico del barrio de Belém, en Lisboa. Unas tortitas de crema y hojaldre cuya receta original solo conocen tres personas, o al menos eso cuenta la leyenda.

Una historia mucho más apasionante que el alimento más buscado en Irlanda: el café. Como bien es sabido, la versión irlandesa es una especie de cóctel hecho a base de whisky, azúcar, café y crema que se hizo mundialmente conocido en la década de 1940 durante el frío invierno. Mientras, Reino Unido y los Países Bajos comparten su pasión por las tortitas, esa masa fina y redonda abierta a todo tipo de combinaciones. No importa si es dulce o salada, todo sabe mejor con una tortita.

Italia, Suiza, Bélgica y Alemania

placeholder Un swiss roll con arándanos. (iStock)
Un swiss roll con arándanos. (iStock)

Europa es, sin duda, un continente de golosos. Y si no que se lo digan a los belgas, famosos por sus deliciosos gofres, elaborados con una masa de levadura y clara de huevo batido y cubiertos por los edulcorantes más diversos. Un postre que es posible encontrar en los restaurantes más selectos y los puestos callejeros de todo el país. Un poquito más de dificultad tiene el merengue, la receta más buscada en Italia. Aunque sus ingredientes son muy simples, aquel que se atreva a hacerlo deberá dedicar bastante tiempo a batir la clara de huevo; solo de esta forma conseguirá esa textura firme y brillante que le caracteriza.

Conocido en España como brazo de gitano, el swiss roll triunfa también en tierras suizas. Hablamos de un pastel con forma de cilindro y hecho con una masa genovesa cubierta de mermelada, crema o chocolate, según los gustos del cocinero. Además, suele estar decorado con azúcar glas, nata o merengue. Un postre muy distinto a la receta favorita en Alemania: los pretzels. Muchos los conocerán por las típicas películas americanas, pero en realidad su origen se sitúa en el estado alemán de Baviera. Este tipo de galleta o bollo horneado con forma de lazo tiene un sabor ligeramente salado, por lo que muchos recurren a él como tentempié de media mañana.

República Checa, Ucrania, Rumania y Bulgaria

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La mayoría conocerán los dumplings como esas empanadillas redondas propias de la cocina asiática. Sin embargo, son muchas las variedades de esta receta, la más buscada en la República Checa y Polonia. En este último país triunfa con una apariencia muy distinta: un rollo de masa o pan cocido que acompaña a la mayoría de platos con salsa. Una comida que para muchos extranjeros resulta demasiado simple e insípida, pero que allí defienden con uñas y dientes. Un plato muy diferente al kutia ucraniano, una especie de pudin dulce que se prepara con granos de cereal, nueces, azúcar y pasas, y que forma parte de las tradiciones de la Iglesia Ortodoxa del Este.

¿Y has oído hablar alguna vez del tuica? Se trata de una bebida alcohólica y de elaboración artesanal muy típica en Rumanía. Las ciruelas son su ingrediente estrella, además del azúcar, la levadura y el alcohol. Su graduación puede alcanzar los 60 grados y se suele consumir en forma de chupito. Y de Rumanía pasamos a Bulgaria, donde la banitsa destaca como lo mejor de su gastronomía. Consiste básicamente en una empanada con forma de espiral, hecha con masa de hojaldre y rellena de una mezcla de queso balcánico y huevos. Una auténtica exquisitez.

Serbia, Hungría y Eslovaquia

placeholder Estofado de goulash. (iStock)
Estofado de goulash. (iStock)

El pasulj es uno de los platos domésticos favoritos en Serbia, donde se mantiene año tras año como el más buscado en Google. Hablamos de una sopa de frijoles, los cuales se cuecen con cebolla, hojas de laurel, pimentón rojo, trozos de tocino y costillas ahumadas. Un plato ideal para el frío invierno y que normalmente va a acompañado de una ensalada como guarnición y una špricer, es decir, una mezcla de agua mineral y vino blanco. Un poquito más arriba, en Hungría, el goulash sigue siendo el plato estrella, uno de los estofados o guisos de carne más antiguos de la gastronomía europea. Hecho a base de carne, cebolla y manteca, el secreto de esta composición es el pimentón, que le otorga un toque ahumado exquisito.

Y finalizamos con la receta más buscada por los eslovacos: el haluski. Este plato típico de Europa Central y del Este está hecho a base de una pasta de patatas cocidas, similar a los gnocchi italianos, y bryndza, un queso de cabra muy suave. Este normalmente va espolvoreado con trozos de tocino o cerdo ahumado. Además, combina a la perfección con un vaso de žinčica, una bebida elaborada con suero de leche de oveja.

Hábitos de consumo Recetas
El redactor recomienda